Revista de prensa

'El País' explota la ponencia "golpista" de la ANC e irrita a Rahola

La reacción en Madrid al 23-A de la "Assemblea" propicia un inconcreto aumento de militantes, asegura el Ara. La Razón revela una "reunión discreta" en Moncloa entre Rajoy y Sánchez-Camacho.

12 min
Pablo Planas
Jueves, 20.03.2014 09:22

La uniformidad es tendencia en Cataluña. Hay una coincidencia general en atribuir todos los desaguisados a Madrid, una explicación absoluta ante los fenómenos de la naturaleza y la política en la que coinciden el ex presidente del Parlamento autonómico catalán Joan Rigol y los más rudos voluntarios de la "Assemblea", como David Ventura, el "intelectual" hallado por el naturalista Toni Bolaño en la sima de Homs de la Victòria, al lado de Torelló. Ventura es partidario de la acción directa y de juzgar a los colaboracionistas y Rigol de sustituir las 'esteladas' por la clásica señera de toda la vida, de modo que se parecen lo que un huevo a una castaña. Ahora bien y eso sí, ambos opinan que Pilar Rahola y el economista Sala i Martín se han hecho asamblearios porque Madrid ha puesto en su punto de mira el esplai de Carme Forcadell. Esta teoría es anterior a los tiempos de Aznar y Carod-Rovira y se interpreta en clave España nos roba, agrede, ofende, insulta y no nos entiende. También están de acuerdo en lo del derecho a decidir, pero eso no hace al caso del escenario del 23-A, el día de la paella, pero no a lo teniente coronel sino en la versión de la coronela.

La certeza de que la Tierra es redonda nada puede frente al hecho insoslayable de que parece plana, de modo que esa teoría de la responsabilidad última de Madrid también tiene creyentes entre los "unionistas", sea por la vía de juzgar tibio a Rajoy o por la contraria, la de presumir gentilmente que en Madrid todo es más grosero, como de callos con garbanzos frente a las espumas, queneles, vulgo croquetas, y esferificaciones locales. Total, que la ANC está en el punto de mira, pero de la portada del Ara y en la opinión de La Vanguardia. Un clamor recorre las tertulias y los informativos catalanes. La "Assemblea" está en juego desde que se ha descubierto que pretende controlar hasta el aeropuerto de El Prat. Es el tema de la ponencia, el plan por si hay que hacer "balconing" y declarar la independencia por la vía rápida. En El País, Miquel Noguer y Maiol Roger anotan algunas sentencias de la "Hoja de Ruta 2014-2015". Es un barrido parcial, un despiece en una información titulada "Expertos en derecho cuestionan el plan de la Asamblea Nacional Catalana". Nos habíamos quedado en eso de que "la visualización pública de que el país entero funciona por sí sólo debe ser claramente percibida y concretarse con elementos como el control de las grandes infraestructuras y fronteras..." y llega el diario de Prisa a poner el acento en otras sentencias del jacarandoso texto asambleario: "Será necesario diseñar las diferentes medidas de presión democrática a los alcaldes que se muestren reticentes" o "La idea (sic) es que el pueblo de Cataluña convoca la consulta". ¿Pero, qué es eso de los alcaldes reticentes? A ver si es que van a presionar a García Albiol, el de Badalona, para que firme su dimisión. Es lo que ha pasado en Ucrania con el director de la televisión pública, sospechoso de proputinismo. Está en youtube y es la traducción práctica de "ideas" tipo es el pueblo quien convoca la consulta. Maidan y luego "mayday, mayday", lo propio antes de coger el paracaídas si es que se tiene uno a mano. El proputinismo aquí sería un alcalde reticente.

En Ara la idea también es directa: "La ANC, en el punto de mira" es el titular principal de su portada. Lo que dijo Forcadell en TV3 y en 8TV. Pero hay información detalladísima. "Sectores mediáticos de Madrid apuestan por ilegalizar la entidad" y "Más de mil personas se hacen socias de la Asamblea en solidaridad". Sectores mediáticos y algo así como más de mil, todo muy concreto.

En La Vanguardia, marcan la línea a seguir Pilar Rahola y Francesc Marc Álvaro. La primera se pone lírica:

"Después de los solistas del trombón, aterrizan los diarios de la derecha ancestral, y es así como tenemos un editorial de Abc que no se pone por poco: pide la disolución de la Assemblea y el procesamiento de Forcadell. Al mismo tiempo, el coro va haciendo todo tipo de ruidos con los instrumentos que encuentran, sean televisiones del crucifijo, sean radios irredentas. Y para remachar la sinfonía, la progresía mediática afina los instrumentos y perpetra el desafinamiento final. Y es así como tenemos un editorial de El País que, sin usar la gramática pesada de los otros, dispara con la misma munición: la ANC es golpista, sólo que, verbigracia de El País, perpetra un 'golpe blanco'".

Lo de Álvaro es menos musical, más práctico:

"Junto con el liderazgo de Mas y el compromiso de Junqueras, la ANC es uno de los puntos fuertes del movimiento y por eso hay quien quiere criminalizarla. En este sentido, hay que tomar nota de lo que informó José Antich el martes, desde RAC1: 'Dirigentes del PP han pedido al Ministerio de Justicia que, a través de la Fiscalía, se estudie la posible ilegalización de la ANC'. Que alguien considere esta posibilidad pone en evidencia dos cosas: el gran desconocimiento de la sociedad catalana que impera en Madrid y la estupidez de aplicar la plantilla vasca de la violencia para abordar el caso catalán".

Es lo de la culpa de Madrid, pegamento universal y Karma chungo al que se atribuye toda alteración del idílico curso del proceso natural, la transición nacional.

Un país, un pueblo y un destino en La Vanguardia. En Abc es otra cosa y destaca el artículo de Oti Rodríguez Marchante, que define a Mas como "Monchito", el muñeco de José Luis Moreno, que sería Carme Forcadell. Anda lo que ha dicho. Cuando en el CAC entiendan el paralelismo le van a abrir un expediente a Marchante con apercibimiento de sanción, como mínimo. Pero no está para gaitas el articulista y añade:

"El dilema está en decidir qué hacemos con toda esta morralla, si tomarla a broma o en serio. Uno ve el poderío intelectual del muñeco, de la activista española (por el perfil wiquipédico de Forcadell) y del segundo Kiko más popular (Homs), después del hijo de la Pantoja, y se relaja ante la avanzadilla de la estulticia, pero si se comprueba que una niña muere en Treviño porque en Vitoria le niegan una ambulancia por un 'fallo de protocolo', no se relaja, sino que se eriza como el lomo de un gato ante la asquerosa necedad de sus semejantes distintos".

En El Mundo, Salvador Sostres es el corresponsal editorial de Cataluña."Lo importante es saber quién se parece a Putin, para saber quién manda y quién va a ganar. Margallo necesita hacer declaraciones como un yonqui necesita su dosis; y no sé si Rajoy sólo podrá hacerle callar cesándole. Margallo se parece a Europa, hortera en las formas y en el fondo equivocado. Es un despropósito que el ministro ¡de Exteriores! dé despacho a los asuntos catalanes; y que compare Cataluña con Crimea, que ha logrado independizarse, indica definitivamente que este hombre no está en sus cabales", apunta Sostres. O sea, que Margallo no es Putin, que tampoco tiene un correlato catalán, según el autor: "Lo importante en un conflicto es quién está dispuesto a llegar hasta el final para ganar. Si Putin fuera catalán, la independencia de Cataluña la tendríamos ya ganada, y nos habríamos anexionado los Països Catalans, para tener más espacio. Estimades terres que vau perdre a Almansa el vostre dret a ser. Pero tenemos a Mas, que es como tener a Margallo".

Si Putin fuera catalán... Vamos a ver cómo acaba esto, no vaya a ser que Putin sí sea catalán, como Cristóbal Colón y Cervantes, ya saben, Miquel de Servent.

También hay noticias hoy en los periódicos. La imputación por soborno de Oriol Pujol está en todos los diarios, pero es Abc quien pone el dedo en el ojo. El titular de Janot Guil es original de trinca, un chispazo periodístico, esa esperanza de leer algo que merezca la pena y que incita a merodear por los quioscos. Dice: "El juez imputa de nuevo a Pujol, por segunda vez en el Día del Padre". Arranca la crónica así: "Ayer, Día del Padre, se cumplía un año desde que Oriol Pujol, diputado de CiU, ex número dos de Convergència e hijo del ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol, fue imputado en el caso de las ITV". Esta vez es por soborno. El juez se llama Enric Anglada. Hay un precedente relativo, cuando el juez de Palma citó a declarar a la Infanta un 8 de marzo, Día de la Mujer trabajadora, pero tuvo que adelantar la fecha. La crónica también recoge el significativo momento en el que el alcade Xavier Trias le dice a la juez del caso del Hotel del Palau que ayudar al Palau "es una obligación de todo ciudadano de Cataluña". ¡Toma! Vaya día que tuvo ayer Trias, por la mañana en plan patriota catalán y por la noche, en el Club Siglo XXI con la alcaldesa Botella.

En El Punt Avui descubren la alineación para el clásico parlamentario del 8 de abril en el Congreso de los Diputados. Es la sesión para descartar la cesión de la competencia para convocar un referéndum (plan a, antes de recurrir a la convocatoria popular asamblearia) y por la parte del derecho a decidir comparecerán en Madrid Marta Rovira (ERC), Joan Herrera (ICV) y Jordi Turull (CiU). Es el Barça C, ni un solo titular habitual por mucho que a Marta Rovira la llamen "madame Procès". Mas y Junqueras se han borrado de la lista. Tampoco consta que Napoleón utilizara la bayoneta en Waterloo. Seguro que si fuera por ellos... Pero alguien ha de quedarse al frente del solar familiar y Mas y Junqueras, les cuentan sus asesores, son demasiado importantes como para mandarlos a Madrid a que los frían a preguntas. No es prudente. Turull, Turull, que se lo coma Turull, ha dicho Homs. "El equipo para Madrid" titula el Avui. No es coña. Y remata que "Una comitiva de alcaldes de la AMI (Municipis per la Independència) viajará para dar apoyo a los diputados", como los almogávares del Barça en la final de Baliea.

Noticia exclusiva en La Razón. Carmen Morodo revela que ayer mismo Rajoy y Alicia Sánchez-Camacho se encontraron en La Moncloa. "Una reunión discreta -escribe Morodo-, y aunque Cataluña sigue marcando la agenda política, el contexto electoral aviva las expectativas sobre la posible inclusión de la dirigente catalana en la lista europea". El texto también abunda sobre el contexto: "Ella se ha caracterizado por ser una de las voces que ha defendido con más contundencia que el presidente de la Generalidad, Artur Mas, no iba de farol. (...) Una posición que contrastaba con la impresión de otros compañeros de filas, que casi hasta antes de ayer seguían empeñados en intentar quitar trascendencia a las amenazas del líder de CiU".

La Razón, por cierto, anuncia una visita del papa Francisco a España el próximo año y en La Vanguardia presentan el último libro de Enric Juliana. Es el asunto de la carta del director, Màrius Carol, que también habla del efecto Madrid:

"En la capital del Estado, pero también en Cataluña, se comete a menudo el error de confundir Madrid y España. Lo que no es cierto ni siquiera como metáfora. (...) Ni Madrid es exactamente España, ni lo que se publica allí es la opinión de los españoles. Pero la localización del poder y la potencia de los altavoces lleva al equívoco. De esas cosas se habló ayer durante la presentación del libro España en el diván, de Juliana, que recoge la tradición de periodistas catalanes de pluma certera en Madrid, entre los que figuran firmas tan ilustres como Josep Pla, Gaziel o Luis Carandell. En la obra se abordan los últimos diez años de la historia del país...". Pero ante el efecto Madrid, está el factor k, sostiene Carol: "Catalunya es el factor K (de Katalonien, palabra que se oye cada vez más en la cancillería de Berlín), que debe ser encarado con serenidad, generosidad y audacia. Preocupa que vamos tarde. La España en el diván escuchaba ayer a su autor como si mirara al psiquiatra de cabecera".

Vamos tarde y estamos locos, una asamblea de majaras oiga. Mañana sol y buen tiempo.

20 de marzo, San Martín de Dumio.

Comentar