¿Cuántos muertos costará la broma?

Homs: "Habrá proceso por el derecho a decidir hasta el año 2016"

Las campanas han de doblar, porque, por una vez, Homs ha dicho una verdad. La obsesión de la consulta durará hasta 2016, o más. Las campanas también tocarán más a muertos, como muestran datos oficiales de la propia Generalidad.

8 min
El consejero de la Presidencia, Francesc Homs, en rueda de prensa
Alfons Quintà
Sábado, 18.01.2014 03:15

El consejero y portavoz de la Generalidad, Francesc Homs, manifestó a un grupo de periodistas, inquietos por la parálisis de la Generalidad, que "el proceso político por el derecho a decidir durará todo 2014, todo 2015 y 2016", insinuando, además, que todavía podría ser más largo, según me han informado algunos de ellos.

Los agotados periodistas, hartos de que Homs sólo les adoctrine, sin informar nada de un ejecutivo paralizado, quedaron bien servidos. Uno de los que han informado me ha dicho: "La comparecencia de Homs, cada martes, se ha convertido en una payasada. Estamos muy hartos. Homs nos toma por tontos o por niños de párvulos".

Tapar los problemas reales

La admisión de que, en los tres próximos años (por lo tanto, toda le legislatura, o más) CDC no quiere hacer nada para encarar los problemas reales no es una novedad, al ser constatable. La noticia es reconocerlo. Mas y su desaparecido gobierno ni siquiera hablan de economía o de paro, o de sanidad o de enseñanza, ni de nada. Cuando lo efectúan, sus brazos armados en la lucha para imponer la mentira (TV3 y compañía) tampoco van más allá de la retórica superficial y ramplona.

Como consecuencia del desastre asumido por la Generalidad, en 2012 hubo un 5,3 por ciento de incremento de la mortalidad en Cataluña, según datos de la propia Generalidad. Una encuesta sólo entre miembros del Sindicat de Metges de Catalunya expuso que un 78 por ciento de los facultativos creen que el aumento es debido a los recortes sanitarios. ¿Qué puede pasar si la situación creada por Mas, Mas-Colell y Boi Ruiz perdura (o empeora, por su propia inercia) hasta el 2016?

No gestionar nada

La sorpresiva confesión de Homs acredita que todo esto de la consulta es un pozo sin fondo para ir tirando, así como una excusa para no gestionar nada, empeorándolo todo. Si el conjunto de los consejeros se quedara toda la semana en su casa, no pasaría nada. O quizás todo iría mejor.

A pesar de esta evidencia, la táctica del día de CDC consiste en querer hacer creer que Mas vuelve asumir la figura de líder máximo, ubicado entre la épica y la lírica y siempre alejado de las políticas realistas y concretas. Hace frases pero no resuelven nada. Con afirmaciones primitivas, se abstrae, para ir hacia la obsesión de turno, como el personaje del jardinero mentalmente limitado que interpretó Peter Sellers en el gran film "Desde el jardín", en inglés "Being There".

Mas, gran inútil como gestor, y no sólo

Dado que, en psicología social, la figura del líder tiende a dividirse en dos -uno supremo, paternal y distante, y otro severo y próximo- Mas tendrá que tener cuidado porque puede acabar promocionando a Junqueras. Tiene la suerte de que Junqueras tampoco puede pasar por un gestor, ni por nada de importante.

"En encuestas internas que he visto -me dice un dirigente de CDC- la figura de Mas como gestor está muerta y enterrada. No podía ser de otra forma. Lo agrava la inexistencia de cualquier posible sucesor, dentro de CDC. Por lo tanto, Mas tampoco puede aspirar a contar con la ayuda de otro convergente que asuma un papel complementario. Empieza a ser demasiado visible que la política de Mas es no hacer nada, sino sólo ir mareando la perdiz, sin avanzar hacia ninguna parte. Muchos lo habíamos constatado hace tiempo. Ahora incluso Homs lo admite, como si él no tuviera ninguna responsabilidad".

El ir retrasando como método

El jueves, en el Parlamento autonómico, Mas estuvo como ensimismado. Tenía un papel difícil. Quería aparecer como un gran dirigente que protagonizaba un momento histórico. Pero a la vez era evidente lo que estaba efectuando, con gran satisfacción de todos los diputados autonómicos de su partido. Consistía en empequeñecer todavía más el campo catalanista al hacer lógicamente imposible que el PSC le siguiera por un camino que todo el mundo sabe que no llevará a ninguna parte.

Una fuente de UDC me dice: "Mas no pudo esconder su tristeza. Ya hace tiempo que tiene actitudes de ciclotímico. El jueves le tocó estar triste. La gran convocatoria de independentistas ante el Parlamento [autonómico] reunió sólo a algunas docenas de personas".

Una empresa fallida

La fuente añade: "Todo esto se estancará pronto. Entonces será el momento clave. Habrá un enfrentamiento público entre Mas y Junqueras porque este último querrá una declaración unilateral de independencia. La débil cuerda que une -cada día menos- a CDC con un electorado ya estremecido se romperá. ¿Que hará entonces Mas? Tiene un partido donde no hay ningún debate interno, mientras está propiciando una política de tierra quemada, en todas direcciones. Acabará llegando un momento en que las contradicciones le ahogarán. Todo ello empieza a ser una empresa en quiebra situada en una sociedad harta de retóricas vacías. Quiere soluciones concretas pero nadie se las puede aportar porque estamos inmersos en retóricas sin pies ni cabeza, con ninguna búsqueda de un marco realista".

Le expongo a mi fuente la afirmación de Homs con la cual, horas después, decidí comenzar este artículo. A continuación me dijo: "De manera menos directa y brutal la he oído infinidad de veces a dirigentes de CDC. Toda su política consiste en usar la consulta como mito para esconder que el Gobierno de la Generalidad no hace nada, ni quiere hacer nada. La ciudadanía ya empieza a verlo, cosa que electoralmente puede ser fatal. Es una de las grandes razones por las que Junqueras tiene miedo a entrar al Gobierno".

Mas, necesitando una coalición con ERC

La misma fuente me dice: "Mas está desesperado para poder constituir una coalición electoral con ERC para las europeas. Si es así, nosotros (UDC) iremos por nuestra cuenta. Mas teme que si CDC no va en coalición con ERC puede volver a recibir otra colleja electoral y esto no lo puede admitir. Hoy Mas es un hombre psicológicamente destrozado. Cada día que pase lo estará más. En principio no quiere que Tremosa repita como eurodiputado porque ha sido un desastre. Un artículo suyo, en la revista de Jordi Pujol, augurando que Kosovo estaba a punto de entrar en la Unión Europea (UE) daba risa. Tremosa está en el centro de una visión según la cual la UE se muere de ganas de admitir Cataluña. Esto ya no se lo puede creer nadie".

La fuente de UDC y yo coincidimos en que ERC ha conseguido radicalizar a CDC de forma que esta ya haya asumido todos los radicalismos de ERC.

Propaganda centrada en Mas

"Ahora Mas cree -me dice la fuente- que superará a Junqueras gracias a una política de propaganda intensiva respecto a su propia persona. Muchos creemos lo contrario: que una política que pretende hacer pasar a Mas por un gran dirigente precisamente hará caer todavía más a CDC. Por eso UDC quiere quedarse muy lejos. Creemos que CDC y, por supuesto CiU, sólo pueden ser salvables con un gran cambio de rumbo, no con filigranas respecto a la imagen de Mas. Pero, esto, este no lo quiere oír. En realidad, Mas es un prepotente, convencido de que él es mejor que su partido, que la federación (CiU) y que la Generalidad. Todo ello es una suma de ingredientes letales que dan miedo. Pronto todo el mundo lo verá. Para nosotros empieza a ser prioritario estar lejos y muy desmarcados cuando haya los inevitables 'choques de trenes'. Lo digo en plural porque habrá diversos. Mas y Homs quieren lo que en Italia se llamó 'strategia della tensione' (1969-1980), pero sin muertos. Ahora bien, los conflictos generalizados son incontrolables, sobre todo cuando ocupan lugares importantes personajes que, como Mas y Homs, nunca han demostrado ser briosos ni capaces de acomodaciones. Pujol hace tiempo que hubiera hecho un recuento de las fuerzas reales y hubiera bajado velas, mientras que de Josep Tarradellas, que vivió la locura del 'seis de octubre' (de 1934) ni hay que decirlo."

Comentar