Puede hacerlo por escrito

La Audiencia Nacional cita a Mas a declarar como testigo por el asedio al Parlamento autonómico

Por los hechos del 15 de junio de 2011, cuando manifestantes indignados rodearon la Cámara autonómica. De Gispert y otros diputados, también citados. Hay 20 acusados que se enfrentan a cinco años y medio de prisión.

2 min
El presidente de la Generalidad, Artur Mas
Redacción
Viernes, 24.01.2014 18:55

La Audiencia Nacional ha citado a declarar al presidente de la Generalidad, Artur Mas, en el juicio contra 20 activistas del movimiento de los indignados que participaron en el asedio al Parlamento autonómico el 15 de junio de 2011. También han sido citados a declarar como testigos la presidenta de la Cámara, Núria de Gispert, y varios diputados y agentes de los Mossos d'Esquadra.

En un acto judicial de este viernes, la Audiencia cita a declarar a Mas los días 2 o 3 de abril, y pregunta "la forma y el lugar" en que dará su testimonio el presidente autonómico. Según el artículo 412.2 de la Ley de enjuiciamiento criminal, los presidentes de las Comunidades Autónomas pueden elegir declarar por escrito cuando son citados a declarar como testigos por un juez, y no están obligados a acudir a los juzgados. Mas también podría elegir declarar desde su despacho oficial.

El acto también indica que el Parlamento autonómico tiene que designar día y hora para que presten su declaración el resto de diputados autonómicos citados a declarar. De Gispert podría elegir declarar desde su despacho, pero no así los otros diputados.

El fiscal pide cinco años y medio

La fiscalía pidió en su momento la comparecencia de los entonces diputados -algunos de ellos ya no lo son- Antoni Fernández, Montserrat Tura, Joan Boada, Gerard Maria Figueras, Josep Maria Llop, Jordi Turull, Alfons López Tena, Ernest Maragall, Ana Isabel Marcos, Salvador Milà y Santi Vila.

En el juicio, que tendrá lugar a partir del 31 de marzo, están acusados 20 manifestantes, por delitos contra las instituciones del Estado y contra la autoridad. Los acusados se enfrentan a una pena de cinco años y medio de cárcel y una multa de 7.500 euros, que es lo que pide la Fiscalía.

Según el escrito de acusación, los 20 imputados tuvieron "comportamientos y actitudes violentas e intimidatorias", con el objetivo de "impedir la asistencia de los diputados" al pleno del Parlamento autonómico de aquel día, que debatía los presupuestos de 2012. A aquel pleno asistieron sólo 70 de los 135 diputados. Tanto Mas como de Gispert, así como otros parlamentarios, llegaron al edificio del Parlamento autonómico en helicóptero.