proceso análogo al de Herce

Reingresa en prisión el ex presidente de FGC Enric Roig

Roig fue presidente de los FGC entre 1993 y 1999, y Herce le relevó hasta 2004. Ambos fueron condenados en 2011 a seis años de prisión cada uno por malversar 2,7 millones de euros, pena que fue rebajada a cuatro años tras haberla recurrido.

2 min
Los ex presidentes de Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña Enric Roig y Antoni Herce.
Redacción / Agencias
Viernes, 14.02.2014 11:24

El ex presidente de Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña (FGC), Enric Roig, ha ingresado de nuevo en prisión tras la revocación por la Audiencia de Barcelona del tercer grado que le fue concedido el pasado verano a los 48 días desde que se iniciara su condena de 4 años por malversación.

Roig ha ingresado en los últimos días en la prisión de Quatre Camins, donde permanece el también ex presidente de los FGC Antoni Herce, que ha tenido un proceso análogo y ha regresado a la cárcel a principios de este mes.

Roig, que fue presidente de los FGC entre 1993 y 1999, y Herce, que le relevó hasta 2004, fueron condenados en 2011 a seis años de prisión cada uno por malversar 2,7 millones de euros, pena que fue rebajada a cuatro años tras haberla recurrido. Ambos ex presidentes ingresaron por vez primera en Quatre Camins para cumplir condena en mayo de 2013.

Millonario plan de pensiones

Tan sólo 48 días después, la Dirección General de Servicios Penitenciarios de la Generalidad, que dependen de la Consejería de Justicia, les concedió el régimen abierto, puesto que consideraba que eran delincuentes primarios, sin reincidencia, con interés en afrontar el resarcimiento económico por el delito cometido y con un entorno social y familiar estable.

La Fiscalía de Barcelona recurrió a su vez contra el régimen abierto concedido a los ex directivos, hasta que finalmente la Audiencia de Barcelona ha decidido revocar su tercer grado y ha ordenado su vuelta a prisión. La Audiencia de Barcelona ha considerado probado que tanto Roig como Herce idearon una "trama" para crear un millonario plan de pensiones "ambicionando un enriquecimiento económico personal muy superior al que le proporcionaría su retribución salarial".