Revista de prensa

Titular conjunto de la prensa catalana sobre el 'caso Método 3'

Tertsch en Abc: "Ya ofrecen subvenciones para catalanizar lápidas". El carpetazo judicial de La Camarga solivianta a la prensa de Barcelona. En La Razón retratan a "los ponentes del odio a España".

9 min
Pablo Planas
Martes, 10.12.2013 09:02

La Audiencia de Barcelona ha archivado el caso Método 3, el del florero micrófono en La Camarga, la grabación de la conversación entre Alicia Sánchez-Camacho y Victoria Álvarez, ex novia de Jordi Pujol júnior. Un tres en uno, un entremés, un sainete. La prensa local se entretiene con el expediente y moraliza con la pose del aparecido fraile sin cabeza, que es como la autoestopista de la curva pero en versión andina y predicadora. El primer premio en los juegos florales contra Sánchez-Camacho se lo lleva El Punt Avui, que titula en su portada con un chiste visual: "Método (t)res", con la "t" tachada por una equis roja, en plan me parto y me mondo. "Método res" (aquí se balancean los dedos pulgar e índice), ya saben, res, nada en castellano. Juas, juas. Anda que no.

En Ara habrá quien se estire de los pelos. El diario de los mediáticos comparece en los quioscos con muy poco pulso, en comparación con su modesto rival, el veterano Avui. "Método 3: nunca se sabrá todo", titulan a lo grande y conspiranoico para hacerse acto seguido cuatro preguntas: quién encargó la grabación, quién puso en contacto a las comensales, qué papel jugaron José Zaragoza y el PSC y si el CNI presionó para que el asunto no salpicara al PP. ¿Eso es todo? Un abordaje con el cuchillo de untar mantequilla entre los dientes. Zumo de chichinabo. No se cuestionan, en cambio, si lo del método tiene que ver con lo del Cesicat, lo que también sale gratis. ¿Y lo sabía Mas? ¿Qué?

La Vanguardia y El Periódico se adentran en el mismo jardín minado y también desde portada, que no decaiga la golpiza. El diario de Godó retruena: "Carpetazo judicial a la grabación a la líder del PP" (el mismo título de la crónica de Abc, por cierto) y subtitula dos veces: "El juez archiva el caso porque Camacho ha perdonado a la agencia de detectives Método 3" y "El pacto impide saber quién ordenó espiar a la dirigente y a la ex pareja de un hijo de Pujol". Se abstienen de editorializar. La crónica es de Santiago Tarín, que apunta: "El caso generó una gran controversia política, destapó una supuesta red de espionaje a políticos de la mano de Método 3, y situó bajo los focos al socialista José Zaragoza, que llegó a dejar la ejecutiva del PSOE después de que se le apuntara como supuesto comprador de la grabación. También estaban pendientes las comparecencias en el Parlamento [autonómico] de Camacho, Zaragoza, el ex presidente [autonómico] José Montilla y el consejero Ramon Espadaler". Es una de las pocas pistas sobre CiU y su vinculación al asunto. ¿Qué hizo Manel Prats (director general de los Mossos) el día que se registró la sede de Método 3? ¿Qué relación tenía Xavier Martorell (el ex director general de Prisiones, ex concejal de CDC y ex director de seguridad del Barça) con Método 3? ¿Se espió también a Joana Ortega? ¿Quién maneja mi barca? Son otras preguntas.

En El Periódico la tipografía es menos contundente que el titular, si cabe. "Espionaje impune", braman, con un antetítulo aclaratorio no vaya a ser que alguien piense en el Cesicat de Mas y de Puig: "La justicia no aclarará las escuchas de La Camarga". La crónica es de Jesús G. Albalat, quien resalta: "La resolución señala, además, que la dirigente del PP y Álvarez han presentado recientemente sendos escritos en los que se ponía de manifiesto que el perdón del ofendido venía referido al propio hecho delictivo, sin mantener ninguna reserva respecto a 'determinados imputados presentes o futuros'. Por lo tanto, no se podrá saber nunca quién encargó el espionaje".

El celo interrogatorio de la prensa de Barcelona en su titular conjunto pasa por alto a los otros espías, los públicos, los del Cesicat, cuyas menciones son residuales. En una crónica en La Vanguardia de Josep Gisbert e Iñaki Ellakuria se puede leer algo en relación a que el PSC se plantea apoyar la comisión parlamentaria pedida por PP y Ciudadanos para que el Parlamento autonómico investigue el proyecto del "CNI catalán".

La carpeta Mossos/Mossad acumula material inflamable y es un filón de interrogantes mucho más escabrosos, sicalípticos y tomateros que los del Ara sobre La Camarga. El volumen del expediente es un mecanismo de relojería que la prensa del condado observa de lejos, como las revueltas en Tailandia.

Más preguntas. ¿Qué pasa con la PREGUNTA? Para captar la última hora hay que leer la prensa de Madrid, que es algo así como Radio Pirenaica, cuyo nombre oficial era "Radio España Independiente", en la que trabajó Jordi Solé Tura. En El País, Pere Navarro habla del hijo de Solé Tura, el documentalista Albert Solé, que se refirió a la Constitución como su hermana. Aboga Navarro por la vía propia en un artículo titulado: "Renovar el pacto constitucional". "El federalismo -escribe- nos ofrece pautas, tanto para resolver las actuales disfunciones del Estado de las Autonomías, como para reconocer, respetar e integrar las diversas aspiraciones nacionales que conviven en España".

En cuanto a la gran cuestión, que me pierdo, el diario de Prisa, alerta en portada: "ERC amenaza con dejar caer al Gobierno de Artur Mas". Y subtitula: "Esquerra anuncia movilizaciones si no se pregunta por la independencia". Es un texto por extenso de Maiol Roger en el que se toma el pulso al estado de ánimo de los dirigentes de ERC y se anuncia un gran acto republicano para el próximo sábado, la madre de todos los mítines más o menos, con Junqueras sin papeles, sin atril, sin límites, a saco paco.

La pregunta anima a Sostres a bajar a la arena del circo como gladiador de a pie, en clase periodista. Se obliga a una crónica informativa que Pedro J. emplaza en un córner de la portada. "La pregunta trampa: '¿Quiere que Cataluña sea Estado soberano?'" es el titular, que se complementa con el siguiente subtítulo: "Mas pacta con Unió e ICV evitar la palabra 'independencia' y Junqueras amenaza con una 'demostración de fuerza'". Aclarados los sutiles matices y ondulantes acentos de nuestro ser o no ser, la "demostración de fuerza" no es el acto de partido del sábado sino una movilización ciudadana de motín a bordo, una toma de las calles que obligue a Mas a inmolarse en unas autonómicas anticipadas de imprevisibles resultados y abiertas consecuencias.

Junqueras está impaciente, comienza a inflársele la vena fogonera. Ya se imagina liderando a los descamisados, antorcha en mano, Rambla paquí, Rambla pallá, camino del balcón de la Generalidad o de la fuente de Canaletas a fin de proclamar el Estado catalán. Eso o una huelga de una semana, ustedes eligen.

En La Razón y en el Abc les resultan más estimulantes los preparativos del congreso de historia "Espanya contra Catalunya". En el diario de Planeta, Marcos Pardeiro retrata a los historiadores participantes para concluir que todos están de una u otra forma a sueldo de la Generalidad y se prodigan por los medios propios en calidad de tertulianos, analistas o demiurgos de Mas. "Los ponentes del odio a España cobran de la órbita de Mas" titulan en portada.

En el Abc, Hermann Tertsch traza en su artículo una nueva frontera en el expediente X del Estado catalán, el de la "normalización" de los cementerios, y afirma: "Se trata de erradicar la verdad. Se hace en las escuelas al enseñar a los niños una historia inventada en la que España y lo español solo aparece como elemento foráneo y hostil. Se hace con la ocultación y el olvido de la cultura y el legado común. Se hace alterando el nombre de las cosas. Se cambia el nombre propio de la gente, de los lugares, de las tradiciones. Y se hará con la lápidas de los cementerios para que no quede rastro. Ya ofrecen subvenciones para catalanizar lápidas. Que nadie sepa que el abuelo era Ceferino y la abuela Macarena. Y escribían en la lengua común de España". ¿Lápidas catalanizadas? Se referirá a lo del Borne, la carcasa del mercado de verduras y hortalizas que la Generalidad presenta como la fosa común de los mártires del tricentenario.

Hay más noticias. Destaca la del secuestro del enviado especial de El Mundo en Siria. El periódico abre su edición con una constatación seca: "Javier Espinosa, secuestrado en Siria por afines a Al Qaeda". También está secuestrado el fotógrafo Ricardo García Vilanova. En lo que más se parece lo de Javier Espinosa, Marc Marginedas y Ricardo García Vilanova al periodismo es en que está mal pagado, sobre todo en la relación calidad/riesgo. Los tres periodistas, de El Mundo, El Periódico y freelance, no cubrían los preparativos del congreso "Espanya contra Catalunya" precisamente. Llevan varios meses en poder de los barbudos. Se sabía lo de Marginedas, a quien su diario recuerda de tanto en cuanto. Hoy ha trascendido lo de Espinosa y García Vilanova, secuestrados el pasado 16 de septiembre. El Mundo aduce que no se ha informado hasta ahora porque se mantenían "contactos indirectos".

La foto de la boina de contaminación sobre Barcelona es imagen de portada en La Vanguardia y en Ara. Es como el smog pero en color sáhara. Hay tanto polvo que no fluye el wi-fi. Esto, con la independencia, no pasaría. ¿O sí?

Comentar