Un concejal de la CUP entre los acusados

Independentistas radicales reciben a Rosa Díez al grito de "Visca Terra Lliure" en el juicio por el ataque de 2010 en la UAB

La líder de UPyD confiesa que aquel fue el momento "más brutal, tenso y violento" que ha vivido. "Rosa Díez, pim, pam, pum", fue una de las amenazas que recibió. Entonces tuvo que ser evacuada de la universidad mientras decenas de radicales le perseguían y le lanzaban objetos al grito de "fascista". Este viernes, otro grupo de independentistas la ha increpado apelando a la banda terrorista Terra Lliure.

3 min
Redacción
Viernes, 21.03.2014 21:45

La líder de UPyD, Rosa Díez, ha declarado este viernes en los juzgados de Sabadell (Barcelona) como testigo por el ataque que sufrió en marzo de 2010 por parte de un grupo de radicales independentistas cuando se disponía a pronunciar una conferencia en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

La dirigente de la formación magenta ha confesado que sintió "miedo" y temió por su seguridad, y ha calificado el ataque como "el más brutal, tenso y violento" que ha vivido. "Fui recibida en la UAB con gritos de Rosa Díez, pim, pam, pum, reiteradamente", ha asegurado, y ha explicado que algunos de los agresores realizaban con la mano el gesto de una pistola disparando hacia ella.

"Esto también lo he escuchado en el País Vasco con el nombre de personas que después han sido asesinadas. No hay ninguna bandera democrática que ampare eso", ha lamentado, y se ha comprometido a seguir trabajando "para que el totalitarismo no ocupe las calles de nuestro país, también en Cataluña".

Independentistas radicales la insultan al grito de "Visca Terra Lliure"

Este ha sido el segundo día del juicio contra los cinco estudiantes -Laura Rodríguez, Guillermo Gich, Aitor Blanco, Oriol Corral y Eudald Calvo (concejal de la CUP en Argentona)- que están acusados de los delitos de provocación al odio y la violencia contra grupos y asociaciones, impedir el uso legítimo de reunión o manifestación, coacción y desordenes públicos.

Hace unas semanas, el pleno del Ayuntamiento de Cerdanyola (Barcelona) -con los votos de PSC, ICV-EUiA, CiU, ERC y Compromís, y la abstención del PP- aprobó una moción que justificaba el ataque a la diputada, mostraba su "solidaridad" con los imputados, tildaba lo sucedido de "protesta pacífica contra la ideología catalanofóbica" de UPyD, y acusaba a esta formación de proponer "la asimilación cultural hispánica de la nación catalana" y de "utilizar el odio contra la nación y la lengua catalana como instrumento electoral a cambio de enfrentar y crispar a la ciudadanía".

Durante el acoso a la líder de UPyD que ahora se está juzgando, esta tuvo que refugiarse en una sala protegida y, posteriormente, ser evacuada de la universidad mientras decenas de radicales independentistas le perseguían y le lanzaban objetos al grito de "fascista".

Este viernes otro grupo de independentistas la estaban esperando a las puertas del juzgado, quienes, nuevamente, han lanzado insultos y amenazas contra la líder de UPyD, coreando consignas como "Visca Terra Liure", "Caña contra España" o "Guerra por la tierra".

"Hay quien pretende quitarme la libertad de expresión, pero o no voy a renunciar a hablar, ni a utilizar el espacio público, ni a ejercer la libertad de expresión", ha declarado a los medios.

Comentar