Rajoy: "Se puede reformar la Constitución, pero se necesita un consenso muy amplio, similar al que tuvo en 1978"

El presidente del Gobierno advierte que la Carta Magna no es intocable pero recuerda que no tiene sentido abrir un proceso reformista para dividir a los españoles. Rubalcaba le insta a dar los primeros pasos para llevar a cabo modificaciones en la Constitución. Posada, presidente del Congreso, se muestra cauto y pide diálogo.

4 min
Los presidentes del Congreso y el Senado, Jesús Posada y Pío García Escudero, respectivamente, presiden el izado de bandera, con el que se abren los actos conmemorativos del 6 de diciembre
Redacción / Agencias
Viernes, 6.12.2013 14:15

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (PP), ha asegurado este viernes, con motivo del Día de la Constitución, que la Carta Magna está en pleno vigor, aunque ha admitido que se puede reformar pero siempre que se haga con consenso muy amplio y sirva para unir a más españoles en torno a ella y no para generar división.

Rajoy se ha expresado así a su llegada al Congreso para asistir al acto conmemorativo del 35 aniversario del texto constitucional, junto al resto de autoridades institucionales y representantes de los partidos políticos con representación en las Cortes Generales (a excepción de las formaciones secesionistas).

"La Constitución se puede reformar, como cualquier obra humana, y, de hecho, ya se ha reformado en dos ocasiones. Creo que está en pleno vigor y creo que se puede reformar, pero para reformarla se necesita un consenso muy amplio, similar al que tuvo en 1978", ha indicado Rajoy.

"España está progresando como nunca en su historia"

Además, el presidente del PP y del Gobierno ha recordado que cualquier reforma constitucional debe tener unos objetivos claros y debe servir para unir y no para generar una división entre los españoles sobre esa modificación. Unas declaraciones que se pueden entender en clave crítica por el actual cruce de declaraciones diarias entre políticos y expertos.

Rajoy ha destacado de la misma manera el hecho de que en 1978 los representantes de los partidos políticos se pusieran de acuerdo, aparcando las "lógicas" diferencias existentes, para lograr un texto en defensa de la paz, la libertad y la convivencia.

Para el presidente del Gobierno el balance de los 35 años de la Constitución española es bastante positivo, ya que, además de garantizar la libertad y los derechos de las personas, establece un modelo de Estado que distribuye el poder político y administrativo entre territorios. "Con la Constitución, a pesar de la crisis actual, España está progresando como nunca en su historia", ha añadido.

Rubalcaba: hay que reformarla

Por su parte, Alfredo Pérez Rubalcaba, líder del PSOE y de la oposición en el Congreso, ha insistido, una vez más, en que la Constitución debe ser reformada en la dirección que defienden los socialistas y ha emplazado a Rajoy a llevar a cabo esta tarea, para la que son mínimos imprescindibles PP y PSOE.

Para el secretario general del PSOE, pese a que los españoles "lo están pasando muy mal", pueden sentirse "orgullosos" de lo que colectivamente han hecho en estos 35 años al amparo de la Carta Magna: "Hemos conocido el periodo de la historia de España más largo en paz, libertad, democracia, progreso, convivencia y autogobierno".

Sin embargo, se ha mantenido en sus trece a favor de una reforma, y ha preguntado a los que aseguran que no existe consenso: "Oiga, y ¿usted cómo sabe que no hay consenso si todavía no nos hemos sentado?". Rubalcaba está convencido de que sí existen apoyos suficientes para llegar a ese consenso deseado.

Posada pide cautela y diálogo

Finalmente, Jesús Posada (PP), presidente del Congreso, en su discurso institucional, se ha mostrado prudente en relación a una posible reforma constitucional y ha pedido prudencia a los defensores de este tipo de iniciativas.

Posada considera que la "esencia" de la Constitución permanece vigente y ha pedido que cualquier intento de reforma se haga "con extraordinaria cautela y gran sentido de la responsabilidad" y cuente con un consenso similar al de 1978.

Así, el máximo responsable de la Cámara Baja ha indicado que cualquier intento de reforma necesita una labor pedagógica que exponga con claridad los objetivos que persigue, al tiempo que se estudian y analizan "sus consecuencias".

Y ha añadido que, desde su punto de vista, la Constitución, "lejos de encontrarse agotada", encierra todavía "muchas posibilidades para su desarrollo, y se mantienen "inalterables" fundamentos, como la "soberanía del pueblo español y la indisoluble unidad de España".

Comentar