Zapatero: "El derecho a decidir es antinatura. No está en ninguna Constitución"

Quien promoviera el máximo despliegue del Estatuto de Autonomía de Cataluña anuncia ahora que el referéndum independentista no cabe en la Constitución, y que todo lo que esta Comunidad y el conjunto de España ganaron desde la promulgación de la Carta Magna podrían perderlo si se produce una ruptura. A pesar de ello, Zapatero insiste en que el Estatuto de 2006 sigue siendo el marco de referencia para salvar la distancia y recuperar el entendimiento, y en consecuencia insta a una reforma del Tribunal Constitucional, a quien señala como el responsable de una "anomalía" causante del actual desencuentro.

4 min
El ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, en 'Els matins' de TV3
Redacción
Miércoles, 11.12.2013 10:34

El ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero es protagonista este miércoles en las portadas de varios medios de comunicación en Cataluña con un mensaje y una contundencia inusuales: "El derecho a decidir es antinatura. No está en ninguna Constitución". El ex líder socialista vuelve a mostrar su simpatía hacia esta Comunidad y hacia sus demandas, pero observa que "estamos hablando de la España democrática" y que lo que se ha recuperado desde la Transición "lo perderíamos juntos" si se produjese una ruptura.

Con meridiana claridad se ha expresado quien ocupara la Moncloa en las dos legislaturas precedentes y fuera el principal aval del Estatuto de Autonomía de Cataluña de 2006. "Intenté siempre tener un vínculo muy trabado y muy importante con Cataluña", ha explicado en una entrevista para Els matins de TV3. "Tengo mucha afición a Barcelona y a Cataluña en general. Me gusta esta sociedad", ha añadido.

Sin embargo, Zapatero ha lamentado los estereotipos forjados contra el resto de España y de españoles: "No me gusta que piensen que los españoles, así como se dice muchas veces en general, o España, ven con distancia a Cataluña. A mí que no me metan en el mismo saco, por favor. Ni a mí ni a millones de españoles". "Estamos hablando de la España democrática", ha argumentado, "para mí no es entendible la España democrática sin una Cataluña democrática". "Lo que hemos recuperado", ha proseguido, "lo hemos recuperado juntos. Y lo perderíamos juntos. Nos necesitamos".

"No tengo ninguna duda, y lo digo con toda claridad, que Cataluña es respetada y considerada en el mundo; pero lo es en el proyecto común". Con estas palabras Zapatero procuraba poner negro sobre blanco cuál es su posición en el debate independentista. Y así, esta vez en La Vanguardia, razonaba que el Estatuto, pactado entre él y Artur Mas, y que "fue votado por el 78% de los votos a favor", sigue siendo el referente "y debemos volver a él".

"Una consulta no cabe en la Constitución"

Zapatero sí es partidario de reformar el Tribunal Constitucional, organismo al que señala como responsable de una "anomalía" por haber "anulado" el Estatuto. "Cataluña necesita una explicación después de la sentencia del Estatuto", ha declarado. Con todo, el ex presidente es consciente de que "el Estado nace para la estabilidad y mantener la unidad de un orden político". Por eso aboga por una "reforma constitucional" que "es más importante que el derecho a decidir".

De hecho, Zapatero señala que "el derecho a decidir es antinatura. No está en ninguna Constitución. [...] El problema no es hacer preguntas y sumar votos, porque eso es cambiante; hay que hacer un pacto de reconfianza entre Cataluña y España". "La solución", según el ex mandatario socialista, "pasa por el reconocimiento de la singularidad de Cataluña en la Constitución".

¿Cómo lograr este controvertido objetivo? Zapatero, desde las páginas de El Periódico, insiste en el diálogo: "Si fuera presidente, cogería la sentencia del Estatuto y convocaría a los partidos catalanes para buscar una salida. Negociaría un mayor autogobierno, también en cuestiones simbólicas e identitarios, y más inversiones". Pero al mismo tiempo recalca que "una consulta soberanista en Cataluña sencillamente no puede hacerse, porque no lo permiten las leyes".

Como hiciera este martes la portavoz del PSOE, Soraya Rodríguez, el ex presidente sentencia que "partimos de la base de que una consulta no cabe en la Constitución". "La democracia tiene dos principios que no pueden superponerse", razona Zapatero, "la voluntad de los ciudadanos y el respeto a las reglas del juego. Si desbordamos uno de los dos principios, por mucha razón que se tenga, se abre la puerta a cualquier otra cosa".

 

Comentar