Aumentan mucho la mortalidad y los suicidios

Más suicidios y cambio de directivos y de plan en el ICS

Cesado el director para asuntos asistenciales del ICS, mientras se espera un cambio de planes y de dirigentes. A la vez, se reafirma el aumento de la mortalidad y de los suicidios. Los recortes actúan.

5 min
Pere Soley Bach
Alfons Quintà
Lunes, 3.02.2014 03:40

El nuevo director general del Instituto Catalán de la Salud (ICS), Pere Soley, quiere cambiar un buen número de altos cargos de aquella empresa pública, la más grande de Cataluña, con cerca de 40.000 personas.

De momento, sólo he podido saber el nombre de uno de los que ya está recogiendo los papeles. Se trata del director adjunto para asuntos asistenciales, Jaume Benavent. Este cargo implica la gestión de toda la atención primaria pública. A su mismo nivel, hay un director adjunto de la gestión de la atención hospitalaria.

Enterrado el plan de Prat

Complementariamente, fuentes del ICS me confirman que se puede dar por enterrado el plan de reforma del ICS concebido por el inefable Josep Prat, antiguo presidente del ICS y ahora multiimputado en una retahíla de asuntos sanitarios. Empezaron en Reus, con el holding Innova. Pero su dimensión y su alcance no son meramente locales. Ponen de relevo graves problemas de gestión, y más cosas, que podrían ser bastante generalizadas.

Prat quería desmenuzar el ICS en una veintena de entes, para después, con toda probabilidad, irlos privatizando. Se quería ir por un camino que ahora da miedo. Si se pierde el miedo, pueden volver. Su modelo era el holding concebido por Prat, es decir lo del tristemente famoso caso Innova.

Regionalizar la sanidad

Hoy se intenta "regionalizar" el ICS, cosa que no quiere decir una gestión institucional autónoma sino la centralizada de siempre pero en base a entes territorializados. Se tendrá que ver qué tipo de conejo sale de la chistera, habida cuenta de las imprecisiones existentes y, naturalmente, la tradicional carencia de debate parlamentario y cívico.

La impresión lógica es que navegan a la vista. Vistos los antecedentes, saben que nada que puedan proponer puede inspirar confianza, a pesar de que se haya sumado la demagogia congénita a ERC.

En la última reunión del pasado lunes de la ejecutiva de la federación de CiU, de 27 de enero, se decidió intentar superar el "empate técnico" a escaños existente entre CDC y ERC, respecto a unas futuras elecciones catalanas, así como incidir en el hecho de que ambos grupos no logren una mayoría. Todo ello es más bien un dicho que no un hecho.

Mostrar o esconder a la Generalidad

En la mencionada reunión del lunes de la semana pasada, se afirmó y aprobó por consenso unánime -y sin temor a dar risa- que la manera de salir de aquel pozo preelectoral tenía que ser mostrar la tarea llevada a cabo, según CiU, por el Gobierno de la Generalidad. A pesar de esto, al ser la realidad terca, CiU y ERC evitan hablar de sanidad, tanto como los vampiros evitan, dicen, las cruces y los ajos.

Se entiende que hablar de sanidad se les dé miedo. Hace pocos días publiqué aquí que en 2012 la mortalidad había aumentado en un escandaloso 5,3 por ciento. Ningún gran diario lo ha reproducido, sólo lo expuse paralelamente en el Diari de Girona, mientras el Sindicato de Médicos de Cataluña lo usó para llevar a cabo una encuesta entre facultativos. Un 78 por ciento de los encuestados manifestó que la causa de aquel gran aumento de la mortalidad eran los recortes sanitarios. Es imposible contradecirlo.

Incremento de los suicidios

Aquellos datos sólo fueron un entremés. El estudio de los datos oficiales de la Generalidad que llevaron a aquella conclusión ha permitido ha permitido acreditar otros todavía peores.

Así, resulta que comparando el aumento de la mortalidad en dos años, entre 2010 y 2012, el incremento fue del 8,2 por ciento. O sea que no fue una sacudida puntual de un solo año, cosa que nadie ha podido afirmar. Así queda más acreditada la coincidencia en el tiempo de la mortalidad con las barbaries sanitarias de Mas, Mas-Colell y Boi Ruiz.

Hay más. En efecto, siempre según datos oficiales de la Generalidad, resulta que entre 2010 y 2012, las muertes por suicidio se incrementaron en Cataluña más del veinte (repito: veinte) por ciento. En 2010 hubo, siempre en Cataluña, 335 muertos por suicidio. En el 2011 pasaron a ser 478. En 2012 fueron 526.

¿La mejor atención psiquiátrica del mundo?

No he encontrado datos sobre los suicidios fallidos, que pueden comportar severas lesiones o incapacitados. Es evidente que una mejor atención psiquiátrica -cínicamente Mas dijo que la catalana sería la mejor del mundo- hubiera reducido la patética realidad expuesta. También contribuiría una pacificación social -no la excitación independentista continuada-, actuar mejor contra el paro y una ayuda decente a los infinitos naufragios sociales.

Cataluña, ¿un gran cementerio?

Si esto continúa yendo así se podrá dar en Cataluña el nombre de un gran libro del famoso escritor católico francés Georges Bernanos (1888-1948): "Los grandes cementerios bajo la luna". Describe la Mallorca de los primeros meses del golpe de Estado del general Franco. Inicialmente favorable al golpe, por su identificación religiosa, después Bernanos condena y destroza el franquismo, hecho que le podía haber costado la vida. El libro tiene muy buena y fiel crónica periodística.

Obviamente, la obra estuvo prohibida bajo el franquismo. Pero existió: yo lo leí, en francés, de muy joven. En cambio, Mas y los suyos consiguen que su monstruosidad sanitaria pase prácticamente desapercibida. Hay una frase hecha sobre "la paz de los cementerios". Ahora puede surgir una precisión: "La paz de los cementerios, por el recorte sanitario".

Comentar