El resto de partidos critican el pacto CiU-PSC sobre BCN World

ERC, PP, ICV-EUiA, C's y la CUP cargan contra los socialistas por su acuerdo con CiU para rebajar impuestos a los casinos. En el caso de independentistas y populares, a pesar de que se alinearon con CiU y el PSC en el Parlament en este mismo tema

4 min
Pere Navarro y Artur Mas, en un encuentro en el Palau de la Generalitat, en diciembre de 2011
Redacción
Lunes, 31.03.2014 18:02

El acuerdo a que llegaron este sábado CiU y PSC para desencallar la construcción del complejo de ocio y juego BCN World en Vila-seca (Tarragona), y que pasa por una radical rebaja de los impuestos a los casinos -del 55%, al 10%- no ha sido nada bien recibido por el resto de formaciones del Parlament, que lo han criticado por una diversidad de motivos. Y que han cargado especialmente contra el eslabón más débil, los socialistas catalanes.

Desde ICV-EUiA, seguramente la formación que más critica ha sido con el proyecto de rebajar los impuestos a los casinos -ya presentó en julio una moción para parar el proyecto de ley, rechazada en solitario por CiU con la aquiescencia de ERC, PSC y PP-, se ha avisado este lunes que, si los ecosocialistas llegaran al poder en la Generalitat, derogarían los "privilegios que acordaron CiU y PSC".

Así lo ha dicho el candidato de ICV a las elecciones europeas del 25 de mayo, Ernest Urtasun, que ha advertido del riesgo de que, a pesar de aprobarse la rebaja de impuestos pactada por CiU y PSC, BCN World no llegue a construirse porque los inversores se replanteen su decisión -como ya sucedió con el fallido Eurovegas madrileño-. "El riesgo es que los privilegios queden y luego el proyecto sea humo", ha alertado Urtasun.

Ley "hecha a medida"

En la misma línea se ha pronunciado la diputada de la CUP Isabel Vallet. En declaraciones este domingo en TV3, criticó el acuerdo CiU-PSC y tildó la ley para rebajar los impuestos a los casinos de "hecha a medida" para los promotores de BCN World, así como aseguró que este era un proyecto "opaco" que no crearia puestos de trabajo de calidad.

También ha sido criticada la rebaja de impuestos desde Ciutadans, aunque con otros matices. Así, el portavoz de la formación naranja, Matías Alonso, ha lamentado este lunes que esta rebaja "solo beneficie al sector del juego", y ha sostenido que "debe aplicarse a las clases medias y aquellos sectores que más están sufriendo la crisis". Por ello, Alonso ha anunciado que C's "pedirá una rebaja del tramo autonómico del IRPF" si se rebaja impuestos a los casinos.

Estas tres formaciones han votado en contra de la rebaja de impuestos a los casinos las dos veces que la cuestión ha llegado al Parlament. Pero también PP y ERC, que en la cámara autonómica se permitieron, con su abstención -y junto al PSC que ahora critican- que CiU ganara sendas votaciones.

PP y ERC, a favor de la rebaja y contra el pacto

Desde el PP, la critica no ha tenido nada que ver con la rebaja de impuestos -un concepto, en general, muy del gusto de los populares-, sino por motivos de táctica política. La líder del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, ha considerado que los socialistas no ejercen de oposición, y ha lamentado que estos "tenían muchas ganas de pactar rápido con CiU".

A la vez, Camacho ha asegurado que el pacto CiU-PSC aleja la posibilidad de un amplio "consenso" sobre BCN World, como el que cree que es necesario la líder popular. También ha ironizado con que los socialistas, que en la anterior legislatura criticaron que el PP votara con CiU los presupuestos de 2011 y 2012, ahora dan su apoyo a un Gobierno autonómico que tiene como principal objetivo la consulta independentista.

Por parte de ERC, su portavoz, Anna Simó, no ha desaprovechado la ocasión de hacer oposición por un día, y ha criticado que " cuando se trata de tocar los intereses de los poderosos, el Govern [autonómico] va corriendo a pactar con el PSC". "En un momento en que se pide tantos esfuerzos a la gente no se puede hacer esto", ha proclamado.

Simó también ha acusado a CiU y PSC de "precipitación" al firmar el pacto, puesto que, a su parecer, hay cuestiones que aun no están completamente cerradas, como la edificabilidad del recinto y la gestión del agua.

Comentar