Indemnización de 600.000 euros

Los despidos de Todó y Massana en Catalunya Caixa, improcedentes

Fueron despedidos sin indemnización alguna el año pasado, por "mala gestión". Ambos están imputados del delito de administración desleal.

3 min
El exdirector general de CatalunyaCaixa Adolf Todó, en una imagen del 2011
Redacción
Lunes, 10.03.2014 15:17

Nueve episodio relacionado con la gestión de Catalunya Caixa durante la gestión de Adolf Todó. El ex director general, que está imputado por un delito de administración desleal, junto con toda la ex cúpula de la caja, por haberse otorgado unos aumentos de sueldo que la fiscalía considera "desproporcionados y ajenos a la situación real de solvencia de la entidad, tendrá que ser readmitido en su cargo, o bien recibir una indemnización millonaria.

El Juzgado Social número 8 de Barcelona ha declarado que el despido de Todó y el del entonces consejero delegado Jaume Massana fue improcedente, por lo cual Catalunya Caixa tiene que readmitirlos en su antiguo puesto de trabajo o, alternativamente -y más probablemente- indemnizarlos con 600.000 euros a cada uno. Catalunya Caixa ya ha comunicado que recurrirá la sentencia.

Todó y Massana fueron despedidos en mayo del año pasado, justo después de que el Fondo de Reorganización Ordenada Bancaria (FROB) -que depende del Banco de España- interviniera Catalunya Caixa.

La entidad alegó "mala gestión" de Todó y Massana para aplicarles un despido disciplinario, es decir, sin ningún tipo de indemnización. Además, el ministerio de Economía y Competitividad también decidió bloquear las pensiones de cuatro y 1,5 millones de euros a las que tenían derecho Todó y Massana, respectivamente.

Sólo cuatro meses después de ser despedidos, Todó, Massana y los otros 52 integrantes del Consejo de Administración de la entidad del año 2010 -entre los cuales, el ex presidente de la caja e histórico dirigente socialista Narcís Serra- fueron imputados por un presunto delito de administración desleal.

Según la denuncia de la fiscalía, los 54 directivos imputados denunciados, entre los cuales destacan Serra y Todó como "principales beneficiarios", cometieron un "evidente abuso del cargo" cuando "utilizaron los fondos de una entidad con connotaciones y trascendencia públicas, en beneficio propio y con claro perjuicio para la entidad, lo cual contribuyó a su grave crisis financiera".

No dijo en el Parlamento autonómico si recurriría el despido

Posteriormente, en octubre, Todó compareció en la comisión de investigación de las gestión de las cajas del Parlamento autonómico, donde tuvo que oir duras palabras de algunos diputados. Muy especialmente, por parte del cupaire David Fernández, que llegó a llamarle "ladrón impune".

Pero fue el ecosocialista Josep Vendrell, con un lenguaje menos espectacular, quién fue más clarividente. "¿Llevará al FROB o la entidad a los tribunales por no cobrar la indemnización?", preguntó Vendrell a Todó en aquella comparecencia. "Me permitirá que no le conteste esto", le respondió el ex directivo de CatalunyaCaixa.

En diciembre, finalmente, el juzgado admitió ampliar la querella contra la ex cúpula de Catalunya Caixa, incluyendo una operación inmobiliaria fallida en Lleida, en unos terrenos por los cuales la entidad pagó 50 millones de euros en 2010 -cuando ya había estallado la burbuja inmobiliaria- y dónde llegó a construir nada.