Revista de prensa

El "tarifazo" de la luz desaloja a Artur Mas de las portadas

El Gobierno intentará limitar la subida del recibo eléctrico a un 5%, afirman los diarios, que relegan el 'proceso' catalán a un segundo plano. La Vanguardia subraya en portada el registro en la sede del PP en Madrid.

14 min
Pablo Planas
Viernes, 20.12.2013 09:10

La luz. Apagad la luz. Hace un par de años las crónicas de Grecia contaban que los libros se usaban como leña para calentarse y cocinar en los hogares. Condenar los libros a la hoguera es un final honroso si se trata de comer caliente. Atenas no remonta. En cambio, Merkel felicita a Irlanda y España por haber salido del pozo y haber llegado al hoyo. El pulso de los pacientes es aún débil, requieren de alimentación asistida y están todavía en el área de cuidados intensivos, pero Alemania confía. Los periódicos, sin embargo, contradicen el discurso prudente pero optimista del Gobierno. El recibo de la luz, que es como el precio del pan en los años setenta, destartala las proyecciones de una ídem al final del túnel.

Los libros valen poco al peso, diez céntimos por ejemplar pagan quienes vacían pisos, pero se pueden revalorizar enormemente si la abstracción del déficit de tarifa se convierte en un incremento de la factura en un 11% a partir de enero. Y la culpa sería del Gobierno, lo dicen los periódicos. El ministro de la cosa, de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, andaba trasteando con los porcentajes cuando la suma de los costes políticos y de la subasta de la energía se ha traducido en la previsión de un "tarifazo" que podría ser el golpe de gracia para la economía doméstica de miles de familias. Las compañías eléctricas aducen que el precio que paga el pueblo está muy por debajo del coste real de la energía. El Gobierno alega que la subasta ha sido manipulada y afirma que el recibo no subirá de forma tan desmesurada.

La electricidad en España ha subido muy por encima de la media europea. No es previsible que haya una revuelta popular (ni una campaña de impago masivo). Aquí se ha editado mucho en los últimos años como para que la falta de luz pueda provocar un conflicto social. En Irlanda no pasó cuando de la noche al día Bruselas ordenó implantar contadores de consumo de agua en las casas de vecinos. Hasta hace unos pocos años, el agua era gratis allí. Aquí, el invierno dura poco, aunque tenía razón Pla cuando advertía que se pasaba más frío en Barcelona que en Madrid. Culpaba a la mala calidad de la construcción en el Ensanche y a la extendida y peregrina idea de que en Barcelona no hay invierno. Comienza mañana, por cierto, a las 18:11 horas.

Que la subida de la luz es noticia se nota en que es noticia incluso cuando todavía no se sabe si va a subir. El Periódico, por ejemplo, titula "Disparate eléctrico" sobre la señal de alta tensión más dramática, la del muñeco alcanzado por un rayo. En el Ara, el título aún es más llamativo: "Electrochoque". El Punt Avui opta por las hipotéticas consecuencias con la palabra "Encendidos".

Hay periódicos más combativos incluso, lo que no es óbice para que intenten explicar la jugada, a su modo, pero en modo informativo. El Mundo, por ejemplo, carga la suerte contra el ministro y titula: "Soria huye hacia delante". La parte explicativa es el largo subtítulo: "Asustado por la subida de la luz del 11% fruto de su política, el ministro pone bajo sospecha a las eléctricas y presiona a Competencia para anular la subasta". Firman la crónica Marisa Cruz, Carmen Remírez de Ganuza y Víctor Martínez:

"Una semana después -escriben- de tener que rectificar su reforma eléctrica por orden del ministro de Hacienda (Cristóbal Montoro), José Manel Soria (titular de Industria) recibió ayer otro bofetón, esta vez del mercado. La subasta que fija el precio de la luz a 18 millones de hogares arrojó una subida que duplicaba las previsiones del titular de la cartera de Industria: un 11%. El Gobierno dice sentirse traicionado y engañado".

Que la bronca es seria lo demuestra que El País opte por el "tarifazo" como titular principal en vez de mantener su serial sobre los correos de Miguel Blesa, el ex presidente de Caja Madrid, sobre "la rubia" (Esperanza Aguirre), Aznar y el PP en general. Así, abren la portada con el asunto eléctrico: "Industria quiere frenar el 'tarifazo' por sospechas de manipulación". La crónica es de Ramón Muñoz y Miguel Jiménez y, a diferencia de en El Mundo, el Gobierno es un actor positivo. Aseguran: "El Ministerio de Industria considera 'inaceptable' el inesperado tarifazo y anoche ultimaba un decreto de urgencia para anular los efectos de la subasta. Asimismo, ha pedido una investigación a la Comisión Nacional de la Competencia, al entender que puede haber indicios de manipulación". En el editorial el toque al Gobierno, y más en comparación con el periódico de Pedro J., es de una suavidad casi masajística: "Ahora, quizá tarde, pide el ministro del ramo una investigación sobre la limpieza de la subasta, con ánimo de impugnarla, cuando las causas del despropósito eléctrico vienen de antiguo. Una regulación deficiente, aplicada durante lustros, manipula al alza casi de forma permanente los precios y otorga derechos económicos crecientes a las eléctricas que tienen que pagar los contribuyentes y consumidores".

En La Razón, el capotazo al Gobierno es todavía más evidente. "El Gobierno intenta anular el 'tarifazo' que subiría la luz un 11%", titula en portada, donde también apunta que "de cada cien euros de la factura, 42,5 pagan las subvenciones a las renovables y el déficit heredado del PSOE". La Vanguardia, por su parte, también da por sentando que la luz no subirá y afirma: "Freno al tarifazo". "El Ejecutivo quiere limitar a un máximo del 5% el aumento del recibo a partir de enero", añade.

Ningún diario criticaría unas dosis homeopáticas de chavismo kischneriano para las compañías eléctricas, lo cual es un llamativo punto de encuentro entre la prensa de aquí y la de allí.

La corrupción es el segundo expediente del día. El Abc, por ejemplo, ilustra su portada (como La Razón) con la irrupción de la Guardia Civil en la sede de la UGT de Sevilla y convierte el particular en el principal de la primera plana. Abc nació en Sevilla, donde la edición propia es un periódico muchas veces muy diferente al que se edita en Madrid. El Abc de Sevilla, además, se vende mucho, tanto que supone casi la mitad de las ventas en quiosco del periódico. Tiene peso y una redacción muy versada en materia política andaluza, un género tan complejo y raro como la política catalana. "Alaya imputa a Griñán y Chaves y ordena registros en sedes de UGT", titula el diario monárquico. La información corre a cargo de Mercedes Benítez, quien escribe:

"La juez instructora del caso de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) fraudulentos de la Junta de Andalucía, Mercedes Alaya, se ha ratificado en la «preimputación» de expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán por su responsabilidad en la «actuación continuada de concesión de ayudas al margen de la Ley». En un auto difundido ayer, Alaya no especifica los delitos que se podrían imputar a ambos dirigentes socialistas, pero considera que su participación fue necesaria para la articulación de un sistema fraudulento que se mantuvo operativo durante una década en la administración andaluza".

Antonio R. Vega completa el despliegue con la información sobre los registros a cinco sedes del sindicato en búsqueda de documentación comprometedora sobre las ayudas en los programas de formación, las que sirvieron para poner letra apócrifa al himno anarquista: "A las mariscadas, por el triunfo de la Confederación". El País no lo oculta tampoco y bajo el sumario sobre Blesa ("Aguirrre colocó a políticos afines la principal filial de Caja Madrid") informa de que "La juez del 'caso Ere' vuelve a señalar a Griñan y a Chaves".

El periodismo encuentra más sentido del que ya tiene en la oposición al Gobierno, al que sea. Y en general resulta mucho más fácil (y creativo) trabajar a la contra, más que nada porque cuando las posiciones están muy definidas las presiones son más llevaderas. Para entendernos, Rubalcaba no va a llamar a La Razón para que el periódico se vuelva socialista. No, sus peticiones en La Razón son de otro rango y de orden práctico. Pero más agradecido aún que contrarrestar el relato oficial resulta hacerlo cuando el Gobierno es, en principio, afín a los postulados editoriales del periódico. O dicho al revés, si las líneas maestras del diario coinciden con las de un Gobierno a cuyo partido se ha jaleado cuando calentaba el banquillo de la oposición. Ese es el caso de El Mundo, que no pierde ocasión de presumir de independencia en materia de corrupción. Es, de hecho, el único periódico de Madrid que casca desde portada con el registro policial en la sede del PP de la calle Génova: "Ruz envía a la Policía a la sede del PP y Alaya a la Guardia Civil a la de UGT-A". Dos pájaros de un tiro. La crónica genovesa es de Manuel Marraco y comienza así:

"El juez que investiga la presunta contabilidad B del PP envió ayer a la Policía a la sede central del partido. El magistrado Pablo Ruz ordenó que agentes de la Udef se presentaran en la calle de Génova para requerir toda la documentación en papel y en soporte informático relacionada con las obras de reforma del edificio y, en su caso, registrar las oficinas. (...) Según el auto dictado ayer, a la supuesta ocultación de documentos se añade que desde julio hasta ahora se han venido reforzando los indicios de delito fiscal en las obras".

En Barcelona, La Vanguardia de Carol también lleva el asunto a portada: "El juez Ruz envía a la Policía a la sede del PP a buscar facturas" y añade que "es la primera vez que los agentes entran por orden judicial en las dependencias de los populares". Fernando García firma la noticia del registro: "Lo que los agentes y el secretario judicial exigieron anoche a los responsables del PP, con respuesta colaboradora y en principio positiva, fueron las facturas y documentación completa de las obras de rehabilitación objeto de las indagaciones".

En Ara, para arremeter contra el PP prefieren la política local, por lo que acusan a la líder del PP catalán de equiparar Cataluña con el Ulster. La noticia viene firmada por Marc Colomer y en ella se asegura que la formación de Alicia Sánchez Camacho "amenaza con suspender la autonomía". Que no vayan por ahí los tiros no es problema:

"Mientras Moncloa rehúsa la confrontación directa, el PP en Cataluña eleva el tono de la amenaza. Alicia Sánchez-Camacho insinúa una suspensión de la autonomía como hizo Londres con el Ulster. 'Gran Bretaña también ha suspendido una autonomía. La del Ulster. La suspendió de manera pacífica. Aquí se habla de suspender una autonomía y parece que sea una catástrofe'. La líder del PP en Cataluña respondía así, en Catalunya Ràdio, al ser interpelada por la beligerancia del gobierno español ante el proceso soberanista catalán, en contraste con el aval británico al referéndum escocés", etcétera.

La prensa soberanista no le pasa ni una a Sánchez Camacho, que ha desplazado a Albert Rivera en el podio de las obsesiones independentistas tras su bloqueo a los presupuestos de la Generalidad.

Tampoco le pasa ni una La Razón a Oriol Pujol. El periodista Francisco Velasco continúa aportando detalles sobre el caso de las ITV y hoy cuenta que los pagos se realizaban a través de paraísos fiscales:

"De ello, se afirma en el informe de la Agencia Tributaria, 'se deduce que este tipo de comisiones pagadas, presuntamente por influenciar en la aprobación de determinada normativa de la Administración catalana, se realiza con cargo a fondos suizos, que posteriormente son trasladados a Luxemburgo y finalmente son pagados en España'. De esta forma, se utilizan entidades situadas en paraísos fiscales 'con ánimo de interponer diversas sociedades para dificultar el seguimiento de la operación y recibir los fondos sin ningún tipo de carga impositiva'".

También es noticia que la Generalidad pretende elaborar un censo con los datos del Idescat, lo que, según cuentan en Abc, impediría a los catalanes no residentes en Cataluña votar en caso de referéndum.

Todo esto el mismo día en que ha trascendido que el robo de un piso ha propiciado la detención de un pederasta en Jaén. El ladrón se llevó diverso material de la vivienda y descubrió en unos vídeos el tipo de imágenes que ya se imaginan. Llamó a la policía desde una cabina para advertirles que había dejado los vídeos, robados en tal casa, debajo de un coche. Al cabo, la policía detuvo a un hombre que las crónicas describen como "reservado y solitario" que habría abusado al menos de cuatro menores, según las grabaciones. "He tenido la desgracia de que han caído las cintas en mis manos y me veo en la obligación de presentarlas dejando que ustedes hagan su trabajo y puedan meter a ese hijo de puta en la cárcel de por vida", decía la nota anónima que acompañaba el paquete. El karma, "invisible e inmensurable" según la wikipedia. Coñac "La parra", el que la hace, la paga.

Nota a los vecinos de la Sagrada Familia: La Vanguardia avisa de que Trias pretende zanjar en esta legislagtura el debate sobre si se han de derribar dos manzanas enteras de casas. Se trata de que el templo disponga de una gran avenida desde Mallorca a la Diagonal. Al final, acabarán por terminar la Sagrada Familia.