Bosnia-Herzegovina rechaza un amistoso de fútbol con la selección autonómica de Cataluña por sus "connotaciones políticas"

"Hay connotaciones políticas que en este caso queríamos eludir", señala el secretario de la Federación de Fútbol de Bosnia y Herzegovina para justificar la no aceptación de la invitación por parte de la Federación Catalana de Fútbol para jugar el tradicional encuentro navideño. Estos partidos son utilizados habitualmente por el nacionalismo catalán como un acto de propaganda independentista.

2 min
Público asistente al último partido de la selección autonómica de Cataluña
Redacción / Agencias
Martes, 3.12.2013 13:07

La Federación de Fútbol de Bosnia y Herzegovina (NSF BiH) rechazó hace un mes una oferta de la Federación Catalana de Fútbol (FCF) para que su selección nacional jugase un partido amistoso con la selección autonómica de Cataluña durante las fiestas navideñas por no poder contar con todos los jugadores y para evitar las posibles "connotaciones políticas" del encuentro.

Así lo ha asegurado el secretario de la NSF BiH, Jasmin Bakovic, este lunes, a la agencia Efe en Sarajevo. "No quisimos, porque la propuesta era jugar el partido por las fechas de fin de año. No nos convenía, porque no podríamos contar con todos nuestros futbolistas. Por otro lado, también hay connotaciones políticas que en este caso queríamos eludir", ha indicado Bakovic.

Desde la NSF BiH han subrayado que el equipo nacional bosnio disputa partidos solo con las selecciones reconocidas por la UEFA y la FIFA, lo que excluye a la selección autonómica de Cataluña. Bosnia-Herzegovina se ha clasificado recientemente para el Mundial de Brasil 2014, el primer gran torneo en el que participa la selección del país en sus 21 años de historia.

Escaparate para la propaganda independentista

El tradicional partido navideño que cada año organiza la FCF finalmente enfrentará a la selección autonómica de Cataluña con la selección nacional de Cabo Verde -clasificada en el puesto 42 del ranking FIFA- el próximo 30 de dicembre en el Estadio Lluís Companys de Barcelona.

Estos encuentros acostumbran a ser utilizados por el nacionalismo catalán y por los medios de comunicación de la Generalidad como actos de propaganda independentista. En la última edición, con la selección de Nigeria como rival, las esteladas y los cánticos a favor de la secesión y en contra de España fueron una constante durante todo el partido, que registró una escasa asistencia de público.

También hubo insultos contra el R.C.D. Espanyol -en cuyo estadio se disputó el encuentro- y pitos contra el entonces seleccionador autonómico, Johan Cruyff, por hablar en castellano.

Comentar