Para recaudar hasta 26 millones

La Generalidad prepara un impuesto a los pisos vacíos en manos de los bancos

Entre 850 y 1.650 euros al año por vivienda desocupada. El impuesto entraría en vigor el año que viene. Vila asegura que no hay "ánimo recaudatorio".

2 min
Viviendas de protección oficial
Redacción
Martes, 4.03.2014 18:58

El Gobierno de la Generalidad ha dado este martes el primer paso para instaurar un impuesto a las viviendas desocupadas propiedad de las entidades financieras, con el objetivo declarado de incentivar a estas a ponerlas en el mercado de alquiler. Aunque también tendrá un efecto en la recaudación, en una cifra que el propio Gobierno autonómico calcula entre 13 y 26 millones de euros al año.

El ejecutivo autonómico ha presentado la memoria preliminar del anteproyecto de ley que contempla este impuesto, después de que lo aprobara el Consejo Ejecutivo de este martes. En rueda de prensa, el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila, ha recalcado especialmente que el futuro impuesto "no está pensado con ánimo recaudatorio", sino "con voluntad de estímulo". En este sentido, ha razonado que por eso sólo se prevé aplicarlo en los 70 municipios catalanes con una mayor demanda de vivienda, y se calcula que afectará a unos 15.000 inmuebles.

La medida contempla un impuesto de entre 3 y 6 euros por metro cuadrado a las entidades financieras con una superficie de viviendas desocupadas de hasta 10.000 metros cuadrados, de entre 7 y 10 euros para las entidades con un total de entre 10.000 y 50.000 metros cuadrados, y de entre 11 y 20 euros para aquellas con más de 50.000 metros cuadrados vacíos.

Bonificaciones por volumen

Además, se prevén bonificaciones en el impuesto para los bancos según el porcentaje de pisos vacíos que destinen al alquiler: un 10% de bonificación si destinan entre un 5% y un 10% del total, un 30% si destinan entre un 10% y un 25%, un 50% si destinan entre un 25% y un 40%, y un 70% si destinan más de un 40% del total de pisos vacíos.

Con estas cifras, y teniendo en cuenta el total de pisos vacíos en manos de las entidades financieras que se verían afectados por el nuevo impuesto, la Generalidad calcula que cada vivienda vacía tendría que tributar entre 850 y 1.650 al año. El consejero Vila ha explicado que esta cantidad es un estímulo suficiente para los bancos como para que se decidan a poner estas viviendas en alquiler.

El nuevo impuesto se aplicaría sobre las viviendas que lleven desocupadas "por razones no justificadas" más de dos años, y entraría en vigor el 1 de enero de 2015, por lo cual no tendría incidencia en los presupuestos de 2014. Está previsto que empiece a tramitarse en el Parlamento autonómico este verano.

Comentar