Balance de un año de legislatura autonómica: una sola ley y siete decretos

El primer año del segundo mandato de Artur Mas se ha caracterizado por una fuerte -y tensa- actividad en el Parlamento autonómico, pero que no se ha vista traducida en número de leyes aprobadas: sólo una. Y sin presupuestos.

3 min
Pleno del Parlamento autonómico durante una votación
Carles Bellsolà
Martes, 31.12.2013 16:33

2013, que se corresponde casi totalmente con el primer año de la segunda legislatura de Artur Mas -después de que avanzara las elecciones tras la manifestación independentista de la Diada de 2012-, ha sido extraordinariamente poco productivo legislativamente. Un Parlamento autonómico donde la actividad y el ruido mediático ha sido constando, sea en el pleno o en comisiones. Pero que sólo ha aprobado una ley y siete decretos.

Según un comunicado que ha emitido el Parlamento autonómico este martes, desde el inicio de la legislatura, a mediados de diciembre de 2012, hasta ahora, la cámara ha aprobado "una ley, la del tipo impositivo aplicable a las transmisiones patrimoniales onerosas de bienes inmuebles", y ha validado siete decretos ley presentados por el Ejecutivo autonómico.

El Parlamento autonómico, de hecho, no ha aprobado este 2013 ni siquiera la ley más fundamental en cualquier cámara, la de los presupuestos: este año se han prorrogado los de 2012, y los de 2014, ya elaborados y con el acuerdo de CiU y ERC para ser aprobados, se han retrasado después de un recurso del PP al Consejo de Garantías Estatutarias.

Estos presupuestos, así como la ley de medidas fiscales, administrativas, financieras y del sector público que los acompaña -también pendiente de dictamen por el recurso del PP-, son dos de los 11 proyectos de ley en tramitación en la Cámara autonómica. Además, ya han superado el debate de totalidad y se están tramitando en comisión otros nueve proyectos de ley, dos de los cuales han sido polémicos.

Dos leyes polémicas, en tramitación

Por un lado, se trata del proyecto de ley del impuesto sobre los depósitos a los bancos, puesto por ERC como una de las condiciones para dar un apoyo estable a CiU, aprobado de hecho ya hace un año por el Ejecutivo autonómico, pero frenado por el Gobierno.

Por otro, del proyecto de modificación de la ley sobre centros recreativos turísticos y de establecimiento de normas en materia de tributación, comercio y juego, que contempla una radical reducción del tipo impositivo a los casinos catalanes, como contrapartida a la negociación con los promotores del centro de ocio y juego BCN World.

Finalmente, están en tramitación también los proyectos de ley de accesibilidad; de acción exterior; de modificación de la ley del código de consumo de Cataluña; de modificación del libro quinto del código civil, relativo a los derechos reales; de regulación del régimen jurídico aplicable a la seguridad industriales de los establecimientos, las instalaciones y los productos, y el proyecto de ley de gobiernos locales de Cataluña.

Comentar