Pujol sugiere al independentismo hacer "mucho ruido en la calle" y convertirse "en un problema importante para Europa"

"Digámoslo sin metáfora. Europa hará poco caso de la reivindicación catalana de independencia -y haría menos caso todavía de una reivindicación más modesta, de estatus lingüístico, trato financiero justo y autonomía política real. Le sería más cómodo decir, todavía con más rotundidad, que es un asunto interno del Estado español", advierte el ex presidente de la Generalidad.

3 min
El ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol
Redacción
Miércoles, 8.01.2014 22:13

El ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol ha advertido de que "Europa solo abrirá la ventana" al independentismo catalán "si oye mucho ruido en la calle" y se convierte en "un problema importante para Europa". Así lo ha asegurado en un editorial publicado este miércoles en la web de la fundación que preside y que lleva su nombre.

El artículo -titulado "Europa y Cataluña. Que si entramos o que si no entramos", divulgado tras conocerse la negativa del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, a apoyar el proyecto secesionista del presidente autonómico, Artur Mas- marca la estrategia que, en su opinión, debería seguir el independentismo para tener éxito.

Una estrategia que consistiría en que el Gobierno autonómico y la sociedad catalana tensen la situación lo máximo posible.

"A Europa le interesa que las coss no se muevan demasiado"

"De entrada, a Europa le interesa que las cosas no se muevan demasiado. Le interesa evitar problemas. Fue partidaria de mantener Yugoslavia como un solo Estado (con la excepción de Eslovenia por la rapidez con la que se produjo su independencia). Y obviamente no contaba con tantos nuevos estados ex yugoslavos). Y desaconsejó la partición de Checoslovaquia. Y fue reticente con Letonia", explica Pujol.

Y añade:

"Europa tan solo abrirá la ventana si escucha mucho ruido en la calle. Y de momento solo esto. Y medio abrirá la puerta si llamamos con insistencia. Y la abrirá más si la llamada es mucho más insistente. Y en nuestro caso si además es civilizada. Digámoslo sin metáfora. Europa hará poco caso de la reivindicación catalana de independencia -y haría menos caso todavía de una reivindicación más modesta, de estatus lingüístico, trato financiero justo y autonomía política real. Le sería más cómodo decir, todavía con más rotundidad, que es un asunto interno del Estado español".

Según el ex dirigente nacionalista, si Cataluña se expresara "de una forma concluyente a favor de la independencia", tampoco estaría garantizada la atención de la Unión Europea, "pero el total rechazo español iría perdiendo mucho peso político y ético, y la indiferencia europea". "Cataluña también sería, mucho más de lo que es ahora, un problema importante para Europa", subraya.

Cataluña "forma parte del ADN de Europa"

Así, concluye que "el hecho principal en este proceso es que el pueblo catalán se pueda expresar, con algún mecanismo democrático".

"Esto no le quita valor a todas las actuaciones que se están llevando a cabo para hacer entender en toda Europa el sentido y la razón de ser de la reivindicación catalana. Actuaciones del propio Gobierno [autonómico] catalán en el ámbito propiamente político. Pero también de la sociedad catalana. Por eficacia de cara a Europa y por coherencia interna de cara a Cataluña", insiste.

Además, Pujol defiende que, en caso de secesión, es indispensable que Cataluña forme parte de al Unión Europea "porque la idea de Europa forma parte desde el primer momento de nuestra identidad como país, como cultura, como modelo social y como proyecto", y porque Cataluña "forma parte del ADN de Europa". "Cataluña nació bajo el signo de Europa. Y la conciencia de esto, y la voluntad de mantener vivo y activo este vínculo, le ha permitido llegar hasta hoy a pesar de una historia difícil y peligrosa", concluye.

Comentar