Revista de prensa

El CNI y la mano negra de Mas: una venganza laboral

Espada recuerda en El Mundo que mañana hay una manifestación en Barcelona. Es casi la única mención. Juerga en los diarios de Madrid con los agentes secretos: del CNI al DNI catalanes.

12 min
Pablo Planas
Jueves, 5.12.2013 09:28

El presidente de la Generalidad catalana, Artur Mas, ha entrado de pleno en una fase terminal de su mandato, aquella en la que el desprecio por la realidad se impone a los márgenes de maniobra. Eso no quiere decir que no pueda agotar la legislatura. Ahora bien, la Generalidad está en quiebra, no paga a sus principales acreedores (entre ellos el propio Ayuntamiento de Barcelona), depende de las inyecciones económicas del Estado y el descontrol político en las principales áreas del Ejecutivo autonómico es colosal, que diría Pla. La situación es caótica, delirante y desquiciada. Ni siquiera los diarios más condescendientes con el personaje pueden evitar los lamentables expedientes que se amontonan sobre las mesas de los desbordados consejeros: del caso de los espías a los farmacéuticos, de los debates sobre la pregunta a los mossos imputados, de los sueldos cienmil euristas a las catástrofes sanitaria y escolar.

Ni el tripartito con sus viajes a Perpiñán para negociar con Josu Ternera, sus coches oficiales tuneados, sus informes sobre la avellana catalana, los paseos en helicóptero de los consejeros ecologistas y los hermanos colocaos (así, a bote pronto y de memoria) había acumulado tanta boludez política como Mas y sus mariachis en menos de un año. Y aún dice Francesc Homs que si no hay pregunta y fecha para la consulta antes de fin de año se hará un ridículo histórico. ¿Ridículo? La Generalidad de CiU y ERC es la sede mundial del bochorno, de la vergüenza ajena y el delirio como sistema. Y el Parlamento autonómico, el plató de sus desvaríos. El ridículo es lo de menos. Deberán pasar unos años para comprender el verdadero alcance de las soplagaitadas de los actuales dirigentes nacionalistas, su lugar en la historia monumental de las chorradas. Chorradas, sí, pero no por ello menos inquietantes, peligrosas e indiciarias de lo que nos esperaría a "los otros" como se materialice el Estado catalán. ¿Miedo? No, pavor.

El Abc arranca desde portada con el espectáculo parlamentario catalán de la semana. La imagen, firmada por el fotógrafo de Efe Toni Garriga, es para Albert Rivera y el titular: "Ciudadanos acusa a Mas de crear una 'agencia de espionaje'". Este asunto es la apertura de la sección España del diario madrileño. Firma la crónica María Jesús Cañizares, la directora de la edición catalana del periódico, y titula: "El 'CNI catalán' prevé contactos con el Mosad a través de la Ertzaintza". Escribe la periodista:

"El presidente de la Generalidad niega la existencia del proyecto a pesar de que hay un documento detallado. El Gobierno [autonómico] de Artur Mas no concibe una Cataluña independiente sin unos servicios de inteligencia, otra de las "estructura de Estado" que prepara la Generalidad. Pero comienza con mal pie. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, desveló ayer en el Parlamento [autonómico] catalán la existencia de un informe que sienta las bases de una futura "Agencia Nacional de Seguridad" que contaría ya con presupuesto –28 millones de euros– y personal cuantificado –300 agentes de los Mossos d'Esquadra–. Incluso se alude a la necesidad de colaborar con el servicio secreto israelí, el Mossad, a través de los contactos de la Ertzaintza".

Abc complementa la información con un amplio resumen del proyecto en el que se despachan datos como que en el reciente viaje de Mas a Israel se habrían intentado activar los contactos con el servicio israelí.

¿Les parece una insensatez? El País en su edición catalana aporta suculentos detalles en una información firmada por Jesús García y Rebeca Carranco. "El hundimiento del 'CNI catalán'" es el encabezamiento de la noticia en la que se revela que el gobierno de Mas "no quiere investigar el robo de datos de un ex empleado". Según esta noticia, dicho ex empleado se habría llegado a reunir con el consejero Felip Puig, de quien depende el Cesicat, en un hotel de Barcelona y sería el autor de los agujeros en la inteligencia catalana. Impagable relato de una chapuza:

"El ex empleado del Cesicat que, presuntamente, se apoderó de la información -según su versión, por desacuerdos con la gestión del centro- se reunió, presuntamente, con el máximo responsable de la institución, el consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig, que además es el anterior responsable del departamento de Interior [...]. Fuentes oficiales no confirmaron ayer el encuentro, pero admitieron el robo de las claves para acceder a áreas reservadas de la Generalidad".

En El Mundo abordan el caso Anacleto desde la perspectiva "operacional". "Cesicat elaboró un informe sobre la creación de un DNI catalán". Cuenta Javier Oms en su crónica en la sección "Catalunya" del diario de Pedro J. que buscan el "DNI catalán 'total'". Es otro documento, se aclara en el texto: "El informe, titulado 'Diseño e Implantación de la Tarjeta Ciudadana y de la Base de Datos Central de Ciudadanos' y que consta de 27 páginas, desgrana cómo se llevaría a cabo la unificación no sólo de todos los datos públicos de los catalanes -desde su historial médico hasta los datos que gestionan los diversos departamentos de la Generalidad- sino también la posibilidad de incluir información privada como datos bancarios o fiscales". ¡Toma Stasi!

La Razón también se refiere al espionaje, en términos parecidos a los del Abc, pero abre su portada con otro tema: "La Guardia Civil rastrea a cargos de UGT en las empresas que recibieron ayudas para la formación". En El País, la opción principal de portada es que "Bruselas impone una multa récord a seis bancos por manipular el euríbor"; en El Mundo: "Las injerencias en Hacienda le estallan a Montoro en las manos".

La prensa editada en Barcelona también tiene agenda propia. La Vanguardia abre así: "La escasez de matemáticos condena al fracaso en PISA"; El Periódico: "Más burbuja eléctrica" (en alusión a la que nos espera con el recibo de la luz a partir de enero); Ara: "España quiere más España" (su realidad paralela basada en la encuesta del CIS sobre el estado demoscópico de la cuestión autonómica); y El Punt Avui: "Acuerdo de mínimos para la ley electoral" (catalana, se sobreentiende). Todos los diarios, aquí y allá, recogen también que ocho mossos de El Vendrell han sido imputados por la muerte del detenido Yassir El Younoussi, que tenía 27 años. Y otra agente de los mossos ha sido también imputada en el caso de la muerte de Juan Andrés Benítez, en la calle Aurora del Raval. El papel se queda corto a la hora de recoger las noticias de Cataluña, siempre absurdas, muchas veces dramáticas. Pero ahí siguen el consejero Espadaler y Manel Prat, el jefe político de los mossos. En el ejecutivo de Mas son unos talentos imprescindibles y así vamos tirando.

Hay sitio también para el monocultivo de la consulta. Es la opción para abrir sección de Política en La Vanguardia. La crónica se titula "Mas y Herrera presionan a ERC para pactar una pregunta 'muy mayoritaria'". Es la última hora del proceso. Firman el texto Josep Gisbert e Iñaki Ellakuría, que escriben: "'Le esperamos, todavía está a tiempo, le dijo [Mas] a Pere Navarro. 'Lamento que haya escogido estar del lado del PP y de C's, no es el sitio que más conviene a Cataluña y no creo que sea tampoco el que le convenga al PSC', le reprochó el presidente de la Generalidad, que le acusó, además, de 'hablar sorprendentemente igual que Mariano Rajoy".

En medio de esa crónica, un destacado nos advierte de lo que está previsto para mañana. "Solicitud de apoyo al 6-D en el Parlamento [autonómico]", se titula. Detalla que la plataforma Som Catalunya. Somos España se reunió con Pere Navarro, Alicia Sánchez-Camacho y Albert Rivera en sede parlamentaria y que PP y C's se sumarán a la marcha. Es una pista aislada. En El Mundo, hay otra, aunque más evidente y destacada. Arcadi Espada dedica su columna a este particular. "La fiesta de la ley", titula. "Lo llamativo es la expresión puramente erótica que utilizó el portavoz Collboni para descartarse: 'No queremos agitar las bajas pasiones', eso dijo. A mí me parece soberbio. Desde luego, porque ya tengo un motivo carnal más para celebrarla, en la calle codo a codo. [...] El sentido de la celebración es mucho más alto y seco. Mucho más que el de la fiesta de España, raza, caballo blanco y virgen del Manto. Van a celebrar la ley. El inapreciable método para resolver los conflictos entre ciudadanos. Lo que los socialistas, al final de la escapada, ya llaman una pasión innoble", afirma Espada.

Y poca cosa más, por no decir nada en los periódicos de papel sobre el 6-D, probablemente la manifestación con menos calentamiento y menos publicidad de la historia.

Un par de detalles interesantes de la prensa catalana para ir terminando. En la sección de Cultura de La Vanguardia Teresa Sesé firma una información titulada: "Santa Mònica Show". En tres líneas, la presentadora de TV3 Bibiana Ballbé ha sido designada comisaria o algo por el estilo del Arts Santa Mònica, entidad cultural de la Generalidad. Y Ballbè se lo ha creído y ha montado un mailing entre artistas, literatos y otras faunas culturales/culturetas para darles la buena nueva y convidarles a una performance homenaje. Muchos de estos personajes se han tomado a mal el tono al parecer frívolo y demasiado llano y la Generalidad ha desautorizado a su fichaje. En Ara no dicen nada, pero Bibiana Ballbè firma la contraportada del periódico, en su habitual texto y/o entrevista, sección que lleva por nombre "Obladí-obladá". No está mal. De hecho es lo mejor del periódico. Ha hablado con Albert Adrià, el cocinero, y confecciona una pieza original y ligera. Debería hacerlo todos los días y dejarse de comisariadas.

En El Punt Avui sobresale el artículo de Vicent Sanchis. No sé si un kilómetro más arriba de esta revista de prensa les he comentado que según Mas todo esto del espionaje catalán es un montaje del CNI. Pues eso dijo ayer en el Parlamento autonómico. El ex director del Avui también lo tiene claro o, al menos, en esa línea y titula su artículo sin manías: "Hemos pisado mierda". Habla sobre los mossos, que no sobre el informe, y afirma: "En Cataluña la credibilidad es ahora más angular aún y hay quienes se frotan las manos mirando como no han de hacer nada para reducirla a cenizas. La gente de la alegre barricada antisistema puede estar contenta. El CNI, más. Habrá quienes cobren dos pagas esta Navidad, ¡ay!". ¿What?

En otro orden, El Punt Avui dedica su imagen de portada a la poetisa Joana Raspall, fallecida el miércoles. Se trata de una fotografía del pasado febrero. Tenía una sonrisa feliz. "Ara sento la pau, feixuga com la nosa, prenent lloc al batec que fa viure" es el verso de la poetisa que acompaña la imagen, captada por Josep Losada. Y en los obituarios de Abc recogen el fallecimiento del periodista José Clemente, de quien dice Juan Carlos Valero: "Ha contribuido a que el periodismo empiece a recuperar la confianza de los ciudadanos. Curtido en la época de las investigaciones publicadas en Abc sobre los gobiernos de Felipe González, Pepe trabajaba en el reino de los hechos, habitado sólo por datos, documentos y fuentes seguras. Todo un anacronismo en la actual república del tuit".

Ruiz Quintano, por su parte y en su contraportada del mismo periódico, recuerda a Argenta: "Fernando Martín de Argenta Pallarés, hijo de Ataúlfo Exuperio Martín de Argenta Maza, pasó de Micky y Los Tonys a Clásicos populares, gracias a los cuales podíamos los oyentes, vueltos de espaldas al piano, como Mozart, decir el número y nombre de las notas de un acorde que tocara el pianista, de preferencia Diana Krall".