Junqueras quiere elecciones, Mas evitarlas

Cansancio independentista y el mundo exterior jugando en contra

Mas, en contra de elecciones anticipadas, que perdería. Junqueras, a favor, porque las ganaría. ¿Habrá un choque de trenes internos? TV3 no sabe cómo explicar la situación en el mundo exterior (Ucrania, Venezuela, Siria), nada favorable a las obsesiones de Mas.

10 min
Oriol Junqueras y Artur Mas, en el Parlamento autonómico
Alfons Quintà
Lunes, 24.02.2014 04:04

Por encima de todo, Mas quiere evitar que haya elecciones catalanas anticipadas. Pero Junqueras está lanzado del todo a una campaña electoral, pensando en las municipales (junio del 2015) y también en unas autonómicas anticipadas. ERC organiza actos de obvia campaña electoral con bastante éxito, como pasó en Manresa. Hay posibilidades de un "choque de trenes" dentro del independentismo.

En cambio, CDC intenta organizar modestos encuentros en comarcas y no lo consigue. Con suerte, acuden los militantes -en franca disminución- y cuatro familiares contados. Como acordó la dirección de CDC, Mas querría usar como propaganda el balance de su gestión en la Generalidad pero no se atreva. Daría risa.

Mas, alargando su agonía

Para redondearlo, Lluís Corominas, uno de los dos jefes temporales de CDC, habló de elecciones autonómicas en caso de imposibilidad de la consulta. Un imposibilidad que es segura. A continuación Mas le desmintió. Mas mira el futuro sólo contando el número (muy limitado) de días que pueda continuar en la poltrona. El resto son puñetas. Es pura obviedad.

Atrapada entre UDC y ERC y víctima de sus contradictorias mentiras, CDC tiene que ir con pies de plomo en los temas que interesan a la ciudadanía (economía, sanidad). Sólo le queda liarla con aburridas obsesiones. Al hacerlo, favorece a ERC.

Pero no tiene más remedio. Si Mas fuera humano causaría pena. Pero como no lo es, se puede optar por una actitud de cocinero, mirando como el Mas guisante va siendo reahogado, en su propia salsa.

La carta de Oriol Pujol

A la vez, a Mas se le escapa de las manos el control del partido. Así, convenció a Oriol Pujol para que hiciera pública una carta diciendo que no pensaba volver a recuperar la dirección del partido (pero sin reclamar un congreso) y facilitando que su sucesor interino, pero más reafirmado, fuera sólo Josep Rull.

Mas creyó que le había convencido pero resulta que Oriol Pujol, posiblemente inspirado por su padre y Felip Puig, decidió publicar una carta diciendo todo lo contrario. Afirmó que piensa recuperar la dirección del partido, cosa objetivamente imposible.

Las encuestas como clave

La coalición legislativa e independentista que sufrimos está pendiente más que nada de las encuestas. Ya hay borradores de las del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalidad. Pero no he podido conseguirlos, porque se están cocinando. No pueden mostrar nada demasiado nuevo. Si CDC quedara por encima de ERC, cosa que no creo, acreditaría que los cocineros se han pasado. Lo mismo habría que decir si los dos partidos lograran una mayoría. Hasta ahora quedaban por debajo, como ya expuse, mientras que ERC superaba a CDC. Fue en base de informaciones facilitadas a la ejecutiva de la federación CiU.

En cuanto a la celebración de la consulta, no hay especulación posible. Fuentes tanto de CDC como de ERC me dicen que sus líderes están convencidos de que no será autorizada. Añaden que pueden pasar este trance con una cierta tranquilidad dando protagonismo a la Assemblea Nacional Catalana (ANC), que por nombre arrogante no será, dado que no ha nacido por una elección.

Mas y Napoleón

Durante semanas Mas hizo recordar a Napoleón cuando entró en Moscú (1812) y estuvo esperando a que los rusos le pidieran una tregua. Pero estos quemaron la ciudad y le obligaron a retirarse. Pronto llegó la derrota en el río Berezina, topónimo convertido en sinónimo de derrota.

Sin tener que quemar nada, Rajoy continúa estando convencido de que, pase lo que pase, nunca debe hablar con Mas de ninguna consulta. A Rajoy le ha ido bien y nada indica que pueda cambiar.

Todo ello ha acentuado las contradicciones de Mas. De entrada este se ha lanzado a una serie de abrazos del oso con ERC y la ANC. Ahora es prisionero de ello.

ERC será quien decida

Llegados al mes de noviembre y viendo que no se puede celebrar un consulta, quien decidirá será ERC. Optará por dejar de apoyar a Mas o no. Lo hará en base lo que le muestren las encuestas. Las que pronto se conocerán y las que habrán ido apareciendo. O sea que aquello de condicionantes ideológicos, nada de nada. No son gente de pensamiento, ni de facilitar pan, sino de funciones de circo. La función de circo consistente en ver a Mas gobernando en minoría, sin el apoyo de ningún partido, sería de antología. Sería de una vulnerabilidad constante. Le cortarían a trocitos.

Según me dice un alto dirigente de CDC, Mas sueña con poder contar con dos cartas, bastante insólitas. Una, que Rajoy pueda perder la mayoría y necesite al PSOE, y que este le ofrezca un diálogo, como el que Napoleón estuvo esperando de los rusos. Nada indica que esto se pueda producir. Sean cuales sean las expectativas electorales españolas no podrá haber consulta.

Cansancio independentista

La otra filigrana en la que piensa Mas es poder prorrogar en 2015 el presupuesto de 2014. Puede hacerlo, a pesar de que este sería, de hecho, una reedición (ya no una prórroga) del propio de 2013. Jurídicamente es posible, pero ir a unas elecciones con un buñuelo refrito debería ser intolerable, excepto si ha desaparecido del toda la opinión pública, muerta envenenada por TV3, El Punt Avui y Ara.

Incluso si así fuera, en los países donde los gobiernos gobiernan ha de haber una mayoría en el legislativo. Aquí no es tanto así, dado que Mas ha demostrado que puede estar a la poltrona sin promulgar ninguna ley. Pero en el pasado tenía, como mínimo, la complicidad de ERC, mientras que en el caso que expongo no contaría ni con esto.

El destrozo no es una fiesta mayor

En todo caso, a estas alturas es difícil imaginar que no tengamos que pasar por la monstruosidad consistente en que Junqueras sea presidente de la Generalidad. Aun así hay un fenómeno singular y cierto. Es la desmovilización de los leñadores del independentismo. Muchos están literalmente cansados, bajo el peso de la realidad.

Hoy no se puede defender que el destrozo sea como una gran fiesta mayor. El chasco, la fatiga y las contradicciones basadas en mil mentiras son muy visibles. En cambio, no se ve ninguna alternativa viable sobretodo en el terreno, hoy decisivo, de la exposición de la realidad. Mediáticamente, Mas y sus corsarios continúan dominando, a pesar de su carencia de inteligencia y de dignidad.

Las mentiras mediáticas

La constante victoria mediática de los independentistas resulta incomprensible cuando se contempla fríamente la realidad. La semana pasada ha sido fácticamente fatal para Mas en el terreno exterior en Cataluña, tanto el del "país vecino" (que dicen ellos) como internacionalmente.

En España, el jueves hubo una declaración contraria al independentismo, que reunió el 86 por ciento de los votos de las Cortes. TV3 optó por no decir nada, mientras era el primer tema de todas las otras televisiones, si bien no sé si también lo fue para TVE de Sant Cugat.

Esta tiene unos 700 trabajadores pero suele ser un acompañamiento atemorizado y acomplejado de TV3, con microscópicas excepciones. ¿El derecho a la legítima defensa dónde lo podemos ejercer los no independentistas o tan sólo los que creemos que la realidad tiene sus derechos?

El mundo exterior

En el terreno internacional, este fin de semana TV3 se ha lucido. Cómo ya expliqué, la cúpula de CDC cree que el mundo mundial, o el que ella cree que lo es, le ofrece un excelente campo de batalla. Dicen que la ilusión ayuda a vivir. Pero, en este caso concreto, puede ayudar a Mas a hacer todavía más el ridículo. Es lo que ha pasado.

En efecto, TV3 no ha sabido qué decir con ocasión de los acontecimientos en Ucrania. Ciertamente, no ligan con los cuentos al amor de la lumbre de CDC. Por eso ha callado mucho y han informado (o desinformado) horriblemente. Lo mismo ha sucedido en relación a la tiranía chavista de Venezuela, desde siempre entusiásticamente defendida por TV3 en general y por su impresentable Beth Galí, en particular. ¿Algún día TV3 dirá que el asesino sirio Bashar al-Assad gobierna en coalición con los dos partidos comunistas sirios?

El gulag norcoreano negado por TV3

Me entusiasmaría escribir largamente, así como destacar que lunes de la semana pasada sucedió una monstruosidad antológica en TV3. En aquel día, un informe de la ONU revelaba más datos sobre el gulag norcoreano (el kwan-le-sonido, en coreano) con sus 200.000 reclusos, muchos de los cuales serán asesinados de formas escalofriantes.

Contrariamente a todas las televisiones del mundo, incluida TVE, la inefable TV3 no dijo nada, sino que la misma noche del lunes reemitió un vil y propagandístico panfleto televisivo a cargo del igualmente impresentable Miquel Calçada (o Calzada). Es el mismo ignorante que, muy bien pagado, es el responsable de la propaganda conmemorativa del aniversario de 1714.

Elogios a Corea del Norte

He estado en Corea del Sur, incluso en la frontera de Pan-Mun-Jon, y sigo la política de aquella dividida nación desde hace muchos años. Compro todos los libros sobre Corea que puedo. Ninguno de ellos es en catalán ni en castellano. Las monstruosas barnizadas de Calzada y de TV3 son imperdonables. Ninguna televisión sería capaz de tan deliberada vileza, aderezada de comentarios elogiosos en Internet. Un país donde esto es posible es prisionero de su propia maldad.

Todo ello no sucede en el vacío. Unas maldades se unen con las otras. Somos prisioneros de lo que queda del determinismo marxista leninista y de otro, que quieren instaurar, el independentista. Tienen en común muchas ignominias, la más visible de las cuales es el estatismo, viejo enemigo de la prioridad en las libertades y en los derechos individuales.

El mundo contra el independentismo

A pesar de estas barbaridades, procede un canto de optimismo. Volver a retornar a Napoleón puede ser aclaratorio. En efecto, horas antes de que acabara la batalla de Waterloo, unos ayudantes del Duque de Wellington le aconsejaron que se rindiera, porque creían que las fuerzas aliadas (esencialmente anglo-prusianas) estaban perdiendo ante Napoleón.

Wellington se negó y, bien poco después, el maldito tirano corso fue vencido. Nosotros, en el tema de la consulta, siempre hemos estado en una posición mucho mejor, exceptuando lo que pasa en el terreno mediático. Además, internacionalmente estamos innegablemente fuertes. Todavía lo estaremos más con la derrota del comunismo mil veces corrupto en Ucrania y Venezuela, por no decir nada de la admirable Corea, hoy más mártir que ningún otro país. No hay que tener ningún miedo a su futuro: a su puerca dinastía comunista le llegará su San Martín.

Comentar