¿Hay alguna relación entre la inmersión y la cohesión social?

7 min
Martes, 1.04.2014 08:14

Desde hace muchos años, una de las ideas que oímos respecto a la inmersión lingüística es que esta garantiza la cohesión social. Todos los gobiernos de la Generalidad lo han afirmado repetidamente, junto a las asociaciones de promoción del catalán, la práctica mayoría de medios de comunicación catalanes y la "sociedad civil". En consecuencia, a nivel social, se considera un hecho que la inmersión conduce a aumentar la cohesión social y muchos ciudadanos lo creen de buena fe puesto que prácticamente nunca se ha cuestionado públicamente esta relación causal que nos dicen que hay.

Querríamos saber cuál es exactamente este aumento de la cohesión en cifras, que se nos ofrezcan datos que nos muestren que la sociedad catalana está ahora más cohesionada que hace 25 años y que una de las causas más importantes es, de manera clara, el monolingüismo escolar

¿Qué quiere decir exactamente que la inmersión garantiza la cohesión social? ¿Qué tenemos que entender respecto a esta relación que se postula desde hace unos 25 años? Una búsqueda en las hemerotecas para saber algo más sobre esta relación nos deja una sorpresa: resulta que ninguno de los que sostienen esta afirmación la ha elaborado nunca. Todas las referencias que tenemos sobre inmersión y cohesión social empiezan y acaban en la frase "la inmersión garantiza la cohesión social". Punto final. No se nos explica nada más.

Si intentamos buscar algo más, reticentes a acabar de creernos que todo se reduzca a un enunciado único, observamos que a veces alguna cosita más se añade a la idea primera: por asociación, la cohesión social se vincula con otros bienes sociales muy importantes, los más frecuentes de los cuales son la igualdad de oportunidades y la justicia social. Así, a veces, la inmersión no sólo garantiza la cohesión social sino también la igualdad de oportunidades y la justicia social. Lo que se hace, podemos observar, es sencillamente hinchar la idea inicial.

El hecho, no obstante, es que querríamos saber más, querríamos ir más allá del enunciado único. Por ejemplo, querríamos saber si esta supuesta cohesión se refleja en los indicadores standard referentes a la cohesión social en las sociedades democráticas. Querríamos también saber cuál es exactamente este aumento de la cohesión en cifras, que se nos ofrezcan datos que nos muestren que la sociedad catalana está ahora más cohesionada que hace 25 años y que una de las causas más importantes es, de manera clara, el monolingüismo escolar. Además, nos intriga por qué pasa esto, como es que el uso de una sola lengua vehicular en la escuela cohesiona más a una sociedad bilingüe como la catalana que el uso de las dos lenguas, que sería un reflejo más fiel de cómo es la sociedad en realidad.

Pero no sabemos nada de todo esto, ni siquiera estas preguntas se han planteado nunca públicamente. Nunca ningún periodista de los medios de comunicación catalanes ha interpelado a ningún político o miembro de la "sociedad civil" que haya hecho esta afirmación. Nunca se les ha preguntado nada de cómo y por qué la inmersión garantiza la cohesión social. Todos, élites políticas, mediáticas y de la "sociedad civil" lo consideran un hecho.

El hecho real, no obstante, es que esta supuesta relación entre inmersión y cohesión social no se fundamenta en ningún dato. Lo que tenemos delante, realmente, es un enunciado único sin sustancia, lanzado a los ciudadanos de manera repetitiva, y de la forma más populista posible. No hay más.

¿Cuál es el objetivo de todo? Como siempre, mantener un lenguaje políticamente correcto y lograr hacer creer que la inmersión comporta un gran bien, no sólo para los alumnos, sino para toda la sociedad. Esto permite argumentar que no hay ninguna razón para cambiar el modelo escolar monolingüe

¿Cuál es el objetivo de todo? Cómo siempre, mantener un lenguaje políticamente correcto y lograr hacer creer que la inmersión comporta un gran bien, no sólo para los alumnos, sino para toda la sociedad. Esto permite argumentar que no hay ninguna razón para cambiar el modelo escolar monolingüe sino todo el contrario puesto que este contribuye a cohesionar la sociedad. ¿Cómo se puede ir en contra de algo que fortalece la cohesión social?

Por otro lado, y aunque estemos ante un enunciado sin sustancia, sería erróneo interpretar que no hay ninguna relación entre los sistemas educativos y la cohesión social. La relación existe, como nos muestran un gran número de estudios de los campos de la sociología de la educación y las ciencias políticas y económicas. No obstante, ninguno de ellos aporta datos que vinculen la lengua vehicular de las escuelas con el aumento de la cohesión social en las sociedades democráticas. Tampoco existe ningún estudio científico serio hecho en Cataluña donde se demuestre esta relación que se postula.

¿Qué dicen pues estos estudios? Unos de los autores contemporáneos más interesantes que abordan esta cuestión es Andy Green* y su equipo del Institute of Education de la Universidad de Londres. El estudio de la relación entre la educación y la cohesión social, sin embargo, no es nuevo. Se remonta a Émile Durkheim en su análisis del papel que juega la educación en la socialización de los niños y niñas y en la adquisición de normas y valores comunes.

Los resultados de las investigaciones de Andy Green y su equipo muestran que la educación es efectivamente uno de los factores clave para la promoción de la cohesión social. No obstante, no es la educación per se la que fomenta la cohesión social sino ciertos aspectos de los sistemas educativos. Claramente, un sistema educativo que se basa en un trato desigual de los alumnos no será un sistema que fomente la cohesión social sino más bien al contrario, que la dificulte. Así pues, Andy Green ha analizado qué factores concretos del sistema educativo parecen promover la cohesión social de una comunidad. Los tres factores clave identificados son:

  • La calidad de la educación.
  • La equidad dentro del sistema.
  • Bajos índices de fracaso escolar.

Vemos que la lengua vehicular de las escuelas no se un factor señalado, en la línea del resto de estudios sobre esta cuestión. Así, podemos concluir que la afirmación "la inmersión garantitza la cohesión social" es tan sólo un enunciado vacío, un mito de larga duración al servicio de los intereses de quienes lo postulan. No hay nada más.

 

* Green, A., Preston, J., y Zapatos R., Education Equity and Social Cohesion: A Distributional Modelo, London, Institute of Education, 2003.

Artículos anteriores
¿Quién es... Mercè Vilarrubias?
Mercè Vilarrubias

Catedrática de inglés en la Escuela Oficial de Idiomas Barcelona-Drassanes y autora del libro 'Sumar y no Restar. Razones para introducir una educación bilingüe en Cataluña' (Editorial Montesinos). Es miembro del colectivo Puerta de Brandemburgo.

Comentar