González alerta del riesgo de un "choque de trenes con muchas víctimas" y pide diálogo

El ex presidente del Gobierno, en un acto en Barcelona, asegura tener "una gran confianza en que hablando se puede llegar al entendimiento" para superar el desafío independentista de Mas. Aboga por una reforma federal de la Constitución, pero rechaza que esta incluya el derecho a la autodeterminación de las CCAA, porque "no es posible que se fracture el espacio público compartido que es España y nunca estaré por esto".

4 min
El ex presidente del Gobierno y ex líder del PSOE Felipe González
Redacción / Agencias
Viernes, 20.12.2013 05:20

El ex presidente del Gobierno Felipe González ha reclamado este jueves "diálogo" para evitar "un choque de trenes" entre el Gobierno y la Generalidad que provocaría, a su juicio, "muchas víctimas y heridos, y podemos tardar 25 años en reparar los descosidos".

Así lo ha advertido durante la presentación en Barcelona de su libro En busca de respuestas, en la que ha asegurado que "no entiende cómo hay políticos que no quieren dialogar" y ha apostado por impulsar reformas constitucionales para tender hacia "un proceso de federalización en España y en Europa".

El ex líder del PSOE ha calificado la intensificación del secesionismo en Cataluña como un "tema extraordinariamente delicado", aunque ha confesado que "no pierde nunca la esperanza" y tiene "una gran confianza en que hablando se puede llegar al entendimiento".

"No es posible que se fracture el espacio público compartido que es España"

Sin embargo, González ha asegurado que "tal como lo veo ahora, me preocupa mucho más que en otros momentos de la historia". "Lo veo como dos buques en línea de colisión, cargados de pasajeros, y algunos estamos por en medio haciendo señales diciendo que cuidado, que en la colisión habrá muchos pasajeros heridos y muchas víctimas si no sabemos hacer las cosas", ha explicado.

"Los que estamos en medio nos dicen que somos ambiguos y que en el choque nos triturarán, pero estoy dispuesto a esa trituradora", ha añadido. Y ha insistido en que "hay que hablar".

"No entiendo que un responsable político diga que no habla. Aunque lo primero que debo decir es que mi convicción personal es que no es posible que se fracture el espacio público compartido que es España y nunca estaré por esto", ha precisado.

En contra de la autodeterminación de una Comunidad

El ex presidente del Gobierno ha reiterado que "una vez aclarado eso, hablemos, para ver cómo se puede articular y mejorar esta convivencia, con qué reformas; pero si solo se va a discutir de la mayor, en la primera conversación todo queda agotado".

En cualquier caso, ha asegurado que "no hay ningún marco constitucional escrito que lleve un germen de autodestrucción hablando de derecho de autodeterminación", por ello, se ha mostrado contrario a que la Constitución reconociese la autodeterminación de una parte del país, porque eso no ocurre en ningún sitio.

"Lo que no creo es que haya que tener miedo al diálogo y lo que temo, lo que peor llevo es que, por respetabilísimos intereses electorales, esto se convierta en un choque de buques o trenes, con los capitanes al frente aprovechando que esto está ocurriendo y exaltando los sentimientos de pertenencia", ha alertado.

"No volvamos a reivindicar fracturas que sean absolutamente irreversibles"

Para González, "si se quiere reconfigurar la conformación de la voluntad de España y Europa, tenemos dos hojas de ruta: la subsidiariedad aplicada sensatamente, sin olvidar del principio de identidad, el sentimiento de pertenencia".

"Hace 35 años, el diálogo era mucho más difícil que hoy entre los que veníamos de la trinchera del antirrégimen y los del régimen. No es problema de inteligencia, es de voluntad", ha subrayado.

Y ha considerado que "se puede entender bien, se puede articular con las reformas necesarias". "No volvamos a reivindicar fracturas que sean absolutamente irreversibles. Es legítimo que haya gente que quiera más y en distintas direcciones. La recomposición terminará, si hay acuerdo, como espero, hacia un proceso de federalización en España y Europa", ha augurado.

"Si hay vocación democrática, habrá un pacto"

El ex líder del PSOE ha reconocido que "cuesta mucho trabajo decir eso porque los que dicen eso son los que están en la barquita entre los dos buques" y "todo el mundo tiene derecho a defender sus ideas, pero tiene que respetar la de los demás, y la democracia es pacto y entre posiciones diferentes".

"Si hay vocación democrática, habrá un pacto para renovar la democracia para los próximos 35 años", ha sentenciado.

En el acto -consistente en un debate moderado por la periodista Gemma Nierga- han participado, entre otros, la diputada autonómica del PSC Rocío Martínez-Sampere y el director del Cidob, Jordi Vaquer. Entre el público se encontraban Miquel Roca, Narcís Serra, Miquel Iceta, Pere Portabella, Celestino Corbacho, Jordi Terrades, Angel Ros y Maurici Lucena, entre otros.

Comentar