Revista de prensa

El plan de Rajoy para nacionalizar los Mossos y recuperar competencias

La Vanguardia alerta: el Estado quiere suprimir el Meteocat. El Mundo revela una opa de Interior sobre los Mossos. La Razón rebota la performance de Mas en TV3 que anunció CRÓNICA GLOBAL.

11 min
Pablo Planas
Martes, 3.12.2013 09:19

El PSC no irá a la manifestación del 6-D. No quiere contribuir, según el portavoz Jaume Collboni, a levantar "bajas pasiones". No parecía sencillo que los socialistas catalanes pasaran de bajarse del tren en marcha del derecho a decidir a subirse acto seguido al carro de España en Cataluña. La transición nacional de Pere Navarro requerirá más tiempo y mucha pedagogía de abajo a arriba, es decir, de Cornellà a Les Corts. Pero es un hecho que algo se mueve en el PSC, sobre todo si se atiende a que el principal escollo no es de rango político sino estético. Las manifestaciones en las que coinciden PP y Ciudadanos se caracterizan por la profusión de banderas españolas, además de las señeras pre-esteladas. Demasiado pronto para esa fotografía, la de un dirigente socialista de Cataluña enmarcado en unas franjas más gruesas y horizontales.

Cada partido tiene su estética. Ahora bien, lo de las "bajas pasiones" es un dato a tener en cuenta -como las altas presiones en meteorología- en tanto que podría ser indiciario de una revisión en profundidad del fondo de armario socialista. La reivindicación de España a través de la Constitución sólo puede entenderse como una pasión desde una perspectiva semierótica. Hablaríamos de un tabú excitante, de lo prohibido, de una actitud política alternativa, muy alternativa en comparación con el marco de la teórica transversalidad catalanista. España, en Cataluña, es la querida. No está mal para una causa perdida. Tampoco está mal que un partido zorreado en las encuestas sea pretendido tanto por los que quieren poner el lazo a la pregunta como por los contrarios a la secesión. Sea como fuere, el PSC no estará en la manifestación del próximo viernes en Barcelona, según constatan todos los diarios.

Entre las cosas que no constatan todos los periódicos destaca una noticia de La Razón: "Mas anunciará la pregunta del referéndum el día 16 en TV3". Me suena de algo. Puede que un texto de Alfons Quintà en CRÓNICA GLOBAL sirviera a modo de inspiración. Sea como fuere, el diario de Planeta editorializa al respecto ("Una pregunta que no procede") y abre la sección de España con una información signada por Marcos Pardeiro y Montse Espanyol en la que además de narrar que Mas se está montando una performance chavista en TV3 desgranan las dos preguntas que, a estas horas, están en discusión. Opción A: ¿Desea usted que Cataluña se convierta en un Estado independiente? Opción B: ¿Quiere que Cataluña sea un Estado propio y soberano?. La primera es la que propugna ERC. La segunda, la de CiU. ¿La diferencia? Eso del "Estado propio", que suena a un Estado paranormal de conciencia.

Toni Bolaño le da una vuelta al asunto y descubre que la intervención de Mas en TV3 está prevista para el aniversario de la fundación del Nodo, los noticiarios franquistas, acaecida un 16 de diciembre de 1942. No es partidario y contempla el supuesto de que en la fecha prevista aún no haya acuerdo sobre la pregunta. "No hay mal que por bien no venga. Si Mas no consigue alcanzar el ansiado consenso sobre la pregunta siempre puede hablar de su libro", escribe Bolaño en alusión a la novedad editorial Servir Catalunya. Artur Mas, l'home, el politic, el pensador.

Otra noticia particular. El Mundo informa de que el Ministerio del Interior quiere fichar mossos d'esquadra. "Interior detecta malestar en los mossos por la deriva separatista" titulan en portada, aunque el tema principal sigue siendo el de las facturas de Urdangarin y la infanta Cristina: "Los técnicos dicen que Hacienda engaña al juez sobre la infanta". En el concreto catalán, la crónica es de Fernando Lázaro, quien explica que el Ministerio de Jorge Fernández Díaz "ultima una norma para ofrecer a los descontentos nuevas plazas para que puedan integrarse en la Policía Nacional". En la información se explica que "hay un potente sector de los Mossos que está en contra de la dinámica política actual y que rechaza de plano algunas aseveraciones que escuchan a sus mandos, referidas a que este cuerpo policial se convertiría en el ejército de Cataluña si se produjera una situación de independencia". Hay un borrador de proyecto, afirma Lázaro. Sin embargo, no se aportan detalles sobre si los agentes autonómicos mantendrían el sueldo actual o deberían ajustarse a los salarios de la Policía Nacional, sensiblemente inferiores.

Sobre la actualidad en la policía catalana destaca también el informe forense "ampliado" de la muerte del empresario Benítez tras ser detenido por ocho agentes de los mossos. Dice que entre todos lo mataron (la "inmovilización" policial, su enfermedad y las drogas) y él solo se murió. Donde se dijo que había un rastro ínfimo de cocaína en su sangre se dice ahora que la recogida de muestras fue post mórtem, lo que desvirtuaría los resultados.

La Vanguardia también aporta una novedad. "El Gobierno plantea suprimir organismos de la Generalidad" es el titular principal de la portada. Según cuenta Jordi Barbeta, el Ejecutivo de Rajoy "propone eliminar las sindicaturas de Greuges, Cuentas, el Meteocat o el CEO". Escribe el cronista: "La filosofía que inspira el informe elaborado por la subcomisión de Duplicidades Administrativas, unidad que integra la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA), se resume así: en general, todo lo que pueda hacerse desde la Administración central que no lo hagan las Comunidades Autónomas. Sintoniza con los criterios ideológicos impartidos por la Fundación para el Análisis y los Estudios Scoiales (FAES), el think tank que preside José María Aznar". Pavoroso cuadro de situación el que esboza Barbeta. Y eso que no incluye la opa de Fernández Díaz sobre los mossos. "Para entender el indisimulado objetivo centralizador del documento valga como ejemplo la referencia que hace a la adquisición de material de oficina. Los gobiernos autonómicos deberán solicitar a una central de compras estatal hasta el suministro de papel para impresoras y fotocopiadoras, que también deberán adquirirse por el mismo procedimiento", insiste Barbeta.

En La Vanguardia, la estrategia de Rajoy frente a Cataluña tanto recibe una aceptación tácita como es sometida a un duro escrutinio. No están determinadas aún las causas precisas de las interferencias editoriales. Hoy, como ayer, en La Vanguardia no se habla del libro de Mas y la entrega del Memorial Trias Fargas al presidente de la Internacional Liberal es un breve con foto. En Ara, en cambio, el mismo asunto protagoniza la fotografía y el titular principal de la portada: "Los liberales europeos piden a Rajoy que autorice la consulta".

Sobre este particular, el de Cataluña dentro o fuera de la Unión Europea, es El Periódico quien ofrece la novedad más frappante. Así abre portada: "Portazo de la UE a una Cataluña independiente". Se trata de una noticia fechada en Bruselas por Eliseo Oliveras. Comienza de este modo: "El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha puesto por escrito al eurodiputado de Convergència Ramon Tremosa la posición ofcial dela UE ante una eventual independencia de Cataluña, donde deja claro que sería considerada 'un tercer Estado respecto de la UE y los tratados dejarían de aplicarse en su territorio'. Es decir, que quedaría excluida de la Unión". También comenta en la información que la OTAN tampoco admitiría a Cataluña en su seno, pero eso incomoda mucho menos, o nada, en ERC.

A este partido dedica El País la apertura de la sección de España: "ERC acepta negociar un pacto con CiU en las europeas si avanza la consulta". Firma la crónica Maiol Roger y escribe: "Esquerra no descarta nada, dado el calado de las cuestiones a negociar antes de que acabe el año. Los republicanos lo fían todo a la consecución de la consulta soberanista, y están dispuestos a ampliar su pacto de Gobierno con CiU si sirve para asegurar la celebración del referéndum en 2014 con una pregunta que se refiera explícitamente a la independencia de Cataluña". En la página siguiente, la 11, aportan un documento gráfico de impacto. Tardà y Junqueras exhibiendo una estelada en Bilbao, donde acudieron a presenciar la derrota del Barça. Según El Periódico, hasta tuvieron contactos con dirigentes del PNV. Lo cuenta Xabier Barrena bajo el título: "La diplomacia del 'txakoli'". Y es la agenda completa de Tardà y Junqueras con seis anfitriones del PNV, incluida la comida en un txoko de Portugalete. ¿Quién lo iba a decir? De subyugados por la retórica independentista radical a líderes referenciales en menos de una década.

En El País entrevistan a Francisco Rubio Llorente, ex presidente del Consejo de Estado, quien afirma: "El derecho a decidir no cabe en esta Constitución ni en ninguna". En la portadilla de Cataluña abren con la muerte de Juan Andrés Benítez: "La autopsia concluye que Benítez no murió solo por la reducción policial". El Periódico, en cambio, lo ve de otra forma: "La sujeción y los golpes desataron la muerte de Benítez". Maneras de mirar. En El Punt Avui la cosa queda en que: "La muerte del Raval no es atribuible a una sola causa". La vida tampoco.

En Abc, que dedica su portada a la corrupción sindical ("UGT burló al Banco de España con 16 cheques de 2.900 euros en un día"), destacan dos artículos. Juan Carlos Girauta se refiere a la baja causada por Santiago Abascal en el PP y a la manifestación convocada por su plataforma:

"Porque sigue donde estaba, ahora llama como presidente de DENAES (Fundación para la Defensa de la Nación Española) a un acto masivo en la plaza de la República Dominicana de Madrid. Y para que puedan caber todos los que están con las víctimas, renuncia a los lemas y a los partidos convocantes. La asistencia a la concentración, que coincidirá con el Día de la Constitución, no presupone pues más que lo dicho [...]. Así que, de ser ciertas las informaciones sobre una división interna en el PP en cuanto a la conveniencia de asistir al acto, no será porque quien convoca pretenda torpedear a nadie, sino porque, desgraciadamente, el partido en el Gobierno -o más bien una parte de sus dirigentes- temen exponerse en la calle ante las víctimas. Y eso es una catástrofe para unas siglas perseguidas con saña por la ETA".

En el plano catalán, Enric Millo, portavoz parlamentario autonómico del PP, titula su colaboración en el diario de Vocento así: "Necesitamos reformas, no listas". Es una alusión al informe del CAC. El artículo sostiene: "Estos días se está hablando mucho de un libro que ha salido a la venta sobre las aventuras y desventuras del presidente de la Generalidad, Artur Mas. Sólo el título ya es de traca: Servir a Cataluña. Nada más lejos de la realidad, para ajustarse a la verdad, debería poner Utilizar a Cataluña. Porque es eso lo que está haciendo sin rubor, ni disimulo, incluso alardeando de ello, con fines personales y partidistas. Como subtítulo han incluido la palabra "pensador". Sin comentarios". No lo recomienda.

Comentar