Mas: "Lo importante no es cómo contaremos las respuestas del referéndum"

El presidente de la Generalidad no aclara cómo se interpretarán los votos de la consulta secesionista que ha pactado CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP, a pesar de las dudas que ha generado la compleja fórmula elegida. Mas alerta de que una participación del 40% dejaría sin legitimación el referéndum. Y anuncia que él votaría a favor de la independencia, pero reconoce que, ante la improbable celebración de la consulta, la alternativa serán unas elecciones autonómicas.

7 min
El presidente de la Generalidad, Artur Mas, durante la entrevista
Redacción
Lunes, 16.12.2013 22:03

"Lo importante no es cómo contaremos [las respuestas en el referéndum independentista] en este momento. [Sobre la forma de contar los votos] se habló por encima [en la reunión de la semana pasada] porque en este momento es imposible fijar las normas últimas de cómo irá todo esto porque perderíamos de vista el objetivo principal, que no es tenerlo todo absolutamente remachado hasta el último milímetro".

De esta forma se ha posicionado el presidente de la Generalidad, Artur Mas, al ser preguntado sobre las amplias dudas que han surgido sobre la fórmula acordada por CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP para llevar a cabo un referéndum independentista en Cataluña.

En una entrevista en TV3, Mas ha insistido en que fijar unas normas para interpretar los resultados de las dos preguntas pactadas -que desde ERC reconocen que puede dar lugar hasta a tres intepretaciones distintas para unos mismos resultados- "no es lo más importante". "Se entendió que la virtud de este acuerdo no eran las reglas de funcionamiento, que ya vendrán de forma natural", ha confesado.

Y ha explicado:

"Si al final, en los dos apartados de la pregunta, hubiese prácticamente la misma gente que vota que sí, que la misma gente que vota que no, evidentemente entonces tenemos un problema. Si en los dos apartados hay un 50-50 de respuestas o similar, entonces no tenemos unas mayorías claras en el país [por Cataluña] a favor de una cosa o de otra. Y yo siempre defendí que las mayorías debían ser claras".

La clave: la participación

Mas ha subrayado que "el objetivo ahora es si votaremos y si habrá una gran participación". "Nos hemos de ocupar entre todos porque esto sí que es definitivo. Por muy claras que estuviesen ahora las reglas finales de interpretación, si fuese a votar un 40% de la gente, ¿sabe lo que nos dirían desde fuera?: esto no interesa a los catalanes y catalanas", ha añadido, aunque ha rechazado posicionarse sobre cuál sería el mínimo de participación que se debería establecer, ni cómo deben interpretarse los resultados. Desde su partido, en cambio, fijaron este mínimo en un 50%, y la vicepresidenta de la Generalidad lo situó en un 68%.

A pesar de que ha reconocido que "hay un poco de confusión", ha asegurado que "es una pregunta clara" -en realidad, dos preguntas- "porque todo el mundo la ha entendido". "Otra cosa es que haya una especulación de cómo contaremos [las respuestas], pero lo importante no es cómo las contaremos en este momento, lo importante es que votaremos y cuánta gente irá a votar. Esta es la clave, qué participación habrá, y nadie habla de esto", ha alertado.

En cualquier caso, en relación a la complejidad del método acordado, el líder nacionalista ha reconocido que estaría dispuesto a cambiar la fórmula elegida de las dos preguntas por una consulta de una sola pregunta con dos respuestas posibles ('sí' ó 'no') si el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, así se lo ofreciera.

Votaría a favor de la secesión

Por otra parte, Mas ha anunciado que, en caso de que se celebre el referéndum, él votará 'sí' a que Cataluña se convierta en un Estado y 'sí' a que ese Estado sea "independiente", aunque ha subrayado que esa es una posición personal, no como presidente de la Generalidad.

Además, ha confesado que las preguntas las escribió "solo". "Y la inspiración me cogió trabajando, el 6 de diciembre, el Día de la Constitución. [De entre las diferentes opciones] me decanté por la que me pareció más simple, más clara y más inclusiva. La [pregunta] buena, es esta", ha explicado.

Y ha valorado muy positivamente la primera pregunta -que pregunta sobre la posibilidad de que Cataluña se convierta en "un Estado"- porque "si poníamos adjetivos al Estado, era imposible llegar a un acuerdo".

"Los catalanes son llamados, primero, a votar -muy importante- y a decidir su futuro -importantísimo-, esto no había pasado desde hace mucho tiempo, de hecho, desde hace siglos", ha concluido para defender el acuerdo con ERC, ICV-EUiA y la CUP.

No habrá consulta, habrá elecciones autonómicas

Preguntado sobre hasta qué punto está seguro de que se celebrará la consulta, Mas no ha querido posicionarse, y ha apuntado a unas elecciones autonómicas como su plan alternativo ante el probable caso de que el referéndum no sea autorizado por las Cortes Generales, ni por el Gobierno, ni por los tribunales.

Mas también ha asegurado que no quiere "crear una tensión innecesaria" sacando a los Mossos d'Esquadra a la calle para celebrar la consulta en el caso de que no sea autorizada.

"El pueblo de Cataluña se podrá expresar dentro de un plazo razonable, en forma de consulta o de elecciones", ha zanjado, aunque no ha querido "enseñar todas las cartas al adversario" para no quedarse "indefenso".

"Me gustaría una oferta atractiva del Estado español para valorarla"

Mas ha reclamado al Gobierno que haga una contraoferta a la Generalidad. "¿Hay algo concreto sobre la mesa? Me gustaría que el Estado español hiciese una oferta atractiva a Cataluña para poder valorarla. Ahora es no a todo", ha lamentado.

En todo caso, ha asegurado que la consulta independentista "no es un tema español", aunque ha admitido que "el resultado de la consulta sí se puede convertir en un tema que hay que ir a negociar con el Estado y con la comunidad internacional".

Respecto a una posible inhabilitación para cargo público, una condena de cárcel por desobedecer las leyes o la suspensión de la autonomía de la Generalidad, Mas ha asegurado que "todo esto no me da miedo", siempre que haya una gran parte de la ciudadanía que le apoye.

El presidente autonómico ha restado importancia a las reiteradas advertencias de las autoridades comunitarias en el sentido de que la secesión dejaría a Cataluña fuera de la UE, porque duda de que la UE "castigue" a quienes apelan a la "libertad" y a la "democracia".

Solo un minuto dedicado al caso Palau de la Música

No han faltado los llamamientos al PSC para unirse a su proyecto independentista en base a unas preguntas que considera que podrían aceptar. "Espero que se sumen, todavía están a tiempo", ha indicado, y les ha reprochado que estén "al lado del PP y de Ciudadanos".

Mas ha aprovechado la ocasión para cargar contra Extremadura: "El señor Monago [presidente de la Junta de Extremadura] está en el mejor de los mundos. Es una autonomía subsidiada por todas partes, que ha recibido fondos de todas partes, y que se permite el lujo de bajar impuestos cuando su esfuerzo fiscal diferencial es mucho menor que el de otros territorios".

Los entrevistadores, Carles Prats y Lídia Heredia, han tardado 69 minutos (de una entrevista de 80 minutos) en preguntar al presidente de la Generalidad sobre el caso Palau de la Música, por el que su partido, CDC, tiene embargada su sede para cubrir la fianza multimillonaria que le impuso el juez hace un año y medio.

"Me hace sufrir que exista el caso Palau, que esté en los tribunales, que se tenga que juzgar. Preferiría que no estuviese. La única cosa que yo conozco del tema este cuando tuve conocimiento es que dí una orden para que se devolviese hasta el último céntimo de euro aunque se hubiese cobrado legalmente; aunque hubiese unos convenios, unas transferencias, que no hubiese dinero escondido. Yo dije: que se devuelva hasta el último céntimo de euro, si no hay la tranquilidad de que esto se hizo muy correctamente. Esta es la actitud", se ha limitado a señalar al respecto.

Comentar