Aznar pide una respuesta "proporcionada a la gravedad del desafío" independentista

Asegura que "España no se va a romper", pero señala que la sociedad catalana "ya acusa fisuras muy preocupantes" por las cuales "tendrán que responder" los promotores del desafío secesionista.

3 min
Aznar, durante su conferencia de este lunes en Granada
Redacción
Lunes, 16.12.2013 20:15

El ex presidente del Gobierno y del PP, José María Aznar, ha vuelto a presionar a su sucesor Mariano Rajoy en relación al desafío de Artur Mas y de las formaciones catalanas que defienden un referéndum independentista -de improbable celebración-. Y lo ha hecho pidiendo una reacción "proporcionada a la gravedad del desafío, que es mucha".

Aunque Rajoy dio una respuesta firme al anuncio de CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP de una fecha y dos preguntas para la hipotética consulta, al dejar claro que esta "no se celebrará", y que no cabe negociación posible al respecto, el Ejecutivo también ha aclarado que no tomará ninguna medida concreta hasta que se convoque el referéndum, si se llega a convocar. Una opción que, según se puede interpretar de las palabras de Aznar este lunes, el ex presidente considera, cuanto menos, algo tibia.

Aznar, en una conferencia en Granada, en un seminario de la Fundación Luis Portero, ha proclamado que, teniendo en cuenta "lo que tiene de ilegal" la apuesta independentista, "el Estado de derecho debe reaccionar con eficacia y de manera proporcionada a la gravedad del desafío, que es mucha". "El Gobierno de la nación debe contar con el apoyo de todos cuando se enfrenta a esta pretensión disgregadora, antidemocrática e inconstitucional", ha continuado, recalcando a continuación que quiere "afirmar con claridad" su propio apoyo:

"Debemos estar detrás de las instituciones porque no está en juego un proyecto político partidista sino la integridad de la nación y su continuidad histórica y democrática".

El ex presidente del Gobierno ha querido tranquilizar a su auditorio asegurando que "España no se va a romper". Pero también ha señalado que "la sociedad catalana ya acusa fisuras muy preocupantes". Y que "de ellas tendrán que responder los que la han lanzado por esta pendiente al final de la cual sólo está el fracaso".

Un desafío "distinto" al de ETA, pero "frontal e ilegal"

La conferencia de Aznar estaba teóricamente centrada en el terrorismo, con el título "Por un final de ETA sin impunidad: la sentencia de Estrasburgo y sus efectos". Pero el ex presidente ha dedicado la mitad de su tiempo al escenario catalán. Ha explicado que el "pacto de convivencia" que establece la Constitución "se enfrenta a una estrategia de destrucción ciertamente distinta [a la del terrorismo de ETA], pero frontal e ilegal", porque no solo "impugna las reglas básicas de la organización territorial del Estado", sino que también "aspira a destruir una historia vivida en común".

En este sentido, Aznar ha destacado que "las fuerzas a las que la Constitución extendió su voluntad integradora con mayor generosidad" son justamente ahora "las que apuestan por acabar con ella", y que lo hacen "apelando a motivos banales y a fabricaciones históricas vergonzosas, al peor populismo en versión nacionalista y a la manipulación sentimental".

Junto a este tono de firmeza, Aznar también ha dejado espacio para la apelación al entendimiento. Así, ha proclamado que "se equivocan" quienes "esperan que su separatismo encuentre separadores que lo alimenten", y que "no hay entre nosotros una historia acabada", sino que "tenemos muchas cosas que seguir haciendo juntos". Para acabar expresando:

"Tengo, pues, una firme confianza en nuestras capacidades y en nuestra voluntad de seguir conviviendo, de estar juntos para hacer juntos las cosas importantes que necesitamos".

Comentar