La sanidad puede convertirse en un campo de batalla

Ataque y amenaza de Junqueras a Mas

La chispa inicial ha sido el acuerdo de Mas con el PSC sobre Barcelona World y la publicidad de TV3. El tema de fondo es las elecciones anticipadas, o no. El campo de batalla puede ser la agonía sanitaria. Hay patadas por debajo de la mesa entre ERC y CiU.

4 min
Oriol Junqueras y Artur Mas
Alfons Quintà
Jueves, 3.04.2014 17:59

En el último consejo nacional de ERC, celebrado el pasado sábado, Oriol Junqueras afirmó que "le haremos pagar" [a Mas] los dos acuerdos con el PSC que acababa de protagonizar. Se refería al relativo al proyecto de Barcelona World y a la externalización, en beneficio del grupo Godó, de la gestión de la publicidad de la televisión del régimen, TV3.

Esta y otras afirmaciones fueron formuladas en un tono muy agrio, sin precedentes. Fueron bien acogidas por todos los miembros de aquel órgano interno, el supremo del partido entre congreso y congreso.

Patadas por debajo de la mesa

Aunque nadie espera grandes movimientos, tanto en ERC como en CiU, antes de las elecciones europeas, entre ambos partidos hay muchas patadas por debajo de la mesa.

Así, miembros de CiU han presentado un montón de enmiendas a la ponencia política de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) que se ratificará este sábado en Tarragona. Fue revelada por este diario el pasado 13 de marzo.

De documento definitivo a enmendable

Cuando fue dado a conocer, aquel documento era considerado como definitivo. De hecho, continúa siéndolo, dado que los aspectos más brutales hasta ayer no eran objeto de enmiendas, si bien a última hora del jueves una fuente informó de que CiU intentaría suavizar los puntos más insurreccionales.

Por lo tanto, habrá que ver si se mantienen puntos tan insólitos como la ocupación de puertos y aeropuertos; presiones sobre los ayuntamientos, es decir lo que en Cuba se llama "repudio"; incorporación a la Cataluña independiente de las comunidades valenciana, mallorquina y, ay, el Rossellón y la Cerdaña francesas, así como la conversión del Valle de Arán (9.000 habitantes) en un Estado federado en Cataluña, entre otras estridencias.

El miedo de CiU a elecciones anticipadas

Lo que miembros de CiU presentes en la ANC quieren enmendar es la obligatoriedad de elecciones anticipadas, en el supuesto de que el proceso de consecución de la consulta se vaya a pique, como todo indica que pasará.

Hay que recordar que aquella obligatoriedad de elecciones anticipadas también figura en el acuerdo entre ERC y CiU, firmado públicamente por Mas y Junqueras. Mientras ERC lo considera la piedra de toque inmediata de las relaciones entre ambos partidos, es una evidencia que Mas quiere agotar la legislatura. Mas sabe que podría perder unas elecciones anticipadas, que según las encuestas conocidas (las aún confidenciales serían peores), ganaría ERC.

ERC, reclamando contrapartidas

En todo ello pueden haber precisiones la próxima semana, al ver la valoración que ERC y CiU efectúan de la sesión del legislativo español relativa a la consulta.

Fuentes de ERC afirman que "nosotros ya llevamos a cabo la primera parte del acuerdo, con la aprobación del presupuesto de la Generalidad (de hecho, una prórroga del del año anterior). CiU tiene que cumplir su contraprestación. Como afirmó con claridad Junqueras, no nos dejaremos tomar el pelo".

Las fuentes de ERC admitieron que la actual agonía de la antigua sanidad pública catalana puede convertirse en un campo de batalla. También admitieron que su sumisión total a Mas en el terreno sanitario está afectando negativamente a sus expectativas de voto, hasta ahora buenas. Es un gran tema respecto al cual es difícil anticiparse a los hechos, aunque sólo fuera una pizca.

Nerviosismo por parte de Junqueras

Fuentes de ERC y del sindicato sanitario CATAC-CTS informaron de un hecho puntual que acreditaría el nerviosismo de Junqueras, hasta ahora nunca manifestado públicamente.

El mencionado sindicato emitió una nota en la que se refería a una actitud que tuvo Junqueras en el transcurso de un encuentro conjunto. La calificó de "reunión tensa, muy tensa, hasta el punto que Junqueras hizo el gesto, totalmente fuera de lugar, de tirar su móvil para demostrar que ERC estaba libre de corrupción y podía arrojar la primera piedra". Vaya, que todo esto de la consulta, la ANC (dominada por ERC), el 'holocausto' sanitario, la corrupción (¿Junqueras puede creer que no la hay en la sanidad?) y el espaldarazo total de ERC a CiU hace perder los modos y quizás incluso la cordura.