"Si usted es un matón, una prostituta o un delincuente en un programa de TV3 en catalán, es probable que hable en español"

The Wall Street Journal advierte del "sesgo" nacionalista de TV3, de la que destaca su "resuelta inclinación a favor de la independencia". A pesar del elevado coste para los contribuyentes, el diario estadounidense considera que su cierre "sería impensable" porque "es parte de lo que el Gobierno regional llama construcción nacional".

3 min
Artículo de 'The Wall Street Journal' sobre el sesgo nacionalista de TV3
Redacción
Viernes, 3.01.2014 15:37

Un artículo publicado este miércoles en The Wall Street Journal (TWSJ) destaca el "excesivo sesgo" nacionalista de TV3 y su actuación "abierta como una voz política más", algo que, según el diario estadounidense, "ejemplifica cómo los gobiernos regionales de uno de los países más descentralizados de Europa promueven sus puntos de vista e identidades regionales".

"Si usted es un matón, una prostituta o un delincuente en un programa de TV3 en catalán, es probable que hable en español. Y si usted es un espectador, los más probable es que haya notado la resuelta inclinación de la cadena a favor de la independencia de Cataluña de España", concluye el texto firmado por David Román.

El artículo recoge las opiniones de defensores y detractores de la línea editorial de la televisión de la Generalidad. Entre los primeros, Nuria Amat, presidenta del comité de empresa de TV3, quien argumenta que "es la televisión pública y nacional de Cataluña". Otros empleados destacan que hay un comité que vela por su "independencia editorial".

"A veces, TV3 es peor que lo era la televisión soviética"

Los críticos aseguran que "los nacionalistas catalanes han sido promovidos a los puestos de alto nivel, lo que hace innecesaria la interferencia del Gobierno" autonómico. Incluso "algunos empleados admiten que en ocasiones la programación pro independencia ha sido excesiva", añade.

Entre estos ejemplos recoge el seguimiento de la movilización independentista de la pasada Diada -incluyendo entrevistas a menores profiriendo consignas independentistas-; la posterior emisión de una "biografía laudatoria" de Èric Bertran, "quien con 14 años amenazó con destrozar centros comerciales" si no rotulaban en catalán; o el documental "Hola, Europa", en el que "31 destacados catalanes expresaban su apoyo a la independencia, pero ni un solo crítico a la independencia aparecía".

"A veces, TV3 es peor que lo era la televisión soviética. Yo veo Cubavisión, y no es peor que TV3", señala el ex director de TV3 y colaborador de CRÓNICA GLOBAL Alfons Quintà. Mientras que el blogger José María Guardia recuerda que el único hablante de español en la primera telenovela de TV3, producida hace más de 20 años, era un sirviente con poca educación.

"Personajes de clase baja representan hoy en día a la mayoría de los que hablan en español en los programas producidos por TV3", subraya el artículo

TV3 "es parte de lo que el Gobierno regional llama construcción nacional"

TWSJ destaca que, aunque TV3 surgió para "promover el catalán" tras la dictadura franquista, pero, como la mayoría de las televisiones autonómicas -que se mantienen con "el dinero de los contribuyentes"-, se utiliza para "airear opiniones políticas de apoyo al partido en el poder a nivel local".

También recuerda que  en noviembre pasado el Gobierno autonómico de la Comunidad Valenciana cerró su televisión porque "prefería mantener abiertas escuelas y hospitales". En cambio, añade, "el cierre de TV3 sería impensable", a pesar de que este año costará 225 millones de euros a los catalanes y de que "ha sido protegida de los grandes recortes presupuestarios", porque "es parte de lo que el Gobierno regional llama construcción nacional".

Comentar