Revista de prensa

Acto fallido ante el TSJC y apología pederasta en la vía pública

Abc califica la manifestación contra la sentencia lingüística de "pinchazo". En El Periódico, "clamor" de "2.000" personas. En La Vanguardia, una simple fotonoticia. En Ara, la marquesina.

10 min
Pablo Planas
Martes, 11.02.2014 09:36

"¿De verdad piensa (la consejera de Enseñanza, Irene Rigau) que por introducir una asignatura en castellano la inmersión corre peligro? El revuelo que se produce cada vez que se pone en cuestión el modelo de inmersión lingüística lleva a la sospecha de que no se está discutiendo a partir de lo que de hecho ocurre, sino una cuestión de principio: la enseñanza en Cataluña ha de ser monolingüe.(...) Como escribió Francesc de Carreras hace unos días, una ley es arbitraria cuando solo se cumple cuando conviene. Nadie puede dejar de reconocer que los tribunales que se han pronunciado a propósito, empezando por el Tribunal Constitucional, hayan dejado de establecer el mayor peso que debe tener el catalán. Solo piden que el castellano no quede relegado a la categoría de lengua extranjera".

Estos dos fragmentos del artículo que publica hoy Victòria Camps en las páginas de la edición catalana de El País pueden servir de marco para la manifestación celebrada ayer ante las puertas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Desde el día que fue convocada, el pasado miércoles, los medios de comunicación públicos de la Generalidad no han dejado de convocar a la protesta. Ya desde el mismo miércoles, la emisora Catalunya Informació anunciaba en todos sus partes que la "societat civil" se iba a concentrar en defensa del catalán en la escuela, que es una forma como otra cualquiera de interpretar la última sentencia sobre la doctrina lingüistica, el gran tabú. El movimiento catalanista ha encajado fatal el texto judicial, una disposición para que en cinco centros se impartan algunas clases en castellano, el 25% a ser posible y concretamente.

La enseñanza, en general, es un agujero negro, aderezado en Cataluña por la imposición y rigidez del sistema que la profesora Camps describe abocado al uso de la lengua única. Defender que el método es un éxito sociológico supone admitir su naturaleza artificial ajena a cualquier criterio de orden pedagógico. Hablar de la escuela catalana en términos de modelo es como elogiar la libertad sexual de Rusia, el aperturismo de los ayatolás ("Irán ejecuta a un poeta 'enemigo de Dios'", página 6 de El País) o, por no ponernos dramáticos, hablar de cine español. Un modelo. Aquí, donde hay escuelas barracón, pero barracón barracón como los que se usan de mingitorios en las obras. Aquí, que llegan los señores del informe Pisa y se caen de espaldas del espanto.

La cuestión es que ayer hubo una manifestación a las puertas del TSJC y hoy sale en los periódicos, en algunos hasta en portada. En El País es una información del cuadernillo catalán en la que el título ("Todos somos los cinco directores") no impide ver el subtítulo: "Cientos de personas se concentran ante el TSJC por la escuela catalana". En el pie de foto, en cambio, se lee que "más de un millar". Escribe Ivanna Vallespín:

"La reivindicación de la unidad y la identidad marcaron ayer la concentración de varios centenares de personas —1.500 según la policía y 10.000, los convocantes— en contra de los cinco autos publicados hace 10 días por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que fijan un mínimo del 25% de clases en castellano para el alumno —y por extensión, a toda la clase— que lo pida y además señala a los directores de los centros como responsables de acatar este mandato en un mes. Los afectados son cuatro colegios concertados y un instituto público".

De los cientos de personas o el más de un millar pasamos a las miles de El Punt Avui, que titula en portada: "Ni un paso atrás". Según este periódico, "la protesta, que tuvo lugar a partir de las seis y media de la tarde en el Paseo Lluís Companys de Barcelona, se desarrolló en un ambiente festivo y reivindicativo en el que familias, comunidad educativa, entidades culturales y representantes políticos se conjuraron para defender el modelo de inmersión lingüística en la escuela catalana". Una fiesta, el punto cívico pacífico festivo tradicional de las muestras patrióticas. En el Ara, el entusiasmo es menor, en espacio. "Clamor por la escuela en catalán", titulan en un pequeño y casi inadvertido sumario de primera página.

En El Mundo, la manifestación es la fotografía de portada, con un punto de asepsia en el titular: "Presiones contra el español ante el Tribunal". Recuerda esas construcciones de la prensa argentina en plan: "Paritario docente: se pagará el radio en cuotas hasta septiembre", que se corresponde a la portada del periódico Uno, diario de Mendoza, de ayer. En el texto de la noticia remarcan que todos los partidos, salvo PP y Ciudadanos, apoyaron la protesta, lo que amplía al PSC el arco de consensos básicos (lo tabú) de la transversalidad. Es el mismo detalle que contiene La Razón en el sumario que dedica al asunto en portada: "El PSC participa en una marcha contra el castellano que llama a la insumisión judicial".

En El Periódico, también es la imagen de la portada y en el interior se concreta: "Somescola reúne a 2.000 personas para defender el catalán en el aula". Sin embargo, lo más destacado del diario del grupo Zeta es que pide una calle para Pepe Rubianes. Tres páginas y una llamada en portada. Despliegue y homenaje en un día de transición informativa.

El Abc, por su parte, valora la asistencia desde el titular: "Pinchazo de la protesta ante el TSJC contra el 25% en castellano". La crónica, firmada por Janot Guil, comienza así:

"«Pensaba que habría más gente», se quejaba una de las asistentes tras un acto que apenas si duró media hora. Al calor de los autos que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dictó la semana pasada, en los que obliga a cinco centros a ofrecer el 25% de asignaturas en castellano en las clases donde van los hijos de cinco familias que reclamaron ante la justicia una educación bilingüe, la plataforma Somescola, que agrupa a varias entidades de la comunidad educativa —desde sindicatos, como UGT y CC.OO., o asociaciones de padres, a patronales de la concertada—, convocó ayer una nueva protesta en defensa de la inmersión en catalán. La cita, una concentración, fue delante de la sede del TSJC, en el Paseo Lluís Companys de Barcelona. Según la Guardia Urbana, asistieron unas 600 personas".

El punto filipino, la nota discordante, lo singular, lo verdaderamente sustantivo está en La Vanguardia. La manifestación es una fotonoticia (página 27, sección "Actualidad"), con lo que casi ni existe. Eso no es un "pinchazo" (Abc), no es un "clamor" (Ara), no es "ni un paso atrás" (El Punt Avui), es un fiasco total, un desastre sin paliativos, una catástrofe de convocatoria. Un acto fallido y fantasma. La Vanguardia no amplifica el evento, y eso que uno de sus columnistas, Màrius Serra, fue el "conductor del acto", según le califican en el Avui. O sea, que no es precisamente casual. Para que luego digan de La Vanguardia.

Pero la historia verdaderamente extraña del día, lo realmente raro, viene servido por el Ara. Se trata de una noticia en exclusiva, que genera intriga e inquietud, un recorte de prensa de colección. Ahí va: Una marquesina de parada de autobús en la Sagrada Familia (Barcelona) luce un cartel de "Pedoequilibrium.org" en el que se reivindica "una pornografía infantil libre de abusos" bajo la palabra "Libertad" en grandes caracteres. De fondo, la imagen borrosa del torso de una niña. "¿Quién ha puesto este anuncio?", se pregunta Ara a modo de titular. Y con razón. La noticia viene firmada por Maria Ortega.

"Un cartel altamente polémico y de mal gusto (¿sólo?) presidía ayer una de las marquesinas de autobús de Barcelona. Lo hacía en una ubicación nada discreta, al lado de la Sagrada Familia y con un mensaje totalmente apartado de la línea de los que acostumbran a ofrecer los soportes de publicidad públicos. (...) Ni el Ayuntamiento, ni la empresa que se ocupa de gestionar estos anuncios tenía ninguna constancia. El cartel se había colocado sin permiso y saboteando la cerradura del soporte con silicona. El consistorio ya ha ordenado la retirada y los hechos se investigarán".

¿Es o no es raro? Y escalofriante. Una "pornografía infantil libre de abusos"... Apología pederasta en la vía pública... Menos mal que Trias ha encargado una investigación.

Hay más temas. Al duque de Palma le pide el fiscal 19 años según El País y 17 según La Vanguardia, la del pulpo año arriba o abajo para salvar a la Infanta. También está lo de la candidatura de Elena Valenciano, que provoca división de opiniones en el PSOE, en la portada del Abc; y la de Rubalcaba, si gana Valenciano, en la de El Mundo, que afirma que el dirigente socialista se plantearía comparecer en unas primarias si su partido triunfa en las europeas. En La Razón aseguran que Castro está a punto de cazar a los abogados que grabaron y difundieron el vídeo de la infanta y en La Vanguardia apuestan por la bronca UE-Suiza a cuenta del referéndum sobre la inmigración.

Por haber, hay hasta un artículo de Ángel de la Fuente, el experto de Montoro, sobre las balanzas fiscales, en El País. Que no lleva razón CiU, insiste.

Ha fallecido Cuca Mascort, periodista y concejala del PP en Gerona. Escribe María Jesús Cañizares en Abc:

"Solo una enfermedad devastadora como el cáncer puso freno al carácter activo y emprendedor de Maria Antònia Mascort Boixeda, conocida por sus allegados como Cuca. Periodista y política, muy conocida en la vida social gerundense, falleció el pasado domingo a la edad de 56 años. Nacida en Barcelona el 15 de septiembre de 1957, Mascort se licenció en Ciencias de la Información, trabajó en diversos medios de comunicación, entre ellos Europa Press, El Correo Catalán, Avui, El País y ABC. Fue jefa de comunicación de Antena 3 TV en Cataluña y adjunta a la gerencia de Madrid del grupo Antena 3. En 2001 fundó la revista turística Top Girona, que actualmente dirigía y que se publica trimestralmente en tres idiomas".

11 de febrero. La aparición de la Virgen de Lourdes. 1858.