"hemos adelgazado hasta el máximo"

El presupuesto sanitario catalán está entre los peores de España

El presupuesto sanitario per cápita de la Generalidad acusa un descenso anual desde 2011, y en 2014, con un gasto de 1.095,34 euros por persona, será el tercero peor de España. La calidad de los servicios asistenciarios se mantiene a flote gracias a los esfuerzos del personal sanitario, pero los expertos indican que "el sistema ya no admite más recortes".

2 min
Quirófano del Hospital Clínico de Barcelona
Redacción
Lunes, 10.02.2014 13:41

El presupuesto sanitario per cápita de la Generalidad acusa un descenso anual desde 2011, y en 2014, con un gasto de 1.095,34 euros por persona, será el tercero peor de España, por detrás de Islas Baleares y la Comunidad Valenciana.

El consejero de Salud, Boi Ruiz, ha reconocido, según recoge este lunes El Periódico, que un gasto sanitario per cápita de 1.500 euros sería lo ideal para sostener el sistema de salud público catalán. La cifra, no obstante, queda lejos de la realidad, pese a lo cual la sanidad catalana mantiene a flote la calidad de los servicios asistenciarios. 

Según expertos citados por El Periódico, lo anterior se debe a la confluencia de tres hechos: enorme esfuerzo de médicos y enfermeras, desproporcionado recorte salarial y aumento considerable de las listas de espera. Pero tales circunstancias parecen haber tocado techo, y así lo admite el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB) y asesor sanitario de Artur Mas, Miquel Vilardell: 

"Los médicos y las enfermeras ya no pueden asumir más presión asistencial: no se cubren bajas por jubilación, cobran mucho menos que hace tres años. [...] No es razonable pedir más esfuerzo y sacrificio, el sistema ya no admite más recortes".

"A partir de ahora, cualquier recorte será dañino para el paciente"

Con todo, en los últimos tres años la tendencia de la Generalidad ha sido diezmar el presupuesto destinado al sistema sanitario, que ya ha perdido un total de 1.400 de euros de su presupuesto. "Todos los hospitales hemos adelgazado hasta el máximo que podíamos hacerlo y, aunque resulte paradójico, no se ha perdido calidad asistencial", advierte el presidente de la Agencia de Evaluación y Calidad, Antoni Trilla, quien añade que "a partir de ahora, cualquier recorte será dañino para el paciente".

Como media, el salario del personal sanitario se ha reducido un 20% desde 2011 como consecuencia de los sucesivos ajustes estructurales aplicados por la Generalidad y el Gobierno. Por otro lado, los 64 hospitales públicos de Cataluña acumulan una demora quirúrgica que afecta a 180.000 pacientes.

Puesto que cada hospital -si bien presionados por el Servei Català de la Salut- administra de forma autónoma el recorte presupuestario, muchos de ellos -entre otros, el Clínico, el Valle Hebrón y el Hospital del Mar-, han pactado con sus profesionales un aumento de la actividad quirúrgica y han llevado al límite los criterios diagnósticos para no pedir más pruebas o analíticas de las imprescindibles, con el objeto de asimilar un presupuesto menguado sin perder eficiencia al mismo tiempo.

Comentar