"esto va para tres o cuatro meses"

El PSC no se decide a expulsar a los críticos

La expulsión de los tres díscolos, que en su momento parecía inminente e inevitable, no se ha concretado en este tiempo ni parece que vaya a hacerlo. La proximidad de los comicios europeos de mayo, así como de las primarias del PSC de Barcelona, parece aconsejar que, al menos hasta el mes de junio, no se pronuncie la Comisión de Garantías.

2 min
Geli, Elena y Ventura, durante una rueda de prensa en el Parlamento autonómico de Cataluña
Redacción / Agencias
Lunes, 3.03.2014 12:49

La dirección del PSC evita pronunciarse sobre los tres diputados autonómicos que el pasado mes de enero rompieron la disciplina de voto y suscribieron la solicitud al Congreso de la cesión de competencias para que la Generalidad pueda convocar un referéndum secesionista.

"Un ambiente agitado" obliga a los de Pere Navarro a modificar su estrategia y dejar que pasen los días. En efecto, y según informa este lunes El País, la dirección del PSC no quiere remover las aguas ahora que el PSOE parece dispuesto a pactar con los socialistas catalanes cualquier toma de posición con respecto al desafío independentista.

Además, la proximidad de los comicios europeos de mayo, así como de las primarias del PSC de Barcelona, que se celebrarán a doble vuelta el 29 de marzo y el 5 de abril, parece aconsejar que, al menos hasta el mes de junio no se pronuncie la Comisión de Garantías del partido con respecto al expediente abierto a Joan Ignasi Elena, Marina Geli y Núria Ventura.

"Esto va para tres o cuatro meses"

"Esto va para tres o cuatro meses porque Torres no querrá resolver en un ambiente agitado", señalan fuentes de la dirección del PSC recogidas por el diario de Prisa. Joan Torres, en efecto, preside una comisión de garantías que, pese a tener las conclusiones sobre la mesa, aún no ha tomado una decisión final con respecto a los tres "críticos" del PSC.

La expulsión, pues, de los diputados autonómicos díscolos, que en su momento parecía inminente e inevitable, no se ha concretado en este tiempo ni parece que vaya a hacerlo. Tampoco es el mejor escenario posible el incierto resultado de esta legislatura, con un Artur Mas que ni renuncia ni aclara la posibilidad de avanzar elecciones.

No obstante, los interesados argumentan que no es de recibo que se les mantenga el "castigo" -siguen apartados de todos los cargos orgánicos y han sido rebajados a diputados rasos-, puesto que la resolución del conflicto parece ser que va para largo. "No es lo mismo que esas medidas sean provisionales durante 15 días que durante tres o cuatro meses", exclama, según El País, una de las expedientadas.

Comentar