CDC asegura que Oriol Pujol nunca recibió "contraprestaciones" a cambio de votos

La formación nacionalista sale en defensa de su ex número dos, después de que la Fiscalía Anticorrupción haya pedido su imputación por un delito de cohecho. Presuntamente, el empresario Ricard Puignou habría solicitado a Pujol el voto favorable para sus intereses en la tramitación de la autonómica Ley de Seguridad Industrial, en 2008, a cambio de lo cuál el político, supuestamente, le habría pedido 30.000 euros.

2 min
Redacción
Lunes, 13.01.2014 20:25

Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) se ha apresusado a salir en defensa de la "absoluta inocencia" del ex secretario general del partido Oriol Pujol después de que este lunes la Fiscalía Anticorrupción haya pedido su imputación por presuntamente haber incurrido en un delito de cohecho.

En un comunicado, CDC asegura que Pujol Ferrusola "nunca solicitó y, mucho menos percibió, ninguna contraprestación -económica o no económica- a cambio de una votación en el Parlamento [autonómico] durante la tramitación de la Ley de Seguridad Industrial del año 2008", tal y como apunta la fiscalía.

"Recordamos que la Ley de Seguridad Industrial se aprobó en el año 2008, durante el mandato del Gobierno de coalición de PSC, ERC e ICV. Aquella legislatura, CiU estaba en la oposición y, por tanto, el voto de sus diputados [autonómicos] no era necesario para sacar adelante esta ley", añaden.

CDC también reitera que tanto el partido como el implicado "se ponen, una vez más, a disposición de la justicia para aclarar cualquier información".

A cambio de 30.000 euros

La petición de imputación de Pujol Ferrusola se deriva de que, en el transcurso de la investigación del caso de las ITV, se habría descubierto que, supuestamente, el empresario Ricard Puignou habría solicitado a Pujol el voto favorable para sus intereses en la tramitación de la autonómica Ley de Seguridad Industrial, en 2008, a cambio de lo cuál el ex número dos de CDC presuntamente le habría pedido 30.000 euros.

Desde marzo de 2013, el hijo del ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol está imputado por tráfico de influencias por, supuestamente, amañar el mapa de adjudicaciones de ITV en Cataluña, lo que le obligó a delegar las atribuciones de secretario general de CDC y de presidente de CiU en el Parlamento autonómico, aunque mantiene el escaño.