"la generalidad hace economías con la verdad", lamenta

Margallo: "Un referéndum que no respete la Constitución interna no puede ser aceptado por la comunidad internacional"

"Esto no es, como se ha intentado decir, una amenaza. Es simplemente una advertencia de lo que la legalidad internacional y europea dice, advertencia que el Gobierno hace, porque como Gobierno que es también en Cataluña intenta evitar que los catalanes sufran un perjuicio que, a nuestro juicio, sea irreversible", ha razonado el titular de Exteriores.

3 min
Mas, entre Rajoy y García-Margallo, en la presentación del Foro Económico del Mediterráneo Occidental celebrado el pasado 23 de octubre en Barcelona
Redacción / Agencias
Jueves, 17.04.2014 09:43

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo (PP), ha puesto de manifiesto este miércoles que lo que el Gobierno hace y dice con respecto a la presión a que le somete el independentismo catalán no es "una amenaza", sino "simplemente una advertencia de lo que la legalidad internacional y europea dice".

"Una secesión sería mala para España, sería muy malo para Cataluña y no sería buena para Europa, que se encontraría con problemas", ha explicado el titular de Exteriores, que se ha referido al pago de la deuda externa como uno de los asuntos que más puede inquietar a la Unión Europea en el hipotético escenario de que se haya producido una independencia de Cataluña.

Margallo también ha abordado las singulares conclusiones del sexto informe del ente conocido como Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN), así como la reacción del Gobierno autonómico que pasa por exigirle al Ejecutivo de Mariano Rajoy que sea él quien pida un informe jurídico a la UE sobre la "postura oficial" en torno a las consecuencias de una eventual secesión. "Setenta veces, siete en términos evangélicos, que se plantee esa cuestión, la respuesta será siempre la misma", ha zanjado el ministro.

Con todo, uno de los ministros más activos en la "cuestión catalana" ha querido desglosar esta respuesta haciendo referencia a los artículos 4 y 49 del Tratado de Lisboa, ratificados por la Comisión y "aireada por todos los responsables públicos de la UE, desde el presidente del Consejo hasta todos los comisarios que han hablado sobre el tema". 

"También es Gobierno en Cataluña"

"En síntesis", ha proseguido Margallo, "la respuesta es la siguiente: desde el punto de vista de la legalidad internacional, un referéndum que no respete la constitución interna no puede ser aceptado por la comunidad internacional, como ha declarado la Asamblea General de Naciones Unidas por 100 votos contra 11".

A esto ha añadido la ristra de advertencias proveniente de la Unión Europea, destacando en particular la del presidente del Consejo, quien ya dejó dicho que "los tratados dejan de aplicarse desde el minuto uno" en que un territorio se independice de un Estado miembro y que, para solicitar su adhesión a la UE, debe obtener la unanimidad de los Estados miembro:

"Quiero decir que esto no es, como se ha intentado decir, una amenaza. Es simplemente una advertencia de lo que la legalidad internacional y europea dice, advertencia que el Gobierno hace, porque como Gobierno que es también en Cataluña intenta evitar que los catalanes sufran un perjuicio que, a nuestro juicio, sea irreversible". 

"La principal obligación de un responsable político es decir en todo momento la verdad, no hacer economías con la verdad", ha declarado Margallo, "y advertir a los ciudadanos de las ventajas e inconvenientes que tiene una opción política", ha razonado.

En este sentido, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha lamentado "que los responsables de la Generalidad están haciendo serias economías con la verdad en este tema, que afortunadamente son contradichas" por "cualquier responsable de la UE". "Es decir, por cualquier responsable de la UE que no escriba a petición de parte, que restablece la verdad", ha añadido.

Comentar