La banca internacional advierte de que la tensión por el independentismo puede frenar la recuperación económica de España

El plan de Mas, aunque irrealizable, puede socavar la confianza de los mercados y lastrar el crecimiento económico que apuntan la mayoría de los indicadores. Los analistas extranjeros apuntan que la situación más crítica se producirá en la segunda mitad de este año, pero creen que la crispación puede dilatarse en el tiempo.

3 min
Sede de JP Morgan en Nueva York
Redacción
Viernes, 10.01.2014 17:01

El proyecto independentista promovido por el presidente de la Generalidad, Artur Mas, puede frenar la recuperación económica de España -y, por tanto, de Cataluña- que, según apuntan la mayor parte de los indicadores, podría consolidarse este 2014.

Así lo creen algunas de las principales entidades de inversiones a nivel mundial, tal y como recoge este viernes El Confidencial, que consideran que el riesgo de centrifugación territorial en España alcanza niveles del 49%, y que comparan el problema del secesionismo catalán con la hipotética independencia de Escocia o con una eventual salida de la Unión Europea por parte del Reino Unido.

Aunque la banca de negocios se muestra escéptica con que la ruptura pueda llegarse a producir, advierte de que la tensión secesionista reduce la confianza de los mercados, lo que es imprescidible para consolidar el crecimiento económico.

La situación más crítica, en la segunda mitad del año

Algunas entidades, como JP Morgan, apuntan que la situación más crítica se producirá en la segunda mitad de este año, coincidiendo con la fecha anunciada para el referéndum independentista -de improbable celebración- y con la "emotiva ocasión" de la Diada.

Un informe de esta entidad alerta de que España corre el peligro de distraer la atención sobre la agenda reformista implementada por el Gobierno Rajoy, un riesgo que considera que se mantendrá tras las elecciones generales de 2015, ya que no cree que para entonces el problema independentista haya podido apaciguarse con algún tipo de acuerdo.

De hecho, JP Morgan augura que, tras la prohibición de la consulta, habrá unas elecciones plebiscitarias en Cataluña, lo que podría dar la victoria a ERC. Frente a eso, la estrategia de Rajoy pasa por mantener una posición de firmeza a la espera de que se reduzcan las "presiones de los irredentos" y que "el paso del tiempo permita cicatrizar las heridas".

El banco inversor internacional advierte de que el discurso de rechazo a la solidaridad interterritorial dentro de España que plantea el independentismo catalán podría provocar un efecto similar a nivel europeo.

El Gobierno quita hierro al asunto

Hace unos días, el corresponsal de The Wall Street Journal en España señaló que los principales agentes de bolsa de EEUU están alertando de que el secesionismo catalán "puede crear preocupaciones en el mercado" durante la segunda mitad de 2014.

Poco después, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, aseguró que "en este momento, no existe ningún tipo de inversor racional que considere que puede haber un proceso secesionista en Cataluña". Y descartó que el referéndum planeado por Mas vaya a afectar a la recuperación económica porque es un escenario "irrealizable e inviable".

Comentar