Mas, racista

3 min
Viernes, 27.12.2013 12:20

La función del periodista es tomar nota de los hechos que pasan y de las cosas que se dicen y trasladarlos a los ciudadanos. Calificar a Artur Mas de "racista" es, simplemente, la información periodística que se deduce del artículo que el presidente de la Generalidad dedicó a su antecesor Francesc Macià con motivo del octogésimo aniversario de su muerte.

Hablar de "raza catalana" produce pavor, vergüenza, incredulidad. Si el movimiento soberanista es incapaz de ser crítico con las alusiones racistas de su líder, preocupa pensar cuál será el paso siguiente

Mas alababa a Macià en el periódico El Punt Avui calificando de "uno de los discursos más brillantes de su historia" el que pronunció el 6 de diciembre de 1932 en el Parlamento de Cataluña al iniciarse un nuevo periodo de sesiones. Y citaba las primeras frases: "Me complace saludarles, dentro de estos muros que el destino ha querido que fuesen, justamente, los mismos que alzó Cataluña para abatir al usurpador de nuestras libertades. Renacido el espíritu inmortal de nuestra raza, toma posesión victoriosa de esta fortaleza, para celebrar en ella, de nuevo, nuestras Cortes, que dictarán nuestras leyes, en nuestra lengua". Los catalanes no somos una raza, sino que se trata de una raza inmortal. Según Mas, "son palabras que retratan fielmente su momento y que muy bien se nos podrían aplicar ahora, aunque el lenguaje sería en parte diferente".

¿Qué quiere decir Mas cuando habla de "lenguaje en parte diferente"? ¿Qué falla? ¿La raza, la inmortalidad o ambas cosas? Si esa es la razón del matiz, debería decirlo explícitamente. Hablar de "raza catalana" produce pavor, vergüenza, incredulidad. ¿Cómo es posible que el presidente de la Generalitat utilice esta expresión, justo unos días después de compararse con Nelson Mandela?

No podemos tomárnoslo a broma. Los que acompañan a Mas en su camino hacia la independencia de Cataluña pero no comparten su ideología ni el exabrupto racista deberían llamarle a rebato. ¿O estamos ya en la fase del todo vale si lo dice uno de los nuestros? No se puede sacar a escena la "raza catalana" y quedarse tan pancho.

Mas solo tiene dos salidas: Rectificar y decir que Macià se equivocó o ha de imputar el artículo de El Punt Avui que lleva su firma a un colaborador. Como hizo Pere Navarro con el tweet apócrifo.

Si el movimiento soberanista es incapaz de ser crítico con las alusiones racistas de su líder, preocupa pensar cuál será el paso siguiente.

Artículos anteriores
¿Quién es... Siscu Baiges?
Siscu Baiges
Periodista, vicepresidente de la asociación SICOM, federalista de izquierdas y activista social.
Comentar