Revista de prensa

Un asesino en Òmnium y bofetón a una jefa en 'La Vanguardia'

La Razón descubre las implicaciones criminales de un dirigente de Òmnium Cultural, un "noi" con un pasado negro. En El Punt Avui elucubran sobre el congreso de obispos en Roma, el "Mobile" Papal.

9 min
Pablo Planas
Lunes, 3.03.2014 09:20

El nacionalismo dispone de sólidas estructuras "cívicas" fruto de la práctica intensiva del clientelismo político. Eso le garantiza el control de la calle y el de las fachadas, la afluencia masiva a los despliegues independentistas y un estado permanente de alerta en una parte de la ciudadanía por lo demás acomodada. La infiltración nacionalista hasta en los clubes de ajedrez es uno de los efectos del situacionismo así como una de las causas de la notable disciplina interna y cohesión de las bases castelleras. El movimiento, la "Assemblea", Omnium, los colombófilos por la independencia y el ateneo sostenible graciense se expresan en la onda de Parchís, con coreografías para todos los públicos y el típico rollo, con perdón, de las apas (asociaciones de padres y madres) de la inmersión. Todo muy civíco, participativo y tal.

Es la cara A, la versión lírica, unplugged, un happening, el flower power de las Diadas, el millón y medio exacto e incuestionado con el que acaban todas las conversaciones sobre el tema. La cara B es la que ilustran el consejero Homs y el eurodiputado Tremosa con sus reveladoras declaraciones sobre Ucrania y Crimea respectivamente. Y esta cara B es la que refleja también la portada de La Razón, con el siguiente titular: "Un líder de Òmnium asesinó a un joven 'en defensa de Cataluña contra España'". En un subtítulo añade: "David Ventura, dirigente de la plataforma independentista financiada por Mas justifica el crimen cometido con un grupo de Boixos Nois en 1991".

Es una información de Toni Bolaño en la que se alude a una carta de un dirigente de Òmnium ponderando las circunstancias de aquel suceso, el apuñalamiento de Frederic Rouquier, un joven hincha del Español. Los autores fueron condenados a una paletada de años de prisión, pero fueron puestos en libertad en 1998. Según explica Bolaño, el diario digital que tuvo como director al mismísimo Oriol Junqueras publicó un texto del tal Ventura en el que enmarcaba aquel crimen en la lucha contra España, contra los opresores, la policía estatal y las clases coloniales, una apología del terrorismo en toda regla firmada por un coordinador comarcal de Òmnium, quien, además, participó en el crimen y fue condenado por ello. La carta se publicó el año pasado y su abajo firmante es un tipo muy conocido en los ambientes indepes de Vic y alrededores, un figurón del derecho a decidir, un activista social, otro que le habría negado la mano al Príncipe o se la habría ofrecido en forma de bofetón, con la palma bien abierta. La apoteosis de la acción directepuntocat, un caso el de este "noi", el Txus de la Polla Records (alguien va a pagar sus nervios) pero en salchichón. La organización de Muriel Casals (no confundir con "casuals", los del Barsa) no ha dicho nada sobre esta joya descubierta por Bolaño. El expediente de este David Ventura incluye también palizas a magrebíes y frecuentes visitas al juzgado, se afirma en la noticia. ¿Miedito? Lo siguiente.

La Razón también retrata a los 33 jueces que firmaron el manifiesto a favor de la consulta independentista, a los que presenta encabezados por Santiago Vidal, magistrado de la Audiencia de Barcelona. Vidal, habitual de TV3, dijo en un acto de ERC -asegura el diario de Planeta- que si el Estado mandara a la Guardia Civil retirar las urnas de un referéndum ilegal, "los mossos y muchos ciudadanos les haríamos frente".

¿Los Mossos? Ese es el tema de Abc. Pablo Muñoz y Àlex Gubern firman la noticia titulada "La Asamblea Nacional de Cataluña promueve entre los mossos la causa del soberanismo". Literal:

"La Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) continúa con su estrategia de implicar a todos los sectores de la sociedad catalana en el desafío soberanista. Sin embargo, el pasado 21 de febrero dio uno de los pasos más delicados, ya que dio amparo en Tarragona al acto de presentación de la plataforma sectorial 'Mossos per la independència', cuyo objetivo último, según las fuentes consultadas por Abc, es conseguir que llegado el caso todos los Cuerpos policiales de Cataluña obedezcan solo a las directrices de la Generalidad, aunque suponga romper con la legalidad constitucional vigente. Días antes del acto, en las redes sociales se pedían 'policías que den su vida por defender la nación catalana'".

Miquel Sellarés (¿quién, si no?) está al capdavant del cotarro. El hombre de Pujol para la seguridad, así, en general, cuentan en Abc, tiene un nuevo chiringuito que se llama "Centro de Estudios Estratégicos de Cataluña". Una cosa genial desde la que sigue con lo suyo de montar una guardia civil catalana. También explican en Abc que ya hay hasta una sectorial sobre este asunto: "La sectorial 'Mossos per la Independència' se presenta como un 'grupo de mossos que nos hemos unido para defender y servir a nuestro país para alcanzar el estado propio', asegurando al respecto que 'no incumplimos la legalidad'. 'Los Mossos cuando trabajamos somos profesionales (...) y fuera del trabajo seguimos siendo mossos, pero tenemos nuestras inquietudes'". La fotografía que ilustra esta información es todavía más escalofriante. Se trata de la comisaria de los Mossos en Guisona, en la que ondea una estelada.

En El Mundo, el expediente catalán son los negocios, el estraperlo de créditos blandos y pelotazos financieros en los albores de la crisis. La pareja formada por Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta abandera el periódico con un "peritaje" que se añadirá a una querella "que se presentará en los juzgados". Se basa en el testimonio del locuaz y accesible Javier de la Rosa. El ex empresario modelo habría largado ante la UDEF (la poli de los delitos fiscales) que Felip Massot y Carlos Sumarroca eran testaferros de Mas y Pujol y que sus empresas constructoras habrían recibido generosos créditos de Caixa Catalunya, en la época de Narcís Serra, cuando estaban a un paso de la quiebra. Hablan de 5.450 millones de euros, una cantidad fabulosa, un pelotazo repartido entre grandes constructoras catalanas, una lluvia de millones que dejaría el caso Millet en una falta administrativa. O menos.

Prensa catalana. El Punt Avui no pierde la fe y abre su portada con que "El proceso catalán marca la visita de los obispos al Vaticano". Con un optimismo inquebrantable, el diario da vuelo a un par de detalles, tales como las declaraciones del abad de Montserrat en las que decía que el Vaticano estaba al tanto del "proceso" y que los diez obispos de las diócesis catalanas están en la comitiva de obispos españoles que verán al Papa. Firma el texto Mireia Rourera. No habla de la dura nota del nuncio del Vaticano en España sobre las declaraciones de Soler, lo que no impide que la crónica sea una guía para católicos catalanistas. No tiene desperdicio, incluidos unos palos escasamente cristianos a la memoria de Ricard Maria Carles. En conclusión, hay dos iglesias, la buena, que es la nacionalista, amén de progresista. Y luego, la de Rouco Varela, que según el Avui, gana posiciones porque los curas nacionalistas ya son muy mayores. Y en medio, el Vaticano, cuya cabeza visible podría o debería abordar esta semana una audición completa del tema independentista. Que el Espíritu Santo le asista. Un relato asombroso que hará las delicias de los amantes de la quiromancia. En El Punt. Habrá que esperar a la versión de Germinans.

No menos sorprendente es la página 17 de La Vanguardia. A tres columnas, un elogio de Santi Vila firmado por Isabel García Pagan y que incluye consideraciones tales como: "Alerta que 'la idea de que la legitimidad está por encima de la legalidad es muy peligrosa' y recomienda que 'más nos valdría hacer una política más moderada que no caiga en la tentación de la excitación, sino que explicara las cosas como realmente son y con las dosis de autocrítica necesaria'". La percha del incienso es la presentación de un libro del consejero de Territorio. Glosa García Pagan: "Se trata de un político con 'Un perfil propio' (Angle Editorial) en las filas convergentes. El conseller de Territori i Sostenibilitat, Santi Vila -gay, con escapulario al cuello y de oración diaria, y admirador del arte taurino sorprendió a muchos reivindicando en un artículo en La Vanguardia el legado de Puig i Cadafalch frente a personajes que considera 'menores' como Macià o Companys...".

Vila, por tanto, es la apuesta. Un gay que reza una vez al día (antes se exigía la misa diaria para poder presumir de católico). ¿Sí? Pues no lo tiene tan claro Francesc-Marc Álvaro, que en lo que queda de la misma página le dice a su compañera (recién ascendida) García Pagan lo siguiente de entrada: "El termómetro del proceso soberanista no es -como piensan algunos erróneamente- un artículo desenfocado de un conseller sobre Puig i Cadafalch sino otros fenómenos de más entidad". Toma viaje, en la columna de al lado. Y el caso es que García Pagan suele coincidir con Álvaro en sus apreciaciones. Por ejemplo, ambos sostienen la naturaleza profundamente popular, independiente, espontánea y virginal del proceso. En palabras de Álvaro, lo que viene siendo la "mayoría social movilizada". "La buena y mala noticia es que nada de lo que hagan o dejen de hacer los partidos favorables al derecho a decidir tiene -de momento- la capacidad de desactivar el proceso..." avisa Álvaro. Que lo sepas, Vila. ¿Te enteras, García?

Han liberado a Marc Marginedas, enviado especial de El Periódico en Siria.

3 de marzo. San Emeterio de Calahorra y Santa Catalina Drexler, monja estadounidense que se dedicó a la enseñanza y el apostolado. Canonizada por Juan Pablo II en 2000.

Comentar