Javier López

Javi López gana las primarias del PSC para encabezar la lista para las europeas

El líder de las juventudes del partido y candidato oficialista se impone a Eliana Camps con 5.546 votos frente a 2.331. La participación (entre militantes y simpatizantes) se sitúa en el 9,17%. Esther Niubó acompañará a López en la lista del PSOE para las europeas, en sustitución de Maria Badia y Raimon Obiols.

2 min
Javi López, amb l'exprimer secretari del PSC Pere Navarro
Redacción
Sábado, 8.02.2014 20:31

Javi López ha ganado las primarias celebradas este sábado en el PSC para elegir al cabeza de lista del partido de cara las elecciones europeas del próximo 25 de mayo. López, líder de las juventudes del PSC (JSC) y candidato oficialista, se ha impuesto a Eliana Camps con 5.546 (68,74%) votos frente a 2.331 (28,89%).

La participación ha sido de 8.089 personas (191 han votado en blanco y se han contabilizado 21 papeletas nulas) de las 88.223 que tenían derecho a voto, un 9,17%. En concreto, han votado un 29% de los 20.548 militantes, y un 3% de los 67.675 simpatizantes registrados como tales. El partido ha movilizado a 866 personas en 136 mesas elecotrales repartidas por toda Cataluña, en las que se ha podido votar de 10 a 13 y de 16 a 19 horas.

Pese a las bajas cifras de participación, el primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha asegurado que esta primera experiencia de primarias "ha salido muy bien" y ha sido "absolutamente positiva".

López y Niubó relevarán a Badia y Obiols

López, de 28 años, se incorporará a la lista del PSOE para las elecciones europeas -en un puesto que todavía no está decidido- junto a la número dos de su candidatura, la secretaria de Política Europea del partido, Esther Niubó, de 33 años. Ambos relevarán a los actuales eurodiputados del PSC, Maria Badia y Raimon Obiols, dos históricos del ala más catalanista de la formación socialista.

Durante su campaña, López había señalado que su objetivo es trabajar para "construir una alternativa" a la actual Europa neoliberal. En su presentación como candidato aseguró que los principales enemigos del proyecto europeo son "el populismo identitario antieuropeo y la tecnocracia comunitaria conservadora insensible al sufrimiento de los ciudadanos". Aspira a revertir "las reglas del juego" de la Unión Europea y recuperar de ese modo una "Europa más democrática" no sometida a los intereses de Alemania ni a los particularismos estatales.

Comentar