Primarias made in PSC

5 min
Sábado, 11.01.2014 04:56

Cuenta una encuesta, recogida por la prensa escrita, que sólo un nueve por ciento de los ciudadanos confía o ve con buenos ojos la actuación de los políticos españoles y de sus partidos. De ser cierto este bajo porcentaje de valoración positiva, la tan comentada "desafección política" habría anidado en nuestro país para quedarse durante una buena temporada.

El panorama actual urge a recuperar la dimensión democrática y humana de la política rescatando el derecho a una participación ciudadana más directa, tangible

¿Motivos? Unos culpan del fenómeno a la crisis y sus maldades encarnadas en forma de paro y recortes sociales. Otros aducen que la corrupción ha convertido al país en un estercolero donde casi todo huele a podrido, incluso la Monarquía. Tampoco faltan sesudos análisis históricos que vinculan este sentimiento de desapego a la memoria de las viejas tradiciones del apoliticismo libertario ibérico. Sea como fuere, el dato está ahí.

Los responsables y gestores de la cosa pública tienen hoy la obligación de ofrecer alternativas a la situación o, al menos, insinuar salidas correctoras. El panorama actual urge a recuperar la dimensión democrática y humana de la política rescatando el derecho a una participación ciudadana más directa, tangible. Una participación que debería preconizar valores y acabar con la malsana visión de que en la política todo son intereses materiales, fundamentalismos identitarios, culto al poder, al dinero y al consumo.

Los ciudadanos manifiestan día a día nuevas necesidades de participación. La era de las nuevas tecnologías y de las redes sociales obliga a redefinir métodos y abrir nuevos caminos y ventanas. Pues bien, dado que no sólo de "consultas" vive el hombre, los medios de comunicación también nos hablan estos días de elecciones primarias en el seno de algunos partidos. Sí, de ese método empleado hasta la saciedad por los americanos o de ese otro que permitió a François Hollande, en Francia, optar a la presidencia de la República.

En España los más entusiastas promotores de las primarias cuentan que sus virtudes devienen casi taumatúrgicas. Nos dicen que suscitan el interés del ciudadano por la política y favorecen la participación en la actividad colectiva, que su práctica regenera el juego democrático. Afirman también sus valedores que son un eficaz antídoto contra los lobbies y las estructuras piramidales. Vaya, que sin ser la panacea sirven para muscular y revitalizar la vida democrática con una inyección de participación directa en la elección de candidatos.

Garantícenme que a sabiendas de que una conducta inmoral puede no vulnerar la norma legal, su comportamiento estará presidido por la ética de la responsabilidad

Algún plumilla ha escrito también, en relación a las primarias del PSC en Barcelona, que se ofertan más caras que proyectos. Es probable que sea verdad pero, a mi modesto parecer, y sin menospreciar el discurso de los candidatos, eso hoy no es lo determinante ni lo más importante.

Un servidor, que comienza a ser veterano en política, sabe que el papel lo resiste todo. Sobre un pedazo de celulosa cabe un poema pero también muchas falacias y medias verdades. Uno es consciente de que un montón de asesores, técnicos y expertos en marketing son capaces de crear literatura en beneficio del mejor postor. Y es que amigos, a estas alturas de la película, ya no es suficiente adornar candidatos con bellos proyectos de ciudad o de país. El ciudadano quiere una cosa que va más allá del Photoshop, de la lista de promesas y de las imaginativas y edulcoradas campañas publicitarias...

Permítanme, des de la barrera, insinuar a los futuros electos tres o cuatro nimiedades más allá del texto de sus programas. A veces en lo simple está la miga. Por ejemplo: prométanme que acudirán a sus respectivos despachos, como lo hacen la mayoría de los ciudadanos, en transporte público y que usarán el vehículo oficial sólo para lo oficial. Prométanme que sus gastos de representación se circunscribirán a eso y sólo a eso. Asegúrenme que sus asesores (los necesarios) serán los más idóneos, expertos y capaces y que obviarán otras consideraciones. Garantícenme que a sabiendas de que una conducta inmoral puede no vulnerar la norma legal, su comportamiento estará presidido por la ética de la responsabilidad. Prométanme que piensan salir tan ligeros de equipaje como entraron, que su vocación es de servicio público, que serán accesibles, cercanos, transparentes y que tratarán con corrección a los subalternos, que... Juren ante la ciudadanía que la actitud y la ética son tan importantes como los programas y los proyectos.

Permítanme que les recuerde, para concluir estas sugerencias simplonas de viejo cascarrabias, un par de cosas más: las primarias no pueden servir jamás para enfrentar instintos primarios. La idoneidad y la valía de los candidatos deben prevalecer sobre la pertenencia a una determinada tribu. Sólo así pueden y van a ser útiles.

Afortunadamente en nuestra memoria histórica hay otros centenarios más allá de los que pregona TV3; uno de ellos es el de Jean Jaurès. Hace unas décadas este eminente político y pensador galo ya nos decía: "No se enseña lo que se quiere, no se enseña lo que se sabe. Se enseña lo que se es".

Artículos anteriores
¿Quién es... Joan Ferran?
Joan Ferran

Licenciado en Filosofía y Letras y diplomado en Historia contemporánea. Ex diputado autonómico del PSC. Autor de diversos libros, tertuliano y colaborador en diferentes medios de comunicación.

Comentar