Una red de servicios secretos para una hipotética Cataluña independiente

El Parlamento autonómico aprobó ayer resucitar la polémica web de delaciones que, durante el mandato de Felip Puig al frente de la Consejería de Interior, se perfiló como el instrumento con el que los Mossos d'Esquadra pretendían que la ciudadanía denunciara a presuntos vándalos durante "acontecimientos de masas". Puig, que pasó a dirigir la Consejería de Empresa y Empleo, da por supuesto ahora que un hipotético Estado catalán independiente debería contar con un "servicio de inteligencia internacional", pese a haber negado reiteradamente que la Generalidad trabaje en la creación de una "agencia nacional de seguridad" propia.

4 min
Detalle del informe del Cesicat en el que se señala el contacto con los servicios secretos de Israel
Redacción
Jueves, 19.12.2013 10:51

"El Gobierno [autonómico] utilizará, cuando sea necesario, la página web para la identificación de las personas que presuntamente han ejercido violencia urbana y han participado en desórdenes públicos". Con este redactado, sugerido por el PP catalán y suscrito por CiU y Ciudadanos, la Generalidad reactiva la polémica web de delaciones a la que, en rigor, los Mossos d'Esquadra no habían renunciado.

El informe de conclusiones emanado este miércoles de la Comisión de Estudio de los Modelos de Seguridad y Orden Público y del Uso de Material Antidisturbios en los Acontecimientos de Masas incorporaba este acuerdo, sin duda más controvertido que el hecho de la retirada de los proyectiles de goma -si bien sin que hasta ahora se haya definido una alternativa concreta- que habrían provocado la pérdida de un ojo a Ester Quintana.

La policía autonómica, bajo el mandato del entonces consejero de Interior Felip Puig (CiU), puso un marcha esta medida inaudita en el resto de España y que pretendía identificar y hacer partícipe a la ciudadanía de la delación de presuntos vándalos durante la jornada de huelga general del 29 de mayo de 2012. Las críticas paralizaron este cuestionado instrumento, pero los Mossos lo mantuvieron a la espera de que se produjeran nuevos disturbios.

Ahora el Parlamento autonómico, así como la fiscalía -que en su momento descartó que la web vulnerara "derechos fundamentales"- han avalado la página y su uso por parte de la policía autonómica. Desde su puesta en marcha se difundieron 231 fotografías y tres vídeos de un total de 68 supuestos radicales, entre ellos un menor de edad, cuya exposición pública a través de la web -clasificada en un apartado eufemísticamente denominado "colaboración ciudadana"- provocó un notable rechazo.

A la sazón, entre los acuerdos alcanzados ayer por los grupos parlamentarios de Cataluña se cuenta la promulgación de una ley que obligue a los medios de comunicación a ocultar en sus informaciones los rostros de los policías. "El Gobierno [autonómico] debe impulsar las reformas legales necesarias para que se difuminen los rostros de los agentes [...] cuando la identificación del agente no tenga relevancia para la información", reza el acuerdo.

"Acabaremos teniendo un servicio de inteligencia internacional"

Puig, quien ocupara la Consejería de Interior en 2012, ejerce ahora como consejero de Empresa y Empleo, desde donde estaría gestionando las polémicas actuaciones del Cesicat, ente que está siendo cuestionado, entre otras cosas, por haber "monitorizado" presuntamente la actividad de algunos ciudadanos a través de internet. Puig, que ya negó que la Generalidad estuviera tratando de crear un "CNI catalán" a escondidas, ha declarado este miércoles en una entrevista para El món a Rac1, que "es evidente que si tenemos que tener embajadores, acabaremos teniendo un servicio de inteligencia internacional".

El consejero convergente tiene muy claro que una hipotética Cataluña independiente habría de tener su propio "servicio de inteligencia". Con todo, asegura que el Cesicat "se mueve en el terreno de la legalidad, incluidos los ficheros protegidos, que cumplen la ley de protección de datos". Mientras la -improbable- hipótesis de un Estado catalán independiente no se confirma, la red de servicios de Puig está supuestamente paralizada: "Ahora no lo hacemos porque no toca, no tenemos los recursos, no sería legal y no es el momento", ha confesado el consejero.

"Garantizo que el Cesicat no ha espiado a nadie", ha vuelto insistir hoy. Y sin embargo, según recoge El Mundo en la edición de este jueves, una serie de correos electrónicos difundidos por un ex colaborador del Cesicat vinculan a la Comisaría General de Información de los Mossos d'Esquadra con el Cesicat, Manel Prat mediante, quien habría trasladado a la Generalidad una lista elaborada por la policía autonómica de activistas y periodistas de medios alternativos "muy activos" en protestas sociales.

Comentar