"Parece obvio que cuando un político desafía las leyes y envía a sus partidarios a las calles para forzar que las leyes cambien ya ha introducido la violencia en sus planes. La ha introducido Homs, la ha introducido su superior jerárquico y la han introducido sus aliados. Sólo esperan, una vez más, que esa violencia les haga víctimas. Y que, siguiendo la costumbre de tres felices décadas, el estatuto de víctimas les dé mecánicamente la razón, ahora ante Europa y el mundo"

Arcadi Espada, escritor y periodista, en un artículo publicado este jueves en El Mundo:

"[...] A la vista de la sangre y de los muertos [en Ucrania], el consejero [Homs] hace ahora como que se retira, espantado, pidiendo que se contextualicen sus palabras [en las que comparaba Cataluña con Ucrania]. Pero ese pragmático bombero ni está ni se le espera, porque las palabras de Homs están perfectamente contextualizadas en la actuación política de su Gobierno. El vicepresidente Homs dice Ucrania porque confía en Ucrania. Después de Suecia y Holanda el nacionalismo catalán prueba ahora con el modelo ucraniano. Tiene la esperanza de que miles de youtubes y algunos segundos de la BBC y la CNN obliguen a las instituciones europeas a exigir del Gobierno español un pacto que permita a los nacionalistas salvar la cara e incluso resituarlos en el lado soleado de la historia: gente responsable que renunciaron a su programa de máximos porque no querían que se vertiera una gota más de sangre de sus ciudadanos.

Parece obvio que cuando un político desafía las leyes y envía a sus partidarios a las calles para forzar que las leyes cambien ya ha introducido la violencia en sus planes. La ha introducido Homs, la ha introducido su superior jerárquico y la han introducido sus aliados. Sólo esperan, una vez más, que esa violencia les haga víctimas. Y que, siguiendo la costumbre de tres felices décadas, el estatuto de víctimas les dé mecánicamente la razón, ahora ante Europa y el mundo".

Comentar