Revista de prensa

Mas, la piedra y la mano: desplante a Felipe, "lealtad" al Rey

El incidente del independentista con el Príncipe se solapa con la exclusiva de La Razón sobre el último informe del "Consell per a la Transició": El Rey sería el jefe del Estado catalán. Además, guasap y feisbu.

6 min
Pablo Planas
Martes, 25.02.2014 09:21

La Razón revela que el "Consell per a la Transició" prepara un documento de pacto con la Corona en el que el Rey sería el jefe del Estado de Cataluña. La vía perpendicular hacia la independencia es un informe, informa Marcos Pardeiro, que se apunta la exclusiva del día en la prensa de papel. El modelo es el de la "Commonwealth" (sólo lo escribiré una vez, como Manikkalingham, el verificador), con una "estrechísima" relación entre ambos estados (España y Cataluña), lazos de afecto, tachín, tachán. La gracia está en que esa íntima conexión, el Rey en plan Reina madre en Australia, facultaría el mantenimiento del nuevo estado, el catalán, en todos los organismos internacionales, globales, mundiales, europeos, económicos y comerciales. ¿Quién dijo Europa? ¡Toma Margallo!

Los sabios del "Consell" (Rahola, Salvador Cardús, Viver Pi-Sunyer, entre otras luminarias) exploran una ruta del Everest en la que debe estar congelado el cadáver político del ahora feliz profesor y conferenciante Ibarretxe. El primer punto de su plan era el pacto con la Corona, un puente de plata y un cuento chino, que era como se le ponían los ojos al entonces lendakari cuando explicaba sus teorías sobre borbones y bolinagas. Pardeiro explica que el informe se está cociendo y aporta las claves. Escribe también sobre un hipotético "consejo catalano-español" (o hispanocatalán, ya puestos, ¿no?) tipo Benelux, con ministros permanentes de ambos países. Un atracón de libro blanco escocés con unas gotas de plan Ibarretxe que abarca hasta el futuro del Barça, que jugaría en la "liga profesional", la española, como hasta ahora porque sería del "interés de unos y otros (clubes)". Vamos, un chollo y sólo a cambio de agasajar al Rey de uvas a peras. Frapante tema, cuestión seria e información de fondo que muestra la evolución del proceso hacia la eutanasia política y jurídica, aparte del ridículo. ¿A ver quién se lo explica a Junqueras? Todo este lío para acabar genuflexo ante un monarca. This is Catalonia, smiley paradise. ;-).

Lo del encontronazo del Príncipe con el independentista Fenoll hay que leerlo entre líneas en la mayoría de los diarios. Se pretende que el viaje sea un éxito, un jalón en el relanzamiento de la imagen de la Corona, una visualización del futuro, como un "fake" o un ensayo del Príncipe de Asturias en funciones de Príncipe de Gerona, con Reding enredando.

En La Vanguardia, Mariángel Alcázar no se anda por las ramas y titula su texto "Un príncipe entre nativos digitales". Y relata:

"Pero sí, el Príncipe, tenía previsto echar el día en el MWC, que es algo que sólo haces por obligación o por devoción, o por las dos cosas, como es el caso de don Felipe, a quien le prepararon una ruta que incluyó la visita a la llamada 'ciudad conectada', el expositor de la GSMA (luego sí sabían que el Príncipe les visitaría), el de España y finalmente el de Cataluña. En este último, un ex dirigente de Solidaritat, puesto allí por ser emprendedor digital, se negó a estrechar la mano al Príncipe, 'porque no nos reconocéis el derecho a decidir', según le dijo. Don Felipe saludó a la persona que estaba al lado pero volvió sobre sus pasos para tenderle de nuevo la mano al anterior, diciéndole 'amigo, por educación...', pero nada, el militante se negó de nuevo: 'No somos amigos, te la daré cuando nos dejéis votar'. Curiosamente la escena, que tanto pareció complacer a un alto cargo de la Generalidad presente, fue grabada y volcada en las redes sociales con el link de la aplicación creada por el emprendedor, que aprovechó la ocasión para hacerse publicidad".

O sea, en el espacio expositor de la Generalidad, un tipo "puesto allí" y con un "alto cargo de la Generalidad" "to" satisfecho. ¿Verde y en botella o blanco con asas? El orden de los factores no altera el producto, botijo y leche. Es lo de tirar la piedra y esconder la mano, lanzar un canto rodado, montar una escena y negar el saludo mientras Mas y Puig (Felip) se parten a risitas por detrás. Cuando hubo pasado, el príncipe, Fenoll, Mas y Puig se encajaron palmas y dígitos como si fueran baloncestistas del Bronx, give me five, brother. La historia se repite, como cuando los hijos de Pujol corrían en calzón corto con la pancarta de "Freedom for Catalonia" mientras su padre se sentaba en el palco real de los Juegos, a Dios rogando y con el mazo dando, el doble lenguaje, la doble cara, doble o nada.

Las portadas son para Zuckerberg, el inadaptado que creó Facebook y se ha comprado el Whatsapp, que se fue al carajo nada más trascender la noticia. Es el nuevo Steve Jobs, el talento en camiseta de andar por casa, un tipo corriente que maneja tanta o más pasta que Bill Gates y Amancio Ortega juntos. La impostura del desaliño. Que dice que quiere meter en internet a todo el mundo. Esto se acaba, como las vacas gordas y los pisos caros. Se conoce que montaron una fiesta anoche que ha dejado lo de la boda india de Mittel, el de las cacerolas, en un guateque con fanta y emparedados de atún. Fiestorro, fiestorro el de los de los telefoninos.

Hay más. Al Barça le está saliendo el fichaje de Neymar por la culata. Ha pagado 13,5 millones a Hacienda (grande Montoro) para que no le metan un paquete de cincuenta por evasión fiscal o algo por el estilo. Es fútbol, no tengo ni idea. Total, que ya va por los cien kilos el muchacho y no hay manera de que sintonice con Messi. El País explica que sólo el 24% de los arquitectos cobra más de mil euros. El Abc saca al príncipe y a Letizia con el de Facebook y señora. Esta noche es la cena del Godó, tenis de mesa con el príncipe y los empresatas y ahora en un rato comienza el Debate del Estado de la Nación. Rajoy vs Rubalcaba, un Tyson-Holyfield a mordiscos, el potro de Vallecas contra el lince de Parla, el registrador de Padrón contra el químico cántabro. A ver qué comentan Évole y Mejide.

25 de febrero, San Víctor, San Romeo, San Valerio, San Ireneo y un largo etcétera.