'caso Mercurio'

El TSJC cree que Fernández y Bustos presionaron para colocar a un cargo a dedo

Según la instrucción del caso, el ayuntamiento de Montcada i Reixac contrató a la pareja de un cargo de Sabadell, a pesar de que estaba menos preparada que otro candidato que fue desestimado.

3 min
El ex alcalde de Sabadell Manuel Bustos y el diputado autonómico del PSC Daniel Fernández, a ambos lados de la también diputada autonómica socialista Montse Capdevila, en un acto en Sabadell
Redacción
Viernes, 11.04.2014 19:45

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) considera que el ex secretario de Organización del PSC y diputado autonómico Daniel Fernández, y el ex alcalde de Sabadell Manuel Bustos, también socialista, podrían haber cometido un delito de tráfico de influencias, al presionar para que el Ayuntamiento de Montcada i Reixac (Barcelona) contratara a un cargo municipal a dedo.

Así lo afirma el TSJC en el auto que cierra la instrucción de una pieza separada del caso Mercurio, sobre presunta corrupción en el Ayuntamiento de Sabadell, y cuyo principal imputado es Manuel Bustos, que investiga el supuesto caso de tráfico de influencias a cargo del propio Bustos y Fernández en Montcada i Reixac.

Según el auto, Bustos y Fernández, "mediante el prevalimiento de los cargos que ostentaban", actuaron para lograr que la alcaldesa de esta localidad, María Elena Pérez, contratase en mayo de 2012 como directora del Área Territorial del Consistorio -con un sueldo de 52.000 euros brutos anuales- a Carmina Llumà-, pareja del jefe de la Asesoría Jurídica del Ayuntamiento de Sabadell, en lugar de a otro candidato.

El juez imputa a Daniel Fernández, Manuel Bustos y su hermano Francisco por un delito de tráfico de influencias, y a María Elena Pérez por un delito de prevaricación. Con esta resolución se da por terminada la instrucción y se da traslado a las partes por si quieren presentar recurso o solicitar la apertura de juicio oral, y que presenten sus escritos de acusación y defensa

Contratada con menos preparación

Según considera la fiscalía, Llumà fue contratada a pesar de que no superó en un primer momento las pruebas de selección -realizadas por una empresa externa-, y en detrimento de otro candidato que sí las superó y que se consideraba como mejor preparado.

Según la fiscalía, los primeros movimientos los hizo Francisco Bustos, que transmitió a su hermano Manuel, entonces un dirigente de peso en el PSC -alcalde de Sabadell, presidente de la Federación de Municipios de Catalunya y secretario de política municipal del partido-, los detalles sobre la no contratación de Llumà.

Siempre según la tesis de la fiscalía, el ex alcalde sabadellense habría llamado posteriormente a Fernández, y habría sido el diputado autonómico quién ejerció la presión sobre la alcaldesa de Montcada. Esta, finalmente, habría exigido a la empresa de selección que considerara apta para el puesto de trabajo a Llumà, y la contrató a pesar de que el otro candidato seguía teniendo mejor puntuación.