Pide "política en mayúsculas"

Rosell alerta de que con la independencia "caerían los beneficios de los empresarios"

El presidente de la patronal CEOE dibuja un panorama incierto en el aspecto económico después de una hipotética independencia. Recuerda que Cataluña quedaría fuera de la UE y pide una solución política.

2 min
Juan Rosell, presidente de la CEOE
Redacción
Lunes, 23.12.2013 20:04

El presidente de la CEOE, el catalán Juan Rosell, ha hecho una nueva advertencia, en clave económica, a los partidarios de la independencia. Ha avisado de que, con la secesión, "caerían los beneficios de todos los empresarios" españoles, no sólo los catalanes.

En una entrevista que publica este lunes el diario El Mundo, Rosell se ha mostrado "preocupado" por la posibilidad de la independencia de Cataluña, y ha explicado que le ha transmitido su inquietud al presidente de la Generalidad, Artur Mas. Se ha mostrado partidario de "poner alternativas sobre la mesa", y ha sostenido que esta es la posición "de todos los empresarios, no sólo catalanes, sino españoles". "Si Cataluña consiguiera la independencia, los beneficios de todos los empresarios caerían. Por eso transitar el camino de la independencia es una barbaridad", ha advertido.

Rosell también ha expresado dudas concretas sobre la situación de la economía catalana después de una hipotética independencia, que confía que no se produzca. "¿Nos quedaríamos con el euro o sin? ¿Dónde pagaríamos la seguridad social? ¿Qué pasaría con las pensiones? Hay tantos interrogantes que ni me planteo una Cataluña independiente y no creo que se pueda llegar a plantear", dice Rosell.

"La advertencia de una Cataluña aislada de todo el mundo es cierto"

El líder de la patronal ha explicado igualmente que se toma "seriamente" las advertencias de Bruselas de que una Cataluña independiente quedaría fuera de la UE. "Lo han dicho por activa y por pasiva", ha recordado. "La advertencia de una Cataluña aislada de todo el mundo es cierto", ha insistido.

Finalmente, Rosell ha pedido "política en mayúsculas" para hacer frente al desafío secesionista. "La Constitución es muy buena, pero hay países que la cambian cada dos por tres", ha razonado. "Aquí tenemos que ver qué acomodo podemos hacer en nuestra Constitución para que quepan las voluntades y necesidades catalanas y de otras CCAA", ha continuado. "Insisto, habrá que hacer política, y por eso hay los políticos, para buscar soluciones en los problemas", ha reclamado.

Comentar