La CUP se querella contra la cúpula de TMB por malversación de fondos públicos

La formación cupaire denuncia a Joaquim Forn (CiU) y Dídac Pestaña (PSC). Les acusan de haber indemnizado a la totalidad de la plantilla, "de sindicatos afines", con dos millones de euros, cuando las sentencias judiciales sólo obligaban a pagar 900.000 euros a una parte de los trabajadores.

4 min
Laura Pabón, de la CUP, en declaraciones a la prensa en la Ciudad de la Justicia
Carles Bellsolà
Lunes, 9.12.2013 20:11

La CUP de Barcelona y el sindicato Coordinadora Sindical Obrera (COS) han presentado este lunes una querella contra los dos máximos dirigentes de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), su presidente y primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Joaquim Forn (CiU), y el vicepresidente ejecutivo y ex alcalde de Gavà, Dídac Pestaña (PSC). La formación cupaire y el sindicato creen que los dos directivos han cometido los delitos de "administración fraudulenta" y "malversación de fondos públicos".

En su querella, la CUP y el sindicato COS recuerdan que "una parte de la plantilla" de TMB -afiliados a los sindicatos ACTUB, CGT y PSA- vieron cómo dos sentencias judiciales obligaban a la empresa a indemnizarlos con un total de unos 895.000 euros por un conflicto laboral ocurrido en 2006 y 2007, cuando los empleados no habían podido disfrutar de 15 minutos diarios de pausa.

Los querellantes explican que estas resoluciones no afectaban el resto de la plantilla, pero que la dirección de TMB decidió pagar esta indemnización, con un desembolso total "de más de dos millones de euros", al total de la plantilla. O, como dice la querella, "en favor de los trabajadores afiliados a los sindicatos UGT, CCOO, SIT y no afiliados a ningún sindicato, que no habían participado en el proceso jurisdiccional emprendido por los trabajadores afiliados a los otros tres sindicatos".

"Sindicatos afines" a la dirección

La querella argumenta que esta decisión "no se encontraba amparada en ninguna obligación legal, contractual ni judicial, y consistió en un acto totalmente voluntario y consciente por parte de los querellados, los cuales sabían de la absoluta carencia de base legal y jurídica para la dicha disposición".

La CUP y el sindicado COS también interpretan que la decisión "respondía únicamente a la voluntad de los querellados de favorecer los sindicatos más afines a la dirección (UGT, CCOO y SIT) que habían quedado absolutamente deslegitimados a ojos del conjunto de los trabajadores en no haber querido iniciar en su momento la misma reclamación que habían instado CGT, ACTUB y PSA y que fue estimada por los tribunales".

La querella concluye que la decisión se tomó "en perjuicio de la empresa pública que dirigen" los querellados, y que "supone disponer fraudulentamente de una cantidad importante de dinero como administradores de derecho, con abuso de las funciones propias de sus cargos y con causación directa de un perjuicio económicamente evaluable" a la empresa pública.

Critica que las líneas nuevas esconden un recorte de líneas

En declaraciones a la prensa en la Ciudad de la Justicia, después de presentar la querella, la cupaire Laura Pabón ha aprovechado para hacer otros reproches a TMB. Concretamente, ha cargado contra el despliegue de la nueva red de autobuses -con recorridos rectilíneos-, porque consideran que la "campaña mediática" para informar "esconde" en realidad una reducción de líneas.

Pabón ha denunciado que la campaña camufla "una reducción global del servicio de autobuses que se está realizando desde el 2007 con la eliminación de líneas enteras (31, 35, 105 y 158), la eliminación del servicio de Bus de Barrio los domingos y festivos y la eliminación de servicios de casi todas las líneas en un 10% entre semana y un 25% los fines de semana".

La CUP añade que el recorte de servicio "se debe, en parte, al hecho de que autobuses de TMB no contrata a nadie desde hace cuatro años, mientras que cada año se van jubilando conductores sin relevo". La formación también explica que serían necesarios 1.100 autobuses circulando para cubrir la demanda, mientras que ahora TMB tiene 835, menos que los 900 del año pasado.