Recuerdan el caso de Chacon

Los díscolos del PSC piden clemencia

Elena, Geli y Ventura argumentan que desobedecieron las consignas del partido para obedecer el programa electoral. Alegan que el mandato previo del Consejo Nacional sólo era orientativo y tenía que ser "interpretado y debatido políticamente".

5 min
Ventura, Geli y Elena, en la última fila del Parlamento autonómico
Carles Bellsolà
Miércoles, 5.03.2014 16:39

Los tres diputados autonómicos del PSC que el pasado 16 de enero desobedecieron las consignas del grupo parlamentario -y una votación previa del Consejo Nacional del partido- y votaron 'sí' en el Parlamento autonómico a trasladar al Congreso la petición para celebrar un referéndum independentista, Joan Ignasi Elena, Marina Geli y Núria Ventura, han pedido al partido que archive su caso. La petición se puede entender como un gesto en el sentido de no tensar la cuerda de una posible ruptura, y contrasta con la posición de otro militante crítico y nacionalista del partido, Toni Comín, que hoy mismo ha anunciado que deja el PSC y que estudia forma parte de la lista de ERC a las europeas.

Según un documento presentado por Elena, Geli y Ventura ante la Comisión de Garantías del PSC -el organismo disciplinario que estudia su posible sanción-, que ha publicado este miércoles el diario Ara, los tres díscolos razonan que "no comparten" ni la apertura de expediente, ni "las medidas cautelares" -fueron suspendidos de todos sus cargos internos-, por lo cual presentan una serie de alegaciones.

En el documento, los díscolos afirman que su voto del 16 de enero "es fiel al programa electoral del PSC" de las últimas elecciones autonómicas. En concreto, destacan que el programa "explícitamente apuesta por la celebración de un referéndum, desde el principio democrático del derecho a decidir y del principio de legalidad", así como también se compromete a "promover las reformas necesarias" para hacer posible este referéndum "acordat en el marco de la legalidad".

Navarro en el debate de investidura

En este sentido, los díscolos argumentan que la resolución aprobada por el Parlamento autonómico el 16 de enero -la que ellos votaron a favor, junto con CiU, ERC e ICV-EUiA-, "no impide el cumplimiento" de una resolución de marzo de 2013, promovida por el PSC, que pedía "la iniciación de un diálogo con el Gobierno del Estado para hacer posible la celebración de una consulta sobre el futuro de Cataluña", sino que las dos resoluciones son "complemantàries".

Los tres diputados críticos también tiran de hemeroteca -y del diario de sesiones- para poner de manifiesto que la dirección del PSC ha dado un giro, con la legislatura ya iniciada, en cuanto al derecho a decidir. Así, recuerdan la primera intervención en el Parlamento autonómico del líder del partido, Pere Navarro, en el debate de investidura, cuando este proclamó que el PSC "no pondrá palos en las ruedas, ni uno", al proyecto de CiU y ERC para celebrar una consulta.

Sobre este punto, los tres díscolos recalcan especialmente que Navarro aseguró en el debate de investidura que "el PSC se abstendrá en todas y cada una de las votaciones que afecten a este tema durante toda la legislatura". Explican que el grupo parlamentario sólo matizó posteriormente que se reservaban el 'no' para iniciativas "descaradamente ilegales", pero que este no es el caso de la votación del día 16 de enero.

Recuerdan que Chacón no fue castigada duramente

Elena, Geli y Ventura también recorriendo a los agravios comparativos para defender que no tendrían que ser sancionados. Recuerdan como, hace ahora un año, el 26 de febrero de 2013, el PSC votó en el Congreso 'sí' -siguiendo consignas de Nicaragua- a dos propuestas de CiU e ICV-EUiA a favor del derecho a decidir, lo que significó romper la disiciplina de voto del grupo del PSOE. Y que esto sólo se saldó con una multa de 600 euros para los parlamentarios del PSC -además de la pérdida temporal de su representante en el grupo parlamentario, José Zaragoza-.

Pero también rememoran que la díscola del PSC fue entonces la ex ministra Carme Chacón, que no emitió ningún voto, desobedeciendo las órdenes de la dirección que encabeza Navarro, y que a ella el PSC "no le pidió el acta de diputada" ni la "amenazaron con ninguna expulsión":

"Nos encontramos pues, por un lado, una actitud flexible y comprensiva, resuelta políticamente con el diálogo", alegan los críticos, refiriéndose al caso de Chacón, antes de afirmar que su propia desobediencia, en cambio, ha sido recibida "con una actitud desproporcionada y excesivamente punitiva".

Consideran orientativo el mandato del Consejo Nacional

Los tres diputados díscolos no obvian la decisión de noviembre del Consejo Nacional del partido, que, por muy amplia mayoría, se decantó por votar 'no' en el Parlamento autonómico a la entonces ya anunciada propuesta de llevar al Congreso la petición para celebrar un referéndum independentista.

Reconocen que el Consejo Nacional decidió que los diputados del PSC tenían que "votar contrariamente a cualquier propuesta o iniciativa relacionada con la consulta que no haya sido previamente negociada y acordada con el Gobierno de España". Pero argumentan que esta decisión "es muy previa" a la redacción de la propuesta concreta que se votó el 16 de enero.

En este sentido, consideran que el mandato del Consejo Nacional "no respondía" a un "posicionamiento específico" respecto a la votación del 16 de enero, sino que representaba "un criterio establecido a todos los efectos" que tenía que "ser interpretado y debatido políticamente".

Por todo ello, Elena, Geli y Ventura solicitan a la Comisión de Garantías del partido "dejar sin efectos las medidas cautelares" que les han aplicado, y que se archive su expediente. También piden que su petición se atienda "con la máxima celeridad posible".

Comentar