La guerra de las balanzas fiscales

Extremadura argumenta con cifras que no es una Comunidad privilegiada

A medida que se acerca la negociación de un nuevo sistema de financiación autonómica, las CCAA presentan sus razonamientos para conseguir el mejor trato posible. Si hace tres semanas fueron los gobiernos autonómicos de Valencia, Baleares y Murcia los que se unieron para exigir una mejor financiación, y este martes el presidente de la Comunidad de Madrid exigía acabar con los "privilegios fiscales" del País Vasco y Navarra, la Junta de Extremadura ha presentado este miércoles un informe en el que introduce nuevos aspectos a tener en cuenta. Estos elementos son la balanza de déficit, la de deuda, la energética, la ecológica, la de infraestructuras, la industrial, la de renta, la demográfica, la de gasto público y la "balanza real de financiación".

6 min
Resultado del sistema de financiación autonómica por habitante en 2013 en comparación con la "balanza real de financiación por habitante", que incluye las ayudas del Fondo de Liquidez Autonómico y los mecanismos de financiación a proveedores
Redacción
Miércoles, 5.03.2014 16:33

"Las balanzas fiscales están invalidadas para extraer cualquier tipo de conclusiones. Su utilidad es meramente teórica. Si el Estado se basa en ellas para financiar de una manera u otra a las CCAA, nosotros queremos dar a conocer en profundidad la situación real de cada Comunidad, no la teórica que señalan las balanzas fiscales. Y para conocer esa situación no basta en absoluto con el saldo que presente la balanza fiscal de cada Comunidad. Lo realmente importante son los motivos por los que una Comunidad arroja un saldo y no otro".

De esta forma ha presentado este miércoles el consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Extremadura, Antonio Fernández (PP), la Balanza de Extremadura, un informe que incluye un conjunto magnitudes que, a su juicio, deben tenerse en cuenta para analizar la financiación autonómica y que van más allá de las tradicionales balanzas fiscales.

Estos datos incluyen las balanzas de déficit, la de deuda, la energética, la ecológica, la de infraestructuras, la industrial, la de renta, la demográfica, la de gasto público y la "balanza real de financiación".

Mínimo déficit público y deuda

En primer lugar, el informe recuerda que el Gobierno autonómico de Extremadura cerró el año 2012 con un déficit del 1,03% del PIB, 0,47 puntos por debajo del objetivo fijado, lo que la sitúa en el segundo lugar del ranking de CCAA por grado de cumplimiento, lejos de otras como la Comunidad Valenciana (3,7%), Murcia (3,18%) o Cataluña (2,23%). Además, es la que tenía el límite más bajo de todas las CCAA para 2013, el 1%.

Así, la Junta de Extremadura no solo no ha necesitado ayuda adicional del Estado sino que "es contribuyente neta al cumplimiento del objetivo de déficit establecido para el conjunto del Estado".

Por otra parte, la balanza de deuda revela que Extremadura es la Comunidad con menor deuda por habitante -según datos del tercer trimestre de 2013-, con 2.304,5 euros por habitante. En el otro extremo de la tabla se sitúa Cataluña, con 7.104,5 euros por habitante, mientras que la media nacional es de 4.194 euros por habitante.

Saldo energético y ecológico positivo

En tercer lugar, la balanza energética refleja que Extremadura es la segunda Comunidad con mayor saldo positivo, al exportar energía por un valor de 673 millones de euros -solo superada por Castilla y León-. En cambio, la Comunidad de Madrid importa energía por 1.367 millones; el País Vasco, por 538 millones; y la Comunidad Valenciana, por 330 millones.

La balanza ecológica es uno de los aspectos que más destaca el informe. Extremadura es la región española que menos CO2 emite por hectárea y año, contribuyendo con solo el 2,3% del total de emisiones contaminantes del país y presentando un saldo ecológico positivo. Las CCAA con un saldo ecológico más deficitario son Murcia, Valencia, Cataluña, País Vasco y Madrid.

"Somos el pulmón de España", subraya el informe, puesto que casi la mitad de la superficie de Extremadura son terrenos arbolados y que tienen 1,5 millones de hectáreas de dehesa. En total, la región acoge 502 especies protegidas, lo que genera "numerosas limitaciones al desarrollo" y unas "barreras administrativas que en otras regiones son menores".

Extremadura tiene el mayor ratio de superficie protegida por habitante de todas las CCAA (1,14 hectáreas por habitante, frente a 0,05 en Madrid; 0,07 en el País Vasco y 0,14 en Cataluña). Además, la región acumula un tercio de toda el agua dulce embalsada de España, que se dedica a la producción de energía limpia y renovable.

Infraestructuras obsoletas y nula producción industrial

En cuanto a la balanza de infraestructuras, el Gobierno autonómico de Extremadura destaca que toda la red ferroviaria de la región es de vía única, de ancho convencional y sin electrificar, una situación sin parangón a nivel nacional, siendo la red ferroviaria más obsoleta de todo el país. Y subraya que la pésima red de mercancías "incide negativamente en el desarrollo económico" de la región.

El informe alerta de que la mayor parte de la producción industrial en España se concentra en cinco CCAA: Cataluña (22,2%), Madrid (11,1%), Valencia (10%), Andalucía (9,9%) y País Vasco (9,7%). Esto lastra el desarrollo económico de las otras CCAA, especialmente de Extremadura, que solo tiene una empresa industrial con más de 500 empleados, frente a las 90 de Cataluña o las 79 de Madrid.

Menor renta per cápita y mayor presión fiscal

Extremadura tiene la menor renta per cápita de toda España (15.100 euros anuales), muy lejos de los 30.000 del País Vasco, los 28.900 de la Comunidad de Madrid, los 28.500 de Navarra, o los 26.400 de Cataluña. En cambio, Extremadura registra el mayor nivel de paro a nivel nacional (29,1%). "Existe una relación muy aproximada entre el PIB per cápita de las regiones y su nivel de desempleo", advierten.

Por si eso no fuera suficiente, añaden, Extremadura es la Comunidad con mayor presión fiscal (13,6% del PIB). En el otro extremo se situarían Canarias (7,12%), Rioja (9,97%), Cataluña (10,83%) y Madrid (10,99%).

Baja densidad, balanza laboral negativa y financiación autonómica por habitante

La Junta de Extremadura apela a la baja densidad de población como uno de los elementos fundamentales a la hora de valorar la situación de la financiación, puesto que los costes de los servicios públicos son mucho mayores cuanto mayor es la densidad y la dispersión poblacional.

Extremadura, junto a Castilla y León, tiene una densidad de 26 habitantes por kilómetro cuadrado, la menor de toda España. En cambio, Madrid tiene una densidad de 809 personas por kilómetro cuadrado; el País Vasco, 303; Canarias, 284, y Cataluña, 235.

El informe también revela que Extremadura tiene una balanza laboral negativa de 282.856 trabajadores (población en edad laboral fuera de la Comunidad, principalmente en Madrid, Cataluña y País Vasco), mientras que cada vez más personas mayores de 65 años regresan a la región, lo que supone un incremento de los costes en servicios públicos.

Finalmente, el documento de la Junta de Extremadura señala que, aunque Extremadura es la tercera Comunidad en el ranking de financiación autonómica por habitante (2.360,39 euros por habitante en 2013), si se tienen en cuenta las aportaciones del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y el mecanismo de pago a proveedores, esta Comunidad baja hasta la 10ª posición del ranking (2.605,37 euros). Una clasificación que encabezaría Cataluña (4.340,89 euros por habitante) seguida de la Comunidad Valenciana (3.273,43 euros) y Baleares (3.161,37), y que cerraría la Comunidad de Madrid (1.800,28).