Presuntos testaferros de los líderes 'convergentes'

Dos empresarios afines a Pujol y a Mas se beneficiaron de ayudas multimillonarias injustificadas de Caixa Catalunya

Empresas en quiebra técnica controladas por Felip Massot y Carles Sumarroca recibieron créditos y capital de la entidad financiera poco antes de que esta tuviese que ser intervenida por ocultar un agujero de 14.000 millones de euros, según un informe que maneja la CUP.

4 min
Carles Sumarroca y Felip Massot
Redacción
Lunes, 3.03.2014 07:06

Dos de los empresarios más cercanos a las familias Pujol y Mas, Felip Massot (Vértix) y Carles Sumarroca (Comsa Emte), recibieron cientos de millones de euros en créditos y capital entre 2007 y 2011 procedentes de Caixa Catalunya a pesar de que era conocido que sus sociedades estaban técnicamente en quiebra.

Así lo recoge un informe encargado por la CUP, que este lunes revela El Mundo, y que se incorporará a la querella presentada por este partido contra la gestión de la entidad financiera, que fue intervenida y nacionalizada en 2011.

"Se vendieron sociedades a grupos de la oligarquía económica a precios muy por debajo del coste declarado, mostrando una vez más la falta de prudencia debida", y "se esperó hasta 2012 para aflorar unas pérdidas acumuladas de 5.450 millones de euros en unas sociedades valoradas el año anterior en poco más de 1.000 millones de euros", son algunas de las conclusiones a las que llega el informe, que acusa al Consejo de Administración de Caixa Catalunya de haber falseado de forma premeditada y fraudulenta la situación real de la entidad, para ocultar su situación de quiebra.

Favores multimillonarios a los presuntos testaferros de Pujol y Mas

Vértix, el grupo inmobiliario de Massot, recibió importantes créditos de Caixa Catalunya entre 2007 y 2010, pese a su crítica situación financiera, para después ser adquirida por la entidad financiera mediante diversas ampliaciones de capital. Unas operaciones que tuvieron un coste de al menos 300 millones de euros.

En el caso de Sumarroca, Caixa Catalunya le vendió por 10 millones su participación en la sociedad de autopistas Cedinsa, pese a que la entidad la valoraba en 30 millones. Además, le concedió decenas de millones en préstamos privilegiados y le refinanció sistemáticamente su deuda.

Cabe recordar que el empresario Javier de la Rosa, en su denuncia realizada ante la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la policía el 29 de noviembre de 2012, aseguró haber recibido "avisos y amenazas por diferentes personas, en donde de alguna manera se pide que bajo ningún concepto mencione ni al señor Vilarrubí, al señor Sumarroca y el señor Massot como personas vinculadas con las finanzas del señor Pujol y el señor Mas en el extranjero".

El mayor rescate en términos relativos

En todo caso, estos no fueron los únicos beneficiados por Caixa Catalunya en aquellos años. La caja también adquirió activos inmobiliarios por cientos de millones de euros a diversos promotores en quiebra para evitar que aflorasen las pérdida, entre ellos, Lluís Casamitjana -que resultó exculpado del caso Pretoria tras ser investigado-, la inmobiliaria Habitat, la constructora Prasa o la constructora Torca, vinculada al convergente Mateu Hernández, a la que le compró un solar en Varsovia por 50 millones de euros.

En esa época, Caixa Catalunya estaba dirigida por Adolf Todó (director general) y por Narcís Serra (presidente), ex vicepresidente del Gobierno con el PSOE (1991-1995) y ex socio de bufete de uno de los fundadores de CDC, Miquel Roca i Junyent.

La nacionalización de Caixa Catalunya a causa de su mala gestión tuvo un coste de más de 14.000 millones de euros de dinero público, el segundo rescate más caro en términos absolutos (tras el agujero de 23.500 millones de euros de Bankia) pero el primero en términos relativos (en función de su tamaño y volumen de activos).

ACTUALIZACIÓN 19:00 HORAS: La CUP ha emitido un comunicado en el que asegura que "nunca ha elaborado ni encargado ninguna auditoría sobre Caixa Catalunya" y que el informe que cita El Mundo es "un informe anónimo" que recibieron hace meses y cuyo "denso contenido está en fase de estudio y contraste". "Las citas publicadas hoy en El Mundo remiten única y exclusivamente a este informe anónimo, no a ninguna actuación ni declaración ni peritaje de la CUP", insisten.

Comentar