"lo siento, pero me voy"

Vidal-Quadras deja el PP y se une a Vox

El vicepresidente del Parlamento europeo alega "diferencias de criterio" con la dirección del PP "incompatibles" con su militancia en el partido, fundamentalmente por la forma con que el Gobierno afronta la crisis "económica, institucional, moral y de unidad nacional" que sufre España. En una carta a Rajoy le reprocha su política económica, judicial y antiterrorista, así como la falta de democracia interna del partido y su inacción frente al secesionismo catalán. "Hemos de adelantarnos a los acontecimientos o los acontecimientos nos sorprenderán indefensos", advierte. Todo apunta a que encabezará la lista de Vox en las próximas elecciones europeas.

5 min
Redacción
Lunes, 27.01.2014 08:01

El vicepresidente del Parlamento europeo, ex presidente del PP de Cataluña (1991-1996) y miembro de la Junta Directiva Nacional del PP, Aleix Vidal-Quadras, abandona el partido en el que llevaba 30 años militando para unirse a Vox, la nueva formación política promovida, entre otros, por los también ex populares Ortega Lara y Santiago Abascal. Todo apunta a que Vidal-Quadras encabezará la candidatura de este partido a las elecciones europeas de mayo.

En una dura carta dirigida al presidente del PP, Mariano Rajoy, a la que ha tenido acceso CRÓNICA GLOBAL, Vidal-Quadras explica detalladamente los motivos de su renuncia, que se resumen fundamentalmente en sus discrepancias con la dirección del partido a la hora de afrontar la crisis "económica, institucional, moral y de unidad nacional" que sufre España. Además, graba un vídeo dirigido a sus ya ex compañeros del PP en el que justifica su decisión "dolorosa pero inevitable" y concluye: "Yo no he cambiado; ahora me encuentro obligado a irme para seguir en el mismo sitio".

La misiva, que lleva por fecha 24 de enero, finaliza con un elocuente "lo siento de veras, presidente, pero me voy". "Y lo hago para no ser un disidente porque los disidentes están dentro, los disidentes son los que disienten de la auténtica naturaleza y de la genuina misión del PP".

"Diferencias de criterio incompatibles con mi militancia"

Antes, y a lo largo de tres intensas páginas, el eurodiputado catalán repasa sus tres décadas en el partido, donde "siempre he mantenido las mismas ideas, defendido los mismos principios y sustentado los mismos valores" pese a ciertas diferencias con las decisiones de la dirección. Sin embargo, "hasta hoy estas diferencias de criterio nunca habían sido incompatibles con mi militancia", añade.

Recuerda que acató "disciplinadamente" las "indicaciones" cuando fue "obligado" a no presentarse a la reelección como presidente del PP de Cataluña en 1996 "por las razones que todo el mundo conoce, aunque estaba convencido de que se cometía un grave error estratégico, y los acontecimientos acaecidos desde entonces lo han demostrado ampliamente".

Pero la forma en que el Gobierno está afrontado la cuádruple crisis que, en su opinión, sacude al país difiere enormemente de su "visión de la respuesta que el Gobierno debería dar".

Impuestos, Poder Judicial, ETA, democracia interna y secesionismo catalán

Vidal-Quadras considera que se debería permitir a los militantes del PP debatir de forma rigurosa cómo afrontar estos problemas, y asegura que a él le ha sido "imposible" discutir "constructivamente" sobre sus "inquietudes" con la dirección del partido.

En el ámbito económico, el ya ex militante popular reprocha al Gobierno que haya apostado por "un aumento brutal de los impuestos directos e indirectos y de las cargas sociales en lugar de disminuir decididamente el gasto corriente del Estado". También critica "el reparto de las vocalías del Consejo General del Poder Judicial por cuotas de partido renunciando a devolver a los jueces la capacidad de elegir a la mayoría de sus integrantes", "el continuismo en la negociación con ETA, pagando un precio político por el cese de su violencia criminal abdicando del objetivo de derrotar por completo a la banda mediante la aplicación resuelta de la ley", así como "el empecinamiento en mantener la ausencia de democracia interna en nuestro partido mientras casi todos los demás avanzan en esta dirección".

"Nos conocemos desde hace un cuarto de siglo y por tanto no te extrañará que a estas alturas no me sienta capaz de digerir que se proclame que el Estado de las Autonomías ha sido un éxito y que se ofrezca a los separatistas catalanes, que ya han fijado el día y la pregunta para la liquidación de España como Nación, diálogo sin fecha de caducidad", añade.

"Hemos de adelantarnos a los acontecimientos o nos sorprenderán indefensos"

El eurodiputado aplaude el "sentido común" y la "sensatez" de Rajoy, pero también le recrimina una falta de "sentido de Estado y de la Historia", y "una cierta dosis de pasión y de aceptación del riesgo" para afrontar la situación actual.

E insiste:

"Oteando un horizonte de por lo menos cinco años de paro por encima del 20% de la población activa, crecimiento próximo a cero, deuda pública superior al 100% del PIB y con enemigos internos desatados en su propósito de destruir la matriz de nuestros derechos y libertades, o espabilamos o no habrá brote verde ni destello lírico que nos salve. Un partido no es un rebaño flanqueado por mastines que sigue dócilmente a su pastor".

Según Vidal-Quadras, hay un "dinosaurio" que no es otro que "un Estado hipertrofiado e ineficiente que ni podemos manejar ni podemos pagar". "Hasta que se admita este hecho incontestable y se actúe en consecuencia, no seremos un país de éxito. Y a mí se me hace imposible continuar en un partido cuya cúpula niega la realidad", reitera.

Y finaliza su carta advirtiendo de que "hemos de adelantarnos a los acontecimientos o los acontecimientos nos sorprenderán indefensos", porque "hasta hoy los impulsores de la desaparición de nuestra gran nación, los que han usado la bomba o la pistola o los que han recurrido a la reinvención del pasado y al envenenamiento del presente, han llevado siempre la iniciativa y, en consecuencia, las de ganar". Por ello, "el mirar hacia otro lado o el reiterado intento de apaciguarles con concesiones no han funcionado", y "cuando el enemigo golpea sin pausa el primero y mantiene pertinaz la ventaja, toda batalla no librada es una batalla perdida".

Comentar