Revista de prensa

Trias planea un bombardeo en Montjuïc, según El Periódico

Los diarios exponen los planes municipales: cesión del padrón para la consulta y macrofiestas identitarias de la Fura dels Baus. Sólo el PP se opone. El PSC barcelonés, de primarias, se abstiene.

8 min
Pablo Planas
Jueves, 23.01.2014 09:43

Xavier Trias, alcalde de Barcelona, antaño apacible doctor en Medicina en la especialidad de pediatría, es el capitán de la coronela municipal, una fuerza de intervención inmediata en auxilio permanente de la Generalidad. Los castillos en el aire de Mas, los muros imaginarios, sus textos escritos sobre el agua, todo lo que, en apariencia, oscila entre lo imposible, lo improbable y lo inestable, encuentra guión, sustento, cimiento y alzada en la Casa Consistorial, convertida en el polvorín de abastecimientos del cuartel del president, que reside enfrente.

De ahí que mientras en el hemiciclo autonómico (mayormente conocido como Parlament) se dedican a hacer cuentas, por hacer algo, y lanzar soflamas, en el Ayuntamiento están por la labor, pico y pala, de trasladar a la práctica las ensoñaciones secesionistas. Mas traza las órdenes de batalla y Trias las aplica con astucia y nocturnidad, que es como se acometen las misiones suicidas en las películas. Hasta ayer, el jefe de la partida austracista, o sea Mas, disponía del apoyo de tropas irregulares, la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC), capaces de organizar, en una tarde abúlica y lluviosa, un referéndum sobre la paz mundial con cajas de mudanzas a modo de urna. La ANC, un organismo que comienza a flaquear, dicho sea con todas las prevenciones y la máxima prudencia, puesto que su estado bien podría ser una forma de hibernación, ahora que se acerca, another time, el Día de la Marmota, el 2 de febrero.

En cualquier caso, cuando el amateurismo pierde fuelle, como pierden color las esteladas de los balcones, el Ayuntamiento de Barcelona se lanza al rescate y aprueba en una comisión, ni siquiera en pleno, regalar los datos del padrón municipal a la Generalidad para montar la consulta y buzonear la propaganda. Lo explican todos los diarios, pero Víctor Mondelo, en El Mundo, es quien más escribe sobre el particular, tanto que el diario de Pedro J. abre su edición con esa noticia: "Barcelona cederá el padrón a Mas para el referéndum ilegal". Escribe Mondelo:

"Fue ERC la promotora del prematuro acuerdo alcanzado en la Administración municipal, que salió adelante con el respaldo de CiU e ICV y la abstención del PSC. Sólo el PP votó en contra. (...) Fue la comisión de Presidencia del Consistorio, y no su pleno, quien aprobó la resolución sobre el referendo. Y fuentes del gobierno municipal precisaron que no creen necesario ningún nuevo trámite en la cámara municipal para poder suministrar los datos de los empadronados en Barcelona a la Generalidad, puesto que prevén que la ley de consultas ya recoja explícitamente la obligatoriedad de que los municipios cedan su padrón al Gobierno [autonómico] para elaborar el censo de la eventual votación".

Alberto Fernández Díaz, el líder del PP en Barcelona, no sólo es el principal escollo; también es el único. Mientras el PSC se debate entre la respiración asistida por CiU, paso previo al estado vegetativo, y las primarias para elegir aspirante a alcalde, el PP replica al cañoneo de los Trias "macoutes" con mociones, denuncias, quejas y propuestas, de lo práctico a lo simbólico, que fue contraprogramar una conferencia de Trias con un acto en el Borne.

En el Abc, esta estrategia del PP cobra relieve por la intensidad de sus denuncias y por las dificultades de Ciudadanos, que Salvador Sostres (que no se ha pasado al diario monárquico, pero viene a cuento) considera un trance sistémico:

"Es cierto que Ciudadanos ha hecho de la regeneración de la política su 'trademark', y que concretamente Cañas ha sido muy severo con cualquier mácula de sus adversarios. Que utilicen esta querella para carroñearle no es nada que no pudiera esperar. Pero más allá de la filiación política de cada cual es justo y necesario recordar que la podredumbre del sistema no es él sino los que van a despedazarle sin piedad".

A lo que íbamos, el PP en el Abc. Se trata de una información que arranca con una llamada en portada y desarrolla en su interior María Jesús Cañizares. "La Diada, el 15-M o Spanair, reclamos turísticos de Barcelona", se titula un texto en el que se explica que Turismo de Barcelona ha editado un libro en el que el principal atractivo de la ciudad es el punto identitario, la ruta 1714, las cadenas humanas independentistas, la "Moguda" y hasta el fiasco de las aerolíneas del archiduque (Carles, por supuesto), según la denuncia pepera. Ni Sagrada Familia ni Saint Tropez low cost, sino puño cerrado, banderas al viento y clima prebélico. ¿Que no? Dos páginas dedica El Periódico a explicar el despliegue de actos municipales para el Tricentenario. "El bombardeo del 2014", titula Carles Cols, que explica, entre otras cosas, que el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), que dirige precisamente uno de los colaboradores habituales del diario de Zeta, Marçal Sintes, ha programado un ciclo expositivo sobre ciudades asediadas, con Gaza y Sarajevo como "estrellas invitadas", una cosa de no creer.

En El País abundan en el tema con una crónica de José Ángel Montañés titulada "La Fura usará 'drones' para simular un asedio en Montjuïc". Primero explican que se levantará un muro en la Ciudadela que será derribado para simbolizar "la recuperación de la ciudad por parte de sus ciudadanos". "Será espectacular -añade Montañés-, pero no tanto como la participación de la Fura dels Baus en Montjuïc (...) Será un asedio físico, pero también 'de los medios de comunicación y tecnológicos', explicó Jürgen Müller, uno de los responsables de la Fura". Escalofríos de solo pensarlo. También participa Bibiana Ballbé, que al final ha conseguido que unos artistas diseñen algo así como "Barcelona 2114". Tot plegat, una odisea en el espacio sideral, el del Carlos Jesús que descubrió Cárdenas, el del fiu-fiu y raticulín. Todo municipal, además, con Toni Soler y Miquel Calzada, Mikimoto, en el papel de productores. Y no dejaron rodar una serie sobre los Reyes Católicos en el Saló del Tinell...

Con ese plan, el "choque de planes M, de Mariano y Mas" del que habla Rodríguez Marchante en el Abc es, en realidad, una maniobra de distracción del nacionalismo, que se volcará en las Españas, Jordi Barbeta dixit, en versión cortina de humo para los fastos del Tricentenari, eso de asaltar castillos, levantar muros para dinamitarlos y comparar Barcelona no ya con Stalingrado sino con Alepo.

¿Y los socialistas? De los socialistas explican los diarios que los tres troyanos sufren acoso escolar, que les han mandado al gallinero, donde están los de Ciudadanos, al lado de los españolistas, pero lejos de Celestino Corbacho. En El Punt Avui no sólo entrevistan sino que llevan en portada a Antoni Balmón, alcalde de Cornellà, segundo de Pere Navarro y portavoz autorizado. Firma el texto Sergi Picazo: "Ya basta de decir quién es patriota y quién no", titula en el interior. Balmón dice: "En un momento de frentismo, la posición del PSC es la que ha mantenido siempre históricamente: ni estamos como el radicalismo nacional catalán ni con el español. Queremos mantener nuestra relación con España pero en un nuevo proyecto federal". Afuera, en la portada, el titular es "Balmón: 'Que nadie nos dé lecciones'".

De La Vanguardia destaca el artículo del catedrático Rubio Llorente, que ya se sitúa en el escenario del 10 de noviembre y aborda la cuestión de la doble nacionalidad:

"Los nuevos estados pueden ofrecer su nacionalidad a quienes tenían la anterior, la del Estado predecesor, pero en modo alguno imponérsela. Es a mi juicio una cuestión de principio, pero en Europa esa prohibición está incoporada también al derecho positivo en el tratado europeo sobre la nacionalidad de las personas físicas en el supuesto de sucesión de estados. Los nacionales del Estado predecesor tienen derecho a seguir siéndolo aunque continúen viviendo en el nuevo, que no puede expulsarlos ni privarlos de otros derechos que los políticos".

Pues eso, que se puede liar un carajal. Los obituarios recogen el fallecimiento de Manu Leguineche, reportero y escritor. "El jefe de la tribu", le llamaban. De la tribu de Marc Marginedas, Javier Espinosa y Ricard García Vilanova.

Comentar