El nacionalismo catalán trata de desmarcarse de este proceso

Crimea decide separarse de Ucrania e incorporarse a Rusia aunque la comunidad internacional no reconoce el referéndum

La consulta ofrece un resultado abrumador a favor de la anexión a Rusia. El Gobierno de Crimea, los EEUU, la UE, la OTAN y la mayoría de la comunidad internacional rechaza el referéndum por ser contrario a la Constitución de Ucrania y al derecho internacional.

2 min
Situación de la región de Crimea (en rojo) en el mapa de Ucrania
Redacción
Domingo, 16.03.2014 23:35

El 95,5% de los votantes en el referéndum celebrado este domingo en la República autónoma de Crimea ha decidido separarse de Ucrania e incorporarse a Rusia ("¿Se pronuncia a favor de la reunificación de Crimea con Rusia como entidad federal?), frente a un 3,5% que ha optado por seguir en Ucrania con más autonomía ("¿Se pronuncia por restablecer la Constitución de la República de Crimea de 1992 y estatus de Crimea como parte de Ucrania?), con una participación del 81% del censo (algo más de 1,5 millones de personas), según datos oficiales.

Está previsto que este mismo lunes el Parlamento de Crimea refrende los resultados de la consulta y reclame la anexión de la república a la Federación rusa. "Haremos todo lo más rápidamente posible, aunque cumpliendo todos los requisitos legales", ha anunciado el primer ministro crimeo, Serguéi Axiónov.

El pasado martes, el Parlamento regional de Crimea declaró unilateralmente su independencia de Ucrania, tras varios meses de conflictos en todo el país que terminó con la caída del Gobierno pro ruso presidido por Víktor Yanukóvich. La población de Crimea está dividida entre rusos (58,3% de los habitantes), ucranianos (24,3%) y tártaros (12,5%), y una de sus principales ciudades, Sebastopol, alberga la flota rusa del mar Negro.

Este referéndum ha destatado una crisis de alcance internacional. El Gobierno de Ucrania, los EEUU, la Unión Europea, la OTAN y la mayoría de la comunidad internacional han anunciado que no reconocen los resultados del referéndum secesionista de Crimea por ser contrario a la Constitución de Ucrania, que consagra la integridad territorial del país, y al derecho internacional.

La consulta también ha dejado al nacionalismo catalán en una situación paradójica. Lejos de defender el "derecho a decidir" del pueblo de Crimea -como reclama para Cataluña-, la Generalidad se ha posicionado del lado de los que rechazan el referéndum por ser contrario a la Constitución de Ucrania.

Comentar