Revista de prensa

El efecto Montoro: Volem bisbes catalans

Los empresarios de Fonteta copan las portadas. Exigen las balanzas fiscales que probarían el expolio español. En Madrid, el plantón de Aznar a Rajoy agita (más) la crisis del PP.

9 min
Pablo Planas
Miércoles, 29.01.2014 09:13

Los efectos de la convención del PP en Barcelona del pasado fin de semana persisten en las portadas de la prensa editada en Barcelona, que se cuelga del anuncio del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de cancelar la publicación de las balanzas fiscales para redoblar la tesis del expolio. La agitación empresarial catalana es la percha de los diarios para ratificar sus sospechas y amplificar la voz de los vips de Fonteta y del consejero Francesc Homs. El anfitrión del Ampurdán, Luis Conde, ha sentado cátedra en TV3 y entre la fractura social que se avecina y la cuestión del cálculo de las balanzas fiscales, los medios arriman el ascua a su sardina, con lo que el emblema de la "sociedad civil", la de los Círculos, se torna el paladín de la última reivindicación catalana: "Volem balances fiscals", un verso que tiene las misma "coro-grafía" que el "volem bisbes catalans".

Por resumir. Ara: "Los empresarios reclaman las balanzas fiscales". El Punt Avui: "Sin vergüenza", al lado de una foto de Montoro. El Periódico: "El 'equipo Montoro' admite el déficit fiscal catalán", con una entrevista a Ángel de la Fuente, al que identifican como "el principal sabio" de Montoro, en la que dice que los extremeños reciben un 15%. Un puntazo, sobre todo para Mas. Aquello de montar un circo...

La Vanguardia, como su propio nombre indica, marcaba el paso de todos los periódicos editados en Barcelona, como con José Antich, con un editorial, ayer, sobre la cuestión, por lo que hoy nos ameniza la jornada con el anuncio de otro "desembarco": "El PSOE también lanza su ofensiva en Cataluña". Es una pieza de Juan Carlos Merino que arranca así: "'Hay que ir', asegura Alfredo Pérez Rubalcaba. 'Hay que ir... a Cataluña'. Así se lo pidió a los líderes territoriales del PSOE y al resto de los miembros del comité federal..." Exacto. Si hay que ir, se va, pero ir para nada es tontería, le debieron de contestar más de un líder y más de un miembro, sobre todo a la vista de la última incursión popular. Entre desembarcos, efectos retardados, ofensivas, bombardeos y campañas se impone la lectura de Clausewitz para escribir de política con propiedad.

Pero que La Vanguardia se desmarque en portada no significa que se disperse, puesto que abre la sección de Política a cuenta de la última aportación al debate procesal del ministro de las gafas verdes (un claro síntoma de que le importa menos que cero lo que diga nadie). "Montoro frena las balanzas fiscales para evitar un 'mal uso' soberanista". Es una información firmada por Luis Izquierdo en Madrid y Josep Gisbert en Barcelona en la que se subraya que hasta "Foment del Treball" exige que se mantenga el cálculo tradicional de las balanzas.

Total, que las huestes del PP parachutadas a Barcelona a fin y efecto de desactivar el artefecto retórico del "Espanya ens roba" han provocado un boquete del mil pares en el plan Rajoy, tal que un desembarco en Mogadiscio, la del "Black Hawk derribado". Y como se conoce que rectificar ya no es de sabios sino de cobardes, ahí estaba el mismo Montoro en Radio Nacional para acabarlo de arreglar con unas "declas" en plan: sí claro, las balanzas fiscales les voy a dar, para que las lean al revés y digan que se quieren independizar. Un golazo del ministro, en propia puerta.

Círculo. Superficie plana limitada por una circunferencia. En Barrio Sésamo se explicaba como adentro y afuera, del círculo. Los círculos catalanes provienen del "circle" inglés, que es encerrar algo en un círculo. Que el PP está bien conectado con determinados círculos es una evidencia, como lo es también que el cultivo de los círculos no garantiza una floración homogénea. Después de las no-fotos de Fonteta, algunos diarios recogen la foto del cazatalentos de Esperanza Aguirre, o sea Luis Conde, y de Albert Rivera, el líder de Ciudadanos. También sale Borja García Nieto, el presidente del Círculo Ecuestre, que el mismo sábado estuvo en la convención del PP poniendo (de ponente) sobre las ventajas económicas de la unidad. Rivera era el invitado de la última conferencia en el chaletito con duchas de Balmes con Diagonal. En La Vanguardia, la crónica es de Silvia Hinojosa, bajo el titular: "Ciudadanos da la bienvenida a Vox y no descarta acuerdos". La periodista recuerda que Rivera no es primerizo en el Ecuestre, sino que la de ayer era ya su tercera intervención en tan exclusivo club (pronúnciese clap). "En el coloquio -escribe Hinojosa- fue aplaudido y jaleado por algunos de los presentes al sostener que la consulta es ilegal porque 'el Parlament es autonómico y no soberano'. También reclamó al ministro de Hacienda que publique las balanzas fiscales antiguas, las comerciales y las sociales (paro y pensiones), además de las cuentas públicas regionalizadas para combatir el argumento de 'España nos roba' de los nacionalistas".

En la prensa de Madrid, las balanzas fiscales son un excursus en el carajal interno del PP, que a la baja de Vidal-Quadras y la renuncia de Mayor Oreja suma ahora el plantón de Aznar a la megaconvención (otra sí) del partido en Valladolid. La portada de La Razón no deja lugar a dudas sobre la entidad del momento y el grosor de las desavenencias, toda una confirmación de que el infierno está empedrado de buenas intenciones. "Rajoy descarta escisiones en el PP ante la Convención en la que ha contado con Mayor", titula el diario de Planeta. ¿Escisiones? Eso es un subtítulo de El País en páginas interiores. En El Mundo no es escisión sino fractura. "Se acentúa la quiebra entre el PP de Rajoy y el de Aznar" es el título de portada. "Las salidas, los desplantes y las renuncias se precipitan y destapan una herida que supura", escribe Carmen Remírez de Ganuza.

En el Abc se centran en el varapalo judicial a la Comunidad de Madrid en torno a la privatización de seis hospitales. Nada que no haya pasado en Cataluña, lo de la privatización, pero que en la región de la capital ha quedado en agua de borrajas. Ni Aznar ni Rajoy están en la portada, pero Ignacio Camacho recoge el guante de la actualidad y aborda el espinoso expediente por las bravas:

"Para salir de las cuerdas del ring en que lo han encerrado el descontento de la derecha y el acoso de la izquierda, el Gobierno necesita dos cosas: un éxito rápido… y saberlo vender. Le costará menos lo primero que lo segundo porque tiene una incapacidad patética para sostener su propio protagonismo. (...) En la puerta del PP se está formando una cola de descontentos impacientes por repartir bofetadas y no pasa día sin que se apunte a ella algún crítico nuevo; la última ha sido María San Gil golpeando con el garrote moral del desamparo vasco. Aznar, que por ser quien es prefiere dar guantazos sin manos, ha enviado el desdeñoso recado de su ausencia: tiene mejores cosas que hacer en vez de acudir al cónclave marianista. A punto de descorrerse el telón de la primera función electoral los barones autonómicos se rebelan contra la ley del aborto, el bastión de Madrid se desangra en fracasos, en Andalucía está vacante el liderazgo y la organización vasca anda enredada en trifulcas ¡con las víctimas del terrorismo!".

Pues tampoco es para tanto, debe pensar alguno. No sale lo de Cataluña. "Rajoy, como de costumbre, calla, resiste y espera; entiende la política como un ejercicio estoico. Confía en ganar las elecciones europeas e invita a su gente a atisbar la esperanza entre las espesas volutas de humo", va terminando el artículo de Camacho.

Y ahora, las noticias, eso que dicen que no sólo interesa sino que además importa a la gente. El Banco de España acaba de publicar los datos sobre desahucios en España relativos al primer semestre del año pasado. 35.098 familias se quedaron sin casa entre enero y junio de 2013. Treintaycinco mil noventayocho. De ese número, que son muchos miles de dramas, 11.348 expedientes se resolvieron por la vía de la dación en pago, menos de la mitad. Es la lotería del estafado, al que echan de su casa pero no ha de seguir pagándola. Otra estadística, menos fiable por su procedencia, una web cuyo nombre, kelisto, ya tira para atrás, afirma que 581.441 familias deben más al banco de hipoteca que el valor real de sus casas. No escribiremos el número porque se antoja bajo, dado el desplome del mercado inmobiliario. Se las llama "hipotecas burbuja". Todo tiene nombre y todo pasa: ¿Las preferentes dice usted? Ya no se lleva, ahora es tendencia el tocomocho hipotecario. ¿Y la política? Ni está ni se la espera. Está en el Círculo Ecuestre.

Los príncipes bien, gracias. Salen juntos, en la portada El Mundo. Estaban en Tenerife, plantando palmeras sobre un vertedero, explica Ana Romero. Luego se fueron a Las Palmas. "El final, sin embargo, fue desagradable -escribe Romero-, con abucheos e insultos a la pareja". Les llamaron "miserables" y "corruptos", en un barrio marinero llamado La Isleta.