Iceta: "Yo quiero la Constitución"

El ex dirigente socialista apuesta por "forzar la negociación al máximo" para lograr un acuerdo sobre una reforma federal que reconozca las "especificidades de Cataluña" sin que ello implique romper con el resto de España. Iceta aprovecha para matizar los comentarios del ex consejero de Economía del tripartito Antoni Castells, quien argumentó que votaría independentista por hartazgo, y sugiere que, pese a que la Constitución española ha sido juez y parte del "periodo más feliz de la historia de Cataluña y [del resto] de España", habría que hacer cambios para que "los próximos 35 años sean al menos tan buenos como los que hemos vivido" desde entonces.

6 min
Miquel Iceta
Redacción
Viernes, 20.12.2013 11:44

El diputado socialista Miquel Iceta ha defendido este viernes la convocatoria de un referéndum que permita afirmar las "especificidades de Cataluña" pero reconociendo al mismo tiempo la importancia de una Constitución compartida. Pese a que el ex consejero de Economía con el tripartito, Antoni Castells (PSC), declaraba este jueves que el "federalismo es una causa perdida" y que en consecuencia él optaría por la independencia, Iceta insiste en que hay que "forzar la negociación al máximo".

"Si queremos hacer esta consulta tenemos que negociarla con el Gobierno", advertía hoy en una entrevista para Els matins de TV3 quien pasa por ser el "padre de la teoría de que hay que bajarse del autobús del soberanismo". "Nadie puede negar que hay un malestar en Cataluña muy importante", ha afirmado, pero para dejar claro que, a diferencia de Castells, "yo aún no doy la batalla por perdida".

En efecto, Iceta no está nada conforme con el actual diseño de la hipotética consulta independentista. Para empezar, porque "el primer error fue decir que esto debía ser en 2014, porque nos gusta conmemorar el aniversario. [...] Pero cuando uno hace política tiene que cargarse de razones, de complicidades, y tiene que decir verdades".

Y, sin embargo, quien fuera portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento autonómico de Cataluña durante los dos tripartitos ha insistido en buscar una fórmula que pregunte a los catalanes por un "encaje específico para Cataluña que", eso sí, "no pase necesariamente porque deba moverse todo el resto de España".

"Yo quiero la Constitución, qué quiere que le diga"

Iceta ha reconocido haberse "discutido mucho con Antoni Castells", con quien asegura mantener "una gran amistad" y de quien dice poder afirmar, por tanto, que "es un federalista convencido". Lo que ocurre, según Iceta, y que él "entiende", es que Castells "ha tenido una experiencia de Gobierno en que ha visto de cerca, en primerísima persona, las dificultades".

Estas dificultades, no obstante, no deben provocar, a ojos de Iceta, una ruptura. "Yo quiero a la Constitución, qué quiere que le diga", le ha espetado a la entrevistadora, que aún se preguntaba el por qué. "Primero", responde el socialista, "porque supuso este inicio del periodo más feliz de la historia de Cataluña y [del resto] de España; porque suponía el punto y final de una dictadura, y porque ha permitido hacer un país democrático, un país moderno con un Estado de bienestar importante y una presencia en Europa. Si le parece poco…".

De todos modos ha reiterado que "la alternativa de quedarnos como estamos no es una alternativa, no es realista, no es posible, no es conveniente", ha recalcado, "y por lo tanto hemos de hacer lo posible para que esto no pase. Aquí tiene que haber cambios", ha señalado.

Iceta ha argumentado la necesidad de abordar cambios del siguiente modo:

"Hemos vivido 35 años que, por muchos 'simposios históricos' que se hagan, son los mejores de la historia de Cataluña y [del resto] de España. […] Pero es verdad que de algún modo todo esto ha tocado techo. Por tanto ahora tenemos que pensar cuáles son los cambios, cuál es el camino para asegurar que los próximos 35 sean al menos tan buenos como los que hemos vivido".

Usos y abusos del "derecho a decidir"

La hoja de ruta del PSC al parecer estaría consolidada desde la declaración de Granada. Allí se afirma que "la lengua [catalana] estaría blindada" y se arranca el compromiso del PSOE de luchar contra "la campaña del PP que quiere cargarse la inmersión lingüística". Pero Iceta ha ido más lejos, y ha defendido que "las competencias de lengua y cultura de las CCAA que tengan dos lenguas oficiales tienen que ser competencia estricta de estas CCAA. Yo creo que eso nos daría una garantía que haría imposible barbaridades como la ley Wert".

El mandatario socialista suscribe sin ambages la inmersión lingüística, sí, pero no el supuesto derecho a la autodeterminación de Cataluña. "Yo con esto quiero ser muy sincero", ha empezado Iceta, "no hay ninguna Constitución de países europeos que tenga la autodeterminación". Y ha continuado reconociendo que:

"Hemos hecho servir, todos, esta expresión de 'derecho a decidir' que es, para decirlo suavemente, muy polisémica, que puede querer decir muchas cosas… Pero en ninguna Constitución europea, ni en la Constitución de los EEUU, ni de ningún país, ni siquiera en la de Canadá, se permite la autodeterminación".

Con todo, defiende que "deberíamos conseguir que las CCAA puedan convocar referéndums, para saber la opinión de la gente, sabiendo que son referéndums consultivos" y que, si la pregunta es clara y se obtiene una mayoría clara para la ruptura, entonces "hay que negociar", ha enfatizado.

Por lo pronto, la manera en que las formaciones políticas acordaron fecha y pregunta para el hipotético referéndum secesionista le parece a Iceta que "ha proporcionado una magnífica oportunidad al señor Rajoy para decir no a todo". Con ello, justifica que en el pleno de 16 de enero en el Parlamento autonómico el PSC no votará a favor de solicitar al Congreso que delegue en la Generalidad la competencia para convocar referéndums.

"El PSC debe tener también derecho a decidir, ¿no?", decía Iceta, confiando en que el sector crítico representado por Agrupament Socialista –Marina Geli, Ángel Ros, Daniel Font…- acatará la decisión, tomada democráticamente y por mayoría en el seno del partido, sobre una "determinada estrategia para que pueda hacerse una consulta". "Si hubieran de votar diferente antes renunciarían al escaño", ha zanjado Iceta.

Comentar