"Cuando aparece de pronto algún independentista (?) catalán empujando a sus paisanos hacia la liberación, no sé si reír o llorar. [...] Cuando se unen y fraternizan los países; cuando el dinero sólo procura las más acreditadas alianzas, luchar por independizarse es de subnormales. Así lo siento y tengo que escribirlo. Cataluña es una comunidad con un déficit lo bastante grande para dedicarse más a cubrirlo que a otra cosa cualquiera"

Antonio Gala, escritor, en un artículo publicado este lunes en El Mundo:

"Cuando aparece de pronto algún independentista (?) catalán empujando a sus paisanos hacia la liberación, no sé si reír o llorar. Es difícil creer en su sinceridad. Su rechazo contra España está apoyado en una personal ambición como un juego oculto, no beneficioso ni para el inventor. Despierta tal precaución que sea el rebelde quien marca el límite del nacimiento y el desarrollo -de aquí hasta aquí- de su rebeldía. Apena que coincida ese punto heroico con momentos de debilidad generalizada o de extravío (temporal, esperemos) del camino común. El resto del camino proyectado hacia la independencia -en momentos en que esa palabra no osa ser usada y se considera una torpeza histórica- se queda flotando en el aire. La minoría intelectual de los interesados no sorprende tanto como el nivel de los electores: aprendamos de los trucos empleados por seudopolíticos, sólo auténticos en su ambición y en una pequeñez que entienden crecedera. Cuando se unen y fraternizan los países; cuando el dinero sólo procura las más acreditadas alianzas, luchar por independizarse es de subnormales. Así lo siento y tengo que escribirlo. Cataluña es una comunidad con un déficit lo bastante grande para dedicarse más a cubrirlo que a otra cosa cualquiera".

Comentar